Política

Oposición liderada por Juan Guaidó habría aceptado retomar el diálogo con Nicolás Maduro

Este mismo mes de mayo, parte de la oposición liderada por el presidente interino, Juan Guaidó, podría reanudar las negociaciones con la administración de Nicolás Maduro, luego de haber aceptado la solicitud de organizaciones no gubernamentales y líderes empresariales que están fungiendo como mediadores.

Fuentes vinculadas a la oposición manifestaron a Argus, que las conversaciones se acordaron horas después de que el Foro Cívico, una ONG venezolana que está tratando de mediar en este retorno de negociaciones, diera a conocer una carta a través de las redes sociales en la que piden a Guaidó reconsiderar sentarse con los representantes de Maduro.

Hasta ahora ningún partido vinculado al chavismo ha manifestado su voluntad de participar en dicho encuentro. Hay que recordar que el último intento de conversaciones, mediado por funcionarios noruegos, se dio por finalizada en octubre cuando la representación madurista se retiró luego de que el empresario colombiano, Alex Saab, fuera extraditado a los Estados Unidos tras ser acusado de cargos de lavado de dinero.

Por ahora más allá de esta información, no se ha dado a conocer la designación de un lugar para retomar el diálogo, dado que las últimas reuniones se llevaron a cabo en México.

La administración de Nicolás Maduro ha visto manifestado un interés de resolver las disputas con la oposición en el mes de marzo, cuando los Estados Unidos envió a una representación a Caracas para así mantener de forma directa las conversaciones preliminares ante un posible levantamiento de sanciones al país.

Algunas fuentes políticas han asegurado que de realizarse un nuevo diálogo entre el sector más duro de la oposición y la representación chavista se darían en condiciones totalmente diferentes a las del proceso que se interrumpió en México, aun cuando no se descarta la mediación de Noruega, cuyo gobierno sigue dispuesto a intervenir.

Parte de las exigencias del sector chavista, radica en que la negociación sea mucho más amplia, de forma tal que se puedan incorporar otros sectores de la oposición con los que ya habría acordado una coexistencia institucional y, además, pretende un proceso que se focalice en el levantamiento de las sanciones internacionales, con poco margen para hacer concesiones políticas de importancia.

En tanto Guaidó, que lidera formalmente un gobierno interino reconocido por Estados Unidos y cada vez menos países, vive un momento límite, por cuanto las perspectivas indican que podría perder aliados clave en América Latina y Estados Unidos, su principal soporte, es cada vez más proclive a cerrar una cohabitación con Maduro así sea con un pañuelo en la nariz.

Después de las elecciones de medio término, donde se anticipa una derrota para el gobierno de Joe Biden, en la renovación parcial del Congreso, las posibilidades de acuerdo con Maduro podrían complicarse aún más por la oposición política republicana; sin embargo, la presión corporativa a favor del acuerdo y la posibilidad de que el mercado energético registre complicaciones a largo plazo, como resultado de la invasión de Rusia a Ucrania y desajustes de la economía a escala global, juegan a favor de Maduro.

Guaidó enfrenta este eventual proceso de negociación cada vez más débil.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba