Actualidad Nacional

Informe reveló que la crisis venezolana agravó casos de violencia familiar

En momentos de crisis las poblaciones naturalmente vulnerables como niños, niñas y adolescentes se hacen más sensibles a ser víctimas de violencia familiar en la cual, por lo general, las figuras parentales son los principales agresores, explicó el estudio “Somos noticia”  presentado por el Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) y el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

“Vemos a mamá y papá siendo agresores mucho más que antes. Hemos visto el aumento de casos de explotación sexual, donde los propios padres exponen a sus hijas para obtener alimentos. Son niñas y adolescentes femeninas las principales víctimas”, precisó el informe.

En este sentido, la realidad social que atravesaba Venezuela en el año 2018, y que se mantiene en la actualidad, ha limitado la posibilidad de que las organizaciones brinden herramientas para modificar dichas conductas familiares, por lo que les cuesta a los profesionales generar reflexión en las personas sobre sus conductas porque su interés principal es la alimentación y el pago del transporte, es decir, garantizar las necesidades básicas.

Esto ha ocasionado que los métodos de castigo hayan variado y salga “lo más primitivo de las personas” debido a que la situación hace que las personas estén con  niveles altos de ansiedad, que terminan drenando cuando consideran que el menor de edad toma una conducta inadecuada.

Un caso referente fue una mujer de 23 años y un hombre de 26 años que fueron detenidos en Las Brisas de Santa Elena, en el municipio Carirubana, del estado Falcón, por haber golpeado a su hijo de siete años luego de haberse comido una papeleta de leche. Igualmente, una mujer de 20 años le pegó a su hijo con un cable de electricidad por haber ingerido un arroz sin autorización.

Lea también: La violencia a menores de edad se incrementó durante el 2018

Casos atendidos por Profam

En el año 2018 en la sede de la ONG Profam Chuao se atendieron un total de 294 familias de nuevo ingreso y 22 familias que ya habían sido atendidas en años anteriores por haber incurrido en algún caso de violencia intrafamiliar. En el caso de la sede de San Bernardino las familias de nuevo ingreso fueron en total 267 y 12 de reingreso. Este dato se traduce en un total de 595 familias atendidas por el programa y 2.380 personas atendidas individualmente.

Según el documento publicado por Cecodap, las familias se ven afectadas por distintas formas de violencia en las que se encuentra el abuso sexual, la negligencia, el maltrato físico y el psicológico.

En el gráfico se puede ver la distribución de situaciones que fueron atendidas en Profam y el porcentaje en el que se presentaron

En la investigación se evidenció que el Abuso Sexual es de las principales situaciones que se denuncian en los Consejos de Protección del Niño (a) y los Adolescentes, seguido de la Violación a la integridad Personal, Buen Trato y Trato Cruel, que coinciden con los motivos de consulta en Profam, en donde los Conflictos Familiares obtienen 13,5% de incidencia; el Maltrato, 9%, y el Trato Cruel, 5%.

Abandono de menores

En el 2018 se presentó un incremento de 70% de abandono de niños y niñas recién nacidos con respecto al 2015, según informó la vicepresidenta de la ONG Fundación Colibrí, Leydenth Casanova.

Casanova abordó el ejemplo de un bebé que abandonaron dentro de un bolso en una estación del Metro de Caracas cuando tenía entre dos y cinco días de haber nacido. La misma situación ocurrió con al menos 16 casos más que se presentaron entre marzo, mayo y octubre de 2018.

«Esto nos muestra, que la situación del abandono de infantes se convirtió en recurrente. Sobre esta forma de violencia, debemos aclarar que si bien, es una madre o un padre quien determina abandonar o no a un hijo o hija, las condiciones de vida a la que la población venezolana está expuesta influyen de forma contundente en esa decisión», aseveró Casanova..

El informe «Somos Noticia» recomendó que para superar esta situación deben generarse las condiciones para salir de la crisis humanitaria compleja, diseñarse una política pública nacional que garantice la atención de las víctimas por violencia familiar y la implementación de programas de educación sobre formas de crianza positiva que incluyan estrategias para resolver conflictos.

c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar