Actualidad Internacional

Retoman labores de rescate de cuerpos en mina de Norte de Santander

Aún faltan por rescatar los cuerpos sin vida de 4 de los 21 mineros que fallecieron tras el accidente.

Las víctimas mortales que permanecen en la mina son William Velosa, Jesús Velosa, Enrique Méndez y Ramón Rojas. Se espera que sus restos puedan ser retirados del fondo del socavón en próximas horas.

La mina que estalló tiene pasado de tragedias

Los de este miércoles fueron apenas los últimos 21 muertos que dejó la mina de carbón La Preciosa, ubicada en la vereda San Roque de Sardinata (Norte de Santander), pues en sus socavones habían muerto ya 40 mineros desde el 2007.

Esta racha provocó que este miércoles mismo se diera por terminada la vida útil de la mina, distante 56 kilómetros de Cúcuta y donde trabajaban alrededor de 75 mineros, repartidos en tres turnos diarios.

Una sorpresiva explosión, cerca de las 6:30 de la mañana, expulsó del túnel a 10 mineros que se habían retirado hacia la entrada del socavón para desayunar. Ellos fueron los primeros en ser rescatados del accidente que dejó 21 muertos.

El ministro de Minas y Energía, Carlos Rodado, que llegó al lugar de la tragedia hacia las 4 de la tarde, dijo que la zona de explotación minera quedaba clausurada.

«Anuncio públicamente que esta mina queda cerrada para todas las labores, excepto las de mantenimiento para evitar futuros incidentes y hacer la medición de gases», afirmó Rodado, que estuvo acompañado por el director de Invías, Andrés Ruiz, y por miembros de seguridad y salvamento de Ingeominas.

En el fondo del socavón, a más de 400 metros de los 1.000 verticales que tiene la mina de profundidad, quedaron luego de la explosión 16 mineros.

Al comienzo había esperanzas de rescatarlos con vida, pero la alta concentración de gas metano impidió que los socorristas actuaran con prontitud.

Antes de comenzar las labores de rescate tuvieron que activar los ventiladores durante cinco horas para evacuar los gases. Este fue un tiempo de angustia, pero los familiares tuvieron que resignarse porque no se podía poner en peligro la vida de los socorristas.

Sólo hacia las 3 de la tarde se pudo trabajar con tranquilidad para evacuar a las víctimas. Pasadas las 6, se perdió toda esperanza de hallar vivos, pues los rescatistas que llegaron hasta donde estaban los mineros comprobaron que los 16 que habían quedado adentro estaban muertos.

La esposa del minero Nelson Veloza Fuentes, Nelly Rivera, contó que antes de entrar a la mina él la llamó para saludarla. Esa llamada le causó sorpresa, pues no era frecuente que se comunicara antes de meterse al socavón. «Él volvía el sábado a la casa y tenía muchísimos planes para hacer con nuestro hijo de 3 años», contó la mujer.

Veloza tenía otro hermano minero, William, que también perdió la vida en la tragedia y cuyo cuerpo no había sido rescatado hasta anoche. Un primo de los dos corrió la misma suerte. La mayoría de los mineros llevaba en promedio siete años de trabajo en La Preciosa. Pese a los reiterados accidentes, se mantenían en este trabajo, porque según sus familias, las condiciones salariales eran buenas.

La Preciosa es considerada no solo la mina de carbón más grande de Norte de Santander, sino la más organizada y tecnificada. Su propietario, Gabriel Tamayo Giraldo, asegura que habían tratado de aliviar la carga laboral de los mineros «con la compra de equipos para un trabajo más productivo y más descansado».

La Preciosa contaba con medidores de gases para hacer los controles antes de iniciar cada turno y se supone que los mineros habían hecho las comprobaciones del caso.

Aún no se ha dado una explicación clara sobre las causas del accidente, pero el hecho es que había acumulación de metano. Si bien en apariencia los medidores no marcaron niveles altos, se produjo la explosión y una nuevo accidente se sumó al sino trágico de La Preciosa.

Chile envió avión con equipo de rescatistas

Para esta madrugada estaba prevista la llegada a Bogotá de un avión de la Fuerza Aérea chilena, que según el ministro de Minas y Energía de Colombia, Carlos Rodado, traía 10 personas para ayudar en Sardinata. Entre el equipo hay especialistas en rescate y seguridad minera.

La ayuda hace parte de un convenio de cooperación entre Colombia y Chile que concretó la semana pasada en ese país el ministro Rodado. Es para el desarrollo minero, pero particularmente para la seguridad, según confirmó el embajador de Chile, Gustavo Ayares. «Lamentablemente es un accidente el que adelanta lo que teníamos planeado», dijo.

De hecho, para el 17 de febrero está prevista en Bogotá una conferencia de dos de los mineros que permanecieron atrapados 69 días en la mina San José, en el desierto chileno. Claudio Yáñez y Pedro Cortez compartirán con los colombianos su experiencia en el Hotel Royal Park Metrotel. Los dos enviaron el miércoles mensajes de solidaridad a las familias de las víctimas de Sardinata.

Las víctimas

Hasta ahora se conocen los nombres de Manuel Aparicio, Gustavo Méndez, Gustavo García, Jorge Valdivieso, Nelson Veloza, como víctimas fatales de la explosión en La Preciosa. Sin embargo, del socavón han sido rescatadas 14 de las 26 personas que estaban en la mina. Cinco de ellos salieron con vida y anoche los organismos de socorro trabajaban en el rescate de 7.

‘Responderemos con todo lo que la ley nos exija’: Gerente

El ingeniero Gabriel Tamayo, gerente de la mina La Preciosa, señaló que «todos los trabajadores tenían su cobertura en seguridad social completa». Agregó que se había diseñado una mina con unas especificaciones que corresponden a las normas.

¿Cuáles son las especificaciones de la mina?

Tiene un kilómetro de profundidad horizontal, una entrada principal, una ventilación a los 300 metros y un ventilador especial que entrega hasta mil quinientos metros cúbicos por minuto, cuando está en su máxima densidad.

¿Cuántos mineros trabajaban en la La Preciosa?

Eran 75 los que laboraban en la mina y cumplían tres turnos diarios: de 4 a.m. a 12 del mediodía; de 12 a 7 p.m. y de 7 p.m. a 4 a.m.

¿Qué pasará con los otros mineros?

Les responderemos en todo lo que la ley nos exija. No podemos salir corriendo ni huirle a la responsabilidad. Simplemente, tenemos que esperar el resultado de la investigación de las autoridades y responder.

Es un accidente inexplicable

La empresa dueña de la mina de carbón asegura que esta cumplía con todas las normas de seguridad requeridas.

Según Gabriel Tamayo, «la mina trabajaba bajo las normas y protocolos que el código de minas exige. Contaba con un buen sistema de ventilación y de revisión de gases».

El gerente de la mina no encuentra razón por la cual haya ocurrido la explosión. «Es un accidente inexplicable», aseguró.

Ante el cierre de la mina, ordenado por el ministro de Minas y Energía, Tamayo señaló que no le sorprende y que es normal que se tome una medida precautelar como esa. «La posición del ministro es justa», concluyó Tamayo.

Agregó que en septiembre la mina recibió una visita de Ingeominas, y en noviembre otra más de un ingeniero que realizó revisiones y se encontraron las condiciones adecuadas para trabajar.

Finalmente se declaró «confiado» en el resultado de la investigación que ordenó el gobierno. «Somos los primeros interesados en saber qué pasó», agregó.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba