Actualidad Internacional

Rusia: Navalny se declara en huelga de hambre ante falta de atención médica

La medida adoptada por Navalny se produce el mismo día en el que el Senado ruso aprobó una ley que permitirá a Vladímir Putin seguir en el Kremilin hasta 2036

Notables informaciones que tendrán repercusión en el presente y futuro del panorama político de Rusia. Y es que el Consejo de la Federación o Senado de este país adoptó una ley que permitirá al presidente Vladímir Putin permanecer en el Kremlin hasta 2036, mientras que uno de sus más férreos opositores, el ahora detenido Alexéi Navalny, se declaró este miércoles en huelga de hambre en prisión después de denunciar en los últimos días un repentino deterioro de su salud.

A través de una carta escrita a mano y colgada en la cuenta oficial de su equipo en Telegram, Navalny, que se encuentra desde el pasado 11 de marzo en el centro penitenciario número 2 de la región de Vladímir, cerca de Moscú, exigió «que me permitan ver al médico. Mientras eso no suceda, me declaro en huelga de hambre«, apuntando que «cada reo tiene el derecho de invitar a un especialista para que le examine y consulte«.

«Incluso yo tengo ese derecho, aunque sea inocente«, agregó en la misiva, dirigida al director de la prisión.

Le niegan medicamentos

Asimismo, Navalny (de 44 años) denunció que pese «al agudo y progresivo dolor, primero en la espalda, después en la pierna derecha y ahora en una parte entumecida de la pierna izquierda«, tampoco le han recetado medicinas para aliviar su sufrimiento.

«Me las arreglaría de alguna forma con una sola pierna. Pero no quiero quedarme sin las dos piernas. Eso sería injusto«, escribe con el sarcasmo que le caracteriza el férreo opositor de Putin.

Medio millar de médicos han firmado una petición en la que demandan al Kremlin y a los servicios penitenciarios la inmediata asistencia médica a Navalny. Además, su esposa, Yulia Naválnaya, se dirigió a Vladímir Putin, desde su cuenta de la red social Instagram para que libere «inmediatamente» al político, pero el Kremlin le recomendó dirigirse a los servicios penitenciarios.

Navalny llamó «campo de concentración» al centro penitenciario donde cumple su condena, que la oposición y Occidente consideran fabricada.

Puertas abiertas para Vladímir

En cuanto a la norma que permitirá a Putin -de 68 años- permanecer en el poder hasta 2036, el visto bueno formal a la ley, que desarrolla una enmienda a la Constitución adoptada en un plebiscito el pasado 1 de julio junto a otros cambios en la Carta Magna, se produce después de que la Duma o Cámara Baja aprobara ya el proyecto el pasado día 24.

Una de las modificaciones constitucionales, propuesta a última hora hace ya más de un año y que, para los detractores de Putin, fue el principal objetivo de la reforma constitucional, permite al jefe del Kremlin, que llegó al poder en 2000, presentarse a la reelección en dos ocasiones más, en 2024 y 2030.

Las modificaciones a la Carta Magna limitan a dos el número de mandatos, de seis años, si bien el proyecto contempla que no se aplica «a la persona que ejerza o haya ejercido el cargo en el momento de la entrada en vigor» de las mismas, lo que afecta a Putin, quien podría concurrir a las elecciones de 2024 y 2030.

La norma confirma además que en el futuro solo podrán ser candidatos a la Presidencia rusa aquellos ciudadanos mayores de 35 años que hayan vivido de manera permanente en este país no menos de 25 años.

Del mismo modo, los aspirantes al Kremlin no podrán poseer doble nacionalidad o haber tenido pasaporte de otro país en el pasado.

Impasse con Italia

Por otra parte, Moscú lamentó este miércoles la expulsión de dos diplomáticos rusos de Italia acusados de espionaje, y expresó la esperanza de que este incidente no afecte a las relaciones bilaterales entre ambos países.

La diplomacia rusa señaló que informará oportunamente sobre la posible respuesta de Rusia a la decisión de Italia que «no se corresponde al nivel de las relaciones bilaterales«.

Italia expresó a Rusia su «firme protesta» ante el caso de espionaje que ha conllevado la detención de un oficial italiano por vender información clasificada y anunció «la expulsión inmediata» de los dos funcionarios rusos implicados en este «gravísimo asunto«.

La detención de Walter Biot, capitán de fragata de la Marina Militar y de un oficial acreditado ante la Embajada rusa se produjo el martes «durante un encuentro clandestino entre los dos, que fueron sorprendidos de forma flagrante después de la entrega de documentos clasificados por el oficial italiano a cambio de una suma de dinero«, detallaron las autoridades italianas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba