ActualidadActualidad Internacional

Nicaragua reedita la situación de Venezuela con su Asamblea Nacional

Unos 28 diputados opositores nicaragüenses, 16 titulares y 12 suplentes, fueron despojados de su escaño por una resolución del Consejo Supremo Electoral (CSE).

Los diputados destituidos respondían al liderazgo del diputado Eduardo Montealegre, quien en junio también perdió la dirección del Partido Liberal Independiente (PLI) por un fallo del poder judicial que entregó el mando a Pedro Reyes, «incondicional» del presidente Ortega, según sus opositores.

El PLI, que fue aliado del disidente Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) en los comicios de 2011, obtuvo 52 escaños entre titulares y suplentes.

Cuatro de los destituidos pertenecen al MRS, entre ellos el excanciller sandinista en la década de 1980, Víctor Hugo Tinoco, y Enrique Sáenz, ambos titulares.

Los legisladores desconocieron la sentencia judicial y rechazaron los llamados de Reyes a acatar sus directrices, ante lo cual solicitó al CSE que les retirará sus credenciales como diputados.

El MRS manifestó a través de un comunicado que esta destitución es un nuevo zarpazo para liquidar por completo el pluralismo político y hacer desaparecer las voces opositoras en el parlamento» que han denunciado «los abusos de poder de Ortega», quien aspira a la reelección en los comicios de noviembre.

«Ortega, mostrando su verdadero rostro de dictador, mandó a destituir a 16 diputados (propietarios) opositores que no se le doblegaron, ni se vendieron», escribió en su cuenta de Twitter la disidente sandinista Dora María Téllez.

Autoritarismo en la región

«Lo mismo que está viviendo Nicaragua es lo que está viviendo Venezuela», afirmó el vicepresidente de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional venezolana, Ángel Medina.

«Tanto allá (en Nicaragua) como aquí, pretenden utilizar las instituciones para atornillar a quienes están en el poder. Así como aquí en Venezuela utilizan al Tribunal Supremo de Justicia para dictar sentencias ‘legales’ que son inconstitucionales; así como utilizan a distintas instituciones de los poderes públicos para atentar contra la pluralidad y los espacios democráticos; así mismo está sucediendo en América Latina», sentenció.

En la misma tónica se pronunció el internacionalista Féliz Arellano, quien expresó que tanto Nicaragua como Venezuela son gobiernos autoritarios. «Este neo-autoritarismo percibe a la democracia como un trampolín para perpetuarse en el poder, a través de vías electorales y vías democraticas. La idea es cercenar la institucionalidad democratica.

Asimismo, advirtió sobre otro de los Estados latinoamericanos que puede empezar a ejecutar el «nuevo estilo autoritario que aprovecha la democracia para destruirla».

«Hay que tener mucho cuidado con Bolivia, que, después de Evo haber perdido el referéndum no me extrañaria que ahora busque cualquier mecanismo para que pueda hacerse con su reelección».

Cabe destacar que Nicaragua y Bolivia son Estados que han defendido al gobierno venezolano en varias instancias internacionales. Que estos países empiecen a ejecutar acciones que se le han atribuido al gobierno venezolano en los últimos años, ¿será casualidad?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba