Actualidad Nacional

Asamblea Nacional: instalación sin sorpresas

Jesús Valente

Sin sorpresas, o tal vez con la sorpresa de parecerse demasiado a la cuarta, en los mecanismos y usanzas, se llevó a cabo la instalación de la Asamblea Nacional, instancia representante del Poder Legislativo de la llamada V República.

La sesión se inició una hora después de lo pautado, a las 11 y 5 minutos de la mañana. Como presidente provisional se designó a Victor Hugo Morales, diputado de mayor edad en el Parlamento y miembro del Movimiento V República, mientras que la secretaría accidental recayó en Gerardo Blyde, el más votado en las pasadas elecciones del 30 de julio. Por cierto que Morales no quiso desaprovechar la oportunidad para pronunciar una largo discurso en el que habló del imperialismo, la marcha de la democracia, el puntofijismo y, por supuesto, de los desafueros de (%=Link(«/bitblioteca/cap/»,»Carlos Andrés Pérez»)%) en el poder, entre otras consideraciones de orden histórico. En conversación posterior con los periodistas, William Lara aclaró que este discurso no estuvo en ningún momento planteado. Una “ñapa”, pues, que se dio el diputado emeverrista.

Luego de revisadas las credenciales de los nuevos parlamentarios se dio inicio al debate en el que la representante indígena, Nohelí Pocaterra, tomó la palabra para destacar el reto que debe enfrentar el nuevo Poder Legislativo venezolano en este momento crucial de la historia en el que no se le debe fallar al “soberano” cumpliendo con todas sus expectativas, para finalmente postular a William Lara, Leopoldo Puchi y Gerardo Saer, a la presidencia, primera vicepresidencia y segunda vicepresidencia, respectivamente, de la Asamblea Nacional.

La orden del soberano

Henry Ramos Allup, quien como en ocasiones anteriores fungió como jefe de la fracción de (%=Link(«/bitblioteca/ad/»,»Acción Democrática»)%), bancada integrada por 32 diputados a la cual, como lo subrayó insistentemente, el pueblo le “ordenó” constituirse como la oposición al parlamentarismo chavista, tomó la palabra de inmediato. Orgulloso de su condición de “adeco”, pues así lo manifestó reiteradamente a lo largo de su intervención, Ramos Allup, con un verbo mordaz y agudo dio a conocer las razones de los socialdemócratas para oponerse a votar los nombres propuestos.

En primer lugar, se refirió a los contrasentidos e imposturas que suponía la elección de la directiva legislativa. “Contrasentidos que no responden exactamente al discurso que secularmente algunas organizaciones políticas vienen pronunciando. Imposturas, porque posiciones adoptadas en el pasado son, a propósito de una oportunidad y de una coyuntura, cambiados para obtener un objetivo político determinado, con el pacto, con el arreglo que se hace hoy para nombrar la directiva, que no se corresponde con el resultado que se produjo en las últimas elecciones”.

El diputado de AD no discutió en ningún momento el hecho de que se le otorgara la Presidencia del Parlamento a un representante del partido de gobierno, pues como recordó, esta es una vieja práctica (%=Link(«/bitblioteca/venezuela/punto_fijo.asp»,»puntofijista»)%), “sana e inteligente” que sirvió para evitar muchos conflictos en el pasado. Amén de ser partido de gobierno, tal posición le corresponde además por ser la mayor fuerza política, indicó.

“En los partidos políticos ocurre como en las sociedades mercantiles, en donde quien pone el capital es dueño del negocio. En lo partidos quien pone los votos, el que saca los votos por su popularidad, es el que toma las decisiones y eso es lo que pasa en el MVR. A nosotros también nos pasó, con el agravante de que tuvimos que padecer caudillos con votos y caudillos sin votos. Por lo pronto, ustedes (el MVR), como Sísifo, tiene que arrastrar con su piedra en el cuello y subir y bajar por los siglos de los siglos la montaña, y soportar a su caudillo ((%=Link(«/bitblioteca/hchavez/»,»Chávez»)%)) que, mientras tanto, tiene los votos”.

Sin embargo, fustigó el hecho de que se haya obviado la fuerza política que posee Acción Democrática, organización a la que, por ser la primera minoría parlamentaria, le correspondía detentar el segundo puesto en la directiva. “Pero no importa, los adecos no nos vamos a echar a llorar, cosas peores y más importantes las hemos superado, y la presencia de 32 adecos aquí es testimonio de eso”, expresó.

Especial mención hizo del caso de Proyecto Venezuela, partido que pesar poseer menor representación que otras organizaciones, ahora ocupa, gracias al pacto con el MVR, la segunda vicepresidencia de la AN. “Yo no voy a cuestionar eso, pero el discurso todavía está fresco y si es verdad lo que Chávez y el MVR decían de los colegas del Proyecto Venezuela con mi distinguido y apreciado colega, Henrique Salas Römer a la cabeza: derechistas, aristócratas, oligarcas, representantes del cruel capitalismo salvaje, y en antítesis el pueblo representado por el MVR, el plebeyaje, esencialmente virtuosa. No comprendo este extraño ayuntamiento. Bueno, podemos explicarlo con lo que conocen los estudiosos de los procesos sociales como matrimonio morganático, de noble con plebeyo, donde todos los derechos son para el primero y las cargas para el segundo. Pero este es un matrimonio morganático al revés, me temo, donde los derechos los tendrá el plebeyo y no el noble”.

Del mismo modo, Henry Ramos Allup aprovechó para aconsejar sosiego a la bancada oficialista, pues ser partido de gobierno no es fácil, y sobre todo con el actual que no ha tenido control de ningún tipo en los últimos tiempos, así como por lo difícil que será cumplir con “esa inmensa carta al Niño Jesús que es la (%=Link(«/bitblioteca/anc/constitucion1999.asp»,»Constitución»)%), cuyas buenas intenciones no pongo en duda, pero que ha generado demasiadas expectativas”. Los consejos se convirtieron en advertencias, y recordó que aun cuando se perfilan como la primera fuerza, deberán contar con que para obtener mayorías calificadas tendrán que negociar con el resto de los partidos. Estar atentos a las deserciones no escapó al alerta formulado.

Actitud afirmativa

El segundo en intervenir fue Juan José Caldera (Convergencia) quien afirmó que asisten al nuevo Poder Legislativo “con una actitud afirmativa a trabajar por el país y nuestra región”.

Refirió la importancia de hacer valedera la letra de la Constitución que determina el carácter participativo de la democracia venezolana y también la obligación de que los parlamentarios no estén atados a más lazos que su conciencia para desempeñar su papel en el Poder Legislativo (Artículo 201).

Por estas razones consideró contraproducente el que la directiva de la AN se haya pactado antes de su instalación entre los partidos de gobierno y otras fuerzas políticas. Salvó su voto, pero advirtió que en aras de su primera afirmación, tampoco iban a ser obstruccionistas a esta decisión entubada (¿?}.

Fustigó también la forma como pretende el MVR decidir la directiva de las comisiones, adaptando el método de D’Hont a sus intereses particulares y obviando a las minorías que precisamente, según los objetivos de esa metodología, es necesario preservar.

Alertó sobre el peligro de querer minimizar el rol de foro político del Poder Legislativo mediante la disminución de la importancia de las sesiones plenarias a las que se quiere ubicar por debajo del trabajo de las comisiones.

Fin de la transitoriedad

Luego intervino Rafael Octavio Rivero (Copei), quien subrayó la importancia del momento, dado que éste significaba el fin de la transitoriedad, el Congresillo y la supraconstitucionalidad, así como la oportunidad para atender las demandas de la población.

Sobe la actitud que mantendrán dentro de la Asamblea Nacional, dijo que será positiva sin miedo a oponerse o a coincidir con quien sea menester hacerlo.

Aprovechó, eso sí, para reprochar el que se haya recurrir a las viejas prácticas de “cocinar” las decisiones en los cogollos o conciliábulos partidistas, así como a los diputados “coleados” que contraviniendo la letra constitucional que prohibía la representación de regiones sin ser habitantes de éstas, hoy detentan curules en la AN. Obviamente no votaron la postulación presentada por Nohelí Pocaterra.

De home-run

Quien sí aprovechó el momento para meterla de home-run mientras el resto de sus colegas se debatía con respecto a la concepción de la directiva parlamentaria y el método para escoger las presidencias de las comisiones, fue Julio Borges de Primero Justicia. Sin más allá ni más acá, Borges presentó los dos primeros proyectos legislativos a la Asamblea Nacional: El Reglamento de la AN y el Proyecto de Ley para Fomento del Empleo.

Definió a Primero Justicia como un movimiento que nunca ha conspirado sino que ha trabajado durante 8 años por la justicia, “y nadie nos va a sacar de esa meta”.

Mostró su desacuerdo con la metodología para escoger la directiva por no diferir de las viejas prácticas partidistas y cogolléricas y se pronunció porque se establezca una mesa de diálogo en la que participen la sociedad civil y los medios de comunicación social para definir y decidir futuros asuntos de importancia colectiva. Invitó a los presentes a trabajar en cualquiera de los 8 grupos de calle que han constituido para discutir las materias parlamentarias que presentarán en lo sucesivo a la consideración del Poder Legislativo. “La democracia participativa tiene otras exigencias”.

Subrayó que si no se asume el reto de crear 8 millones de empleos en seis años, la AN deberá enfrentar el reclamo de la sociedad que no aceptará que se caiga en discusiones estériles como la protagonizada en la jornada de este lunes.

Tristeza

Intervino entonces Liliana Hernández, de Alianza Bravo Pueblo, para quien es inaceptable el que se haya obviado la letra de la Constitución Bolivariana aprobada el 15 de diciembre de 1999, al no tomarse en cuenta el artículo 201 que establece la libertad de conciencia que obligaba a un debate respecto a la composición de la directiva. “Me da tristeza”, dijo.

“Se trajo una directiva ya cocinada” y se recurrió a las viejas prácticas políticas (…) No descalifico a los postulados pero sí difiero con los métodos (…) La Bolivariana establece la participación”

Refirió que no traía agenda legislativa, pues ésta la fija la Constitución en sus Disposiciones Transitorias, pero alertó sobre la importancia de revisar parte de la materia legislativa aprobada por el Congresillo, entre ellas la Ley de Finanzas Públicas, sobre todo si se recuerda que en octubre hay que discutir el nuevo presupuesto nacional, así como la del Banco Central de Venezuela, el Código Orgánico Tributario (“no para cobrar más impuestos sino para facilitar las inversiones”) y la Ley del Fides.

Advirtió igualmente, sobre lo fundamental de que en la AN las fracciones parlamentarias mantengan una actitud constructiva y no centrada únicamente el discurso y la retórica.

Poco relevantes

Las sucesivas intervenciones resultaron intrascendentes y de una oratoria bastante pobre.

Omar Fuenmayor (Un Nuevo Tiempo) refirió que esta Asamblea se constituía como la “enterradora del cogollerismo”. Victor León (Proyecto Venezuela) justificó el acuerdo indicando que éste no podía discutirse en la plenaria pues se debía ir con una posición pre-establecida. Su frase más célebre fue un llamado al constructivismo para “que cese la peleadera para que se acabe la peladera”.

Elías Mata (La Causa R) negó su voto a la directiva y propuso discutir la Ley de Hacienda Pública Estadal cuanto antes a objeto de derogar la Ley del Fides que sólo es una alcabala del Ejecutivo que impide la ejecución de obras en las regiones. Ismael García (MAS) arremetió contra Henry Ramos Allup de una manera muy pobre y reiteró el voto favorable a las postulaciones de Nohelí Pocaterra. Dianela Parra (AD) reprochó las discriminaciones que se hacían de las minorías por parte del MVR y el desconocimiento de este partido a la voluntad del “soberano” que también eligió a las bancadas de oposición, “el MVR no tiene nada que envidiarle a la IV República”, concluyó.

Las secretarías

Finalmente, se procedió a votar la propuesta Pocaterra que resultó aprobada para luego pasar a la escogencia del secretario y subsecretario de la cámara que resultaron ser Eustoquio Contreras y Vladimir Villegas, muy elogiados por AD dadas sus características personales, pero tampoco votados por éste.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar