ActualidadActualidad Nacional

Hidrocapital, el dolor de cabeza de las alcaldías caraqueñas

Lo abren, lo tapan, lo vuelven a abrir y así quedó. Huecos y huecos se observan en las calles caraqueñas producto de los trabajos inconclusos de Hidrocapital. Una situación que empeora cuando se observan constantes fugas de agua en el pavimento de la ciudad mientras el país atraviesa una profunda crisis de agua que se traduce en su racionamiento.

Si bien es cierto que los embalses están en niveles históricamente bajos, producto de la época de sequía, la queja principal que reportan los caraqueños se resume en este comentario hecho por un habitante de La Urbina, ubicado en el municipio Sucre: “El agua que no te llega a tu casa, se desperdicia en las calles por las múltiples fugas de agua y tuberías rotas que Hidrocapital no repara. Esto da mucha rabia. En mi caso puedo llegar a estar 20 días sin suministro de agua”.

Esta misma queja también la han reportado cuatro de los cinco alcaldes que componen los diferentes municipios de la zona metropolitana de Caracas. Hidrocapital es el dolor de cabeza de las alcaldías caraqueñas. Solo falta Jorge Rodríguez, alcalde de Libertador, pronunciarse sobre los huecos que produce la empresa estatal y las consecuencias que esto trae en las inversiones que deben hacer los gobiernos municipales para reparar calles y avenidas rotas.

El alcalde de Baruta, Gerardo Blyde, explica en un video difundido por redes sociales sobre “los hidrohuecos” que tanto las tuberías de aguas blancas como las de agua servidas (cloacas) pertenecen a Hidrocapital “y cada vez que hay una fuga de agua trae como consecuencia que la carpeta asfáltica se dañe” y que por lo tanto en un corto o mediano plazo se traduzca en la aparición de un hueco en las calles.

 

 

 

La situación es grave. Caracas lo refleja. En el caso del municipio Baruta se reportaron entre octubre y noviembre más de 35 botes de agua. Dentro de las zonas más delicadas se encuentran Piedra Azul, El Cafetal y Bello Monte.

Esta situación también se repite en El Hatillo en donde existen 71 averías de tuberías y 25% del agua que puede llegar a las viviendas se está “desparramando” por las calles, según el alcalde David Smolansky. Dentro de las zonas más afectas de este municipios se encuentran La Unión, La Boyera, La Lagunita y El Cigarral.

Smolansky informó que debido a la falta de respuesta de Hidrocapital su gestión ha tenido que invertir 15 millones de bolívares para asumir reparaciones inconclusas por parte de la empresa del Estado, lo que representa el 25% de todo el presupuesto de obras públicas del año 2015.

En el caso del municipio Chacao son más de 75 botes de agua, según información suministrada por esta alcaldía. La urbanización La Castellana está seriamente afectada con 22 averías, también Los Palos Grandes con 11 y El Rosal con 13.

Ni la alcaldía de Sucre ni la de Libertador aportaron datos para esta investigación sobre la cantidad de huecos que tienen producto de Hidrocapital. Sin embargo, por denuncias de los habitantes del municipio gobernado por Carlos Ocariz se reporta que sectores como La Urbina, Petare, Palo Verde y Mariches son los más seriamente afectados.

Para Ocariz el problema es que “aparte de que no están suministrando lo que dijeron, Hidrocapital, con nombre y apellido, se ha dado a la tarea de abrir huecos por todo el municipio, de manera irresponsable. Hay más de 30 huecos, en teoría para reparar botes de agua. En algunos casos los reparan después de mucho tiempo, pero dejan los huecos abiertos y hacemos un llamado para que las cuadrillas los tapen”, según explicó en su última rueda de prensa del mes de enero sobre este tema.

En el caso de Libertador, la urbanización de El Paraíso, Puente Hierro, Santa Mónica, entre otros representan un viacrusis para transitar en carro por la cantidad de huecos en las vías.

 

 

El concejal de Libertador, Jesús Armas, confirmó que el alcalde Jorge Rodríguez nunca se ha referido a los huecos que causa Hidrocapital y a su juicio las peores zonas son El Valle, El Guarataro, la avenida Paéz de El Paraíso, Nuevo Horizonte y Catia.

Cifras y denuncias que revelan que Caracas parece un desagüe, las numerosas alcantarillas levantadas, drenajes tapados y botes de aguas negras se han vuelto cotidianas. Mientras tanto, el Plan Estratégico 2015-2019 de Hidrocapital, no plantea nada en concreto en relación a este tema. En sus líneas se lee que dentro de los objetivos se encuentra “garantizar la prestación continua del servicio de agua potable, asegurando el suministro de 250 litros por persona/día a toda la población de los estados Miranda, Vargas y Distrito Capital”, pero no hablan de la reparación de las numerosas fugas de agua que impiden el cumplimiento de este objetivo.

De hecho, en las 18 páginas del Plan Estratégico 2015 – 2019 de Hidrocapital nunca se mencionan las palabras “fugas de agua”, ni “tuberías rotas”, “huecos”, “filtraciones”. Lo único que se lee en relación a esto es uno de sus objetivos relacionados a “ejecutar obras de mejoramiento, rehabilitación y ampliación, para la recolección, tratamiento y disposición final de las Aguas Servidas”.

En vista de esta situación las alcaldías han pedido ayuda a sus habitantes. La recomendación es denunciar en Hidrocapital para reportar la fuga de agua o el hueco generado por ellos. La empresa ofrece una línea telefónica gratuita desde donde se promete dar “respuesta exacta y precisa a las necesidades y reclamos” a los usuarios a través del número 0800 POTABLE (0800-7682253). Aunque en teoría este servicio está disponible las 24 horas del día, los 365 días del año, llamar un sábado o domingo puede costar que el ciudadano pierda hasta 30 minutos esperando a que un operador atienda la llamada.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba