Actualidad Internacional

Renuncia de cúpula militar en Brasil revela descontento con Jair Bolsonaro

Los jefes del Ejército, Armada y Aviación se mostraron solidarios con el general Fernando Azevedo e Silva, el antiguo ministro de Defensa, sustituido por Bolsonaro

Tiempos revueltos en el estamento político y militar de Brasil, que el martes registró una «movida de mata» en seis de los 23 ministerios, incluyendo el de Relaciones Exteriores y Defensa. Este último, provocó que el Gobierno de Jair Bolsonaro decidiera sustituir a los jefes del Ejército, Armada y Aviación, que renunciaron a sus cargos en solidaridad con el general Fernando Azevedo e Silva, el antiguo titular de Defensa, que fue reemplazado por el también general Walter Braga Netto.

Azevedo e Silva no aclaró si su salida del Ministerio de Defensa fue producto de una renuncia o decidida por Bolsonaro, un capitán de la reserva del Ejército que se ha apoyado en los militares para gobernar, aunque en los últimos meses ha tenido fricciones con las Fuerzas Armadas, que rechazan su negacionismo frente a la pandemia de coronavirus.

Solidarios

La prensa brasileña apunta que los comandantes Edson Pujol (Ejército), Ilques Barbosa Junior (Armada) y Antonio Carlos Bermúdez (Aeronáutica) dejaron la dirección de estas instituciones en apoyo de Azevedo e Silva.

Analistas consultados por el periodismo del gigante sudamericano conjeturan que los generales estarían descontentos con los supuestos intentos de Bolsonaro de interferir políticamente en las fuerzas, exigiendo un mayor apoyo de la cúpula militar al Gobierno y sus frecuentes amenazas de ruptura con la democracia.

En sus palabras de despedida, Azevedo afirmó que mientras estuvo en el ministerio, conservó «las Fuerzas como instituciones del Estado«, un discurso que ha interpretado como una crítica a los intentos de Bolsonaro de «politizar» los cuarteles.

Se calcula que cerca de 6 mil militares ocupan cargos en diferentes áreas del gobierno del polémico mandatario, como direcciones de ministerios y en el liderazgo de empresas estatales.

Significativa fecha

Todos esos movimientos se dieron en vísperas del 31 de marzo, un día importante para los sectores más radicales de la derecha brasileña, pues en esa fecha, en 1964, ocurrió un golpe de Estado que originó una dictadura que se prolongó durante 21 años y que Bolsonaro ha enaltecido siempre como modelo.

Sobre este día, el nuevo ministro de Defensa, Walter Braga Netto, recordó que los acontecimientos que llevaron al golpe de Estado de 1964 «deben ser comprendidos y celebrados» con contexto histórico.

En una nota del Ministerio de Defensa firmada por Braga Netto se afirma que en aquella época la inestabilidad regional derivó en Brasil en un «escenario de inseguridades y grave inestabilidad política, social y económica«, así como «una amenaza real para la paz y la democracia«.

Ello condujo a un golpe, el llamado Movimiento del 31 de marzo de 1964, que permitió, dice el texto, interrumpir «la escalada del conflicto» a partir de las acciones de «diversos sectores de la sociedad organizada y las Fuerzas Armadas«.

«El Movimiento de 1964 es parte de la trayectoria histórica de Brasil. Por lo tanto, los hechos de ese 31 de marzo deben entenderse y celebrarse«, añade el documento.

Reacomodo

Lo cierto es que con la «movida de mata» anunciada el martes, Jair Bolsonaro parece haber buscado un cierto equilibrio entre las fuerzas más extremas que constituyen su base y los conservadores más moderados, que le apoyan con algunas resistencias.

Un cambio significativo fue en la cartera de Exteriores, ocupada hasta ahora por Ernesto Araújo, visto por muchos como un agitador de ultraderecha y que fue sustituido por el embajador Carlos Alberto Franco França, un diplomático con poca experiencia pero considerado más moderado y de talante negociador.

Del mismo modo, ha sido considerada clave la sustitución del ministro de Justicia, André Mendonça, quien volverá a la Abogacía General de la Unión (Procuraduría) y cederá su puesto al comisario policial Ánderson Gustavo Torres, alineado con las ideas del mandatario y muy próximo a dos de sus hijos, el senador Flavio y el diputado Eduardo Bolsonaro.

Tanto Flavio como Eduardo Bolsonaro también son policías y son investigados en la Justicia, uno por presunta corrupción y otro por la difusión de noticias falsas y la promoción de «actos antidemocráticos«.

La salida de Fernando Azevedo e Silva del Ministerio de Defensa provocó un sismo en el estamento militar brasileño / Foto: EFE

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba