Judicial

GNB atacó a estudiantes del Colegio Hipólito Cisneros

Cristhopher Borrero / @CristhopherB / Carabobo.- 

El ataque a las instituciones educativas no para. El Colegio Hipólito Cisneros, localizado en la urbanización de La Esmeralda, municipio San Diego, Carabobo, fue un escenario de conflicto la tarde del 8 de junio. Alrededor de las 4:15 p.m. un Guardia Nacional golpeó brutalmente a un menor de edad que dentro de la institución. En menos de 15 minutos un convoy de la GN detonó bombas lacrimógenas contra el estudiantado, lo que dejó al menos 13 jóvenes afectados por el gas.

El detonante del conflicto no está claro. De a cuerdo a los testimonios recabados el oficial habría intentado estrangular al adolescente, que estudia cuarto año de diversificado, luego de golpéalo en el suelo repetidas veces. Ante la agresión los estudiantes salieron en defensa de su compañero y arrojaron piedras.

Un bachiller que presenció el hecho explicó que desde hace dos días los oficiales castrenses han permanecido en la unidad educativa. “Eran dos oficiales. Ellos han estado conversando con algunos estudiantes desde que llegaron. Yo observé que estaban hablando y de momento el guardia le pegó al chamo, lo intento estrangular, lo golpeó contra el suelo y luego contra la pared. Cuando los demás estudiantes salieron en defensa del chamo, el director llevó al guardia hasta una oficina y lo puso en resguardo”, detalló el joven. El otro oficial se resguardó en la casilla de vigilancia. La comunidad estudiantil tomó piedras y desde las afueras lanzaron los objetos contundentes contra las ventanas de la oficina donde se mantenía refugiado el agresor.

Ante la novedad comisiones de la Policía municipal de San Diego, Policía de Carabobo, Policía Nacional Bolivariana y GNB acudieron al sitio. Al menos 5 cinco bombas lacrimógenas fueron detonadas. Toda vez que el oficial atacante fue retirado del colegio los organismos de seguridad se retiraron del lugar.

Múltiples afectados por gas

Según el relato circulante el joven agredido fue trasladado al Hospital Carabobo. Quienes lograron verlo describieron que tenía marcas en el cuello, la nariz sangrante y se tambaleaba buscando la salida. Aún no se ha logrado determinar la identidad del muchacho.
Parte de los afectados fueron atendidos en el Centro Hospitalario José Gregorio Hernández, ubicado en la municipalidad. Richard Araujo, médico tratante, fue quien atendió a los jóvenes referidos a dicho centro. El doctor precisó que el primer paciente ingresó cerca de las 4:30 p.m. “En ese momento recibimos a la primera joven desmayada. Fueron 13 adolescentes atendidos, 12 de ellos eran femeninas. Todos con reacción alérgica a los gases lacrimógenos”, puntualizó.

La mayoría de los casos procesados presentaron bronco espasmos leves, a excepción de 3 casos con condición asmática, quienes experimentaron bronco espasmos moderados. De todos los afectados solo una era mayor de edad, la joven cursa quinto año. No se registraron heridos por perdigones en el centro asistencial.

Hablan los padres

A las afueras del recinto médico se logró obtener testimonio de uno de los padres de las víctimas. Marina López, representante, esperaba tras el portón del colegio para recoger a su hija, tuvo que esperar porque aún no era la hora de salida. La portera de la institución impidió su acceso pero al cabo de unos minutos dejó que ingresarán los GN quienes arrojaron los gases sin mediar palabras.

La decepción la embarga. “Estoy demasiado dolida. Lo que yo ví, eso que hicieron dentro de la institución no cabe. Mi hija casi la pierdo, ella ya se venía sintiendo mal y tuvo fuerte reacción alérgica. Me gustaría que ellos (Guardia nacional) tomen conciencia, que verifiquen bien lo que sucede porque son niños y esa actuación no puede respaldarse.

La escena era confusa. López admitió que al presenciar la actuación de los órganos de seguridad pensó que maleantes habían ingresado a la institución, pero luego se enteró que un menor había sido agredido. Durante el alboroto un compañero de estudio la condujo hasta donde estaba su hija. La chica de 16 años estaba tendida en el suelo. La impresión la llevó a pensar en lo peor, pero afortunadamente solo se encontraba desmayada. Gracias al apoyo de otros jóvenes logró trasladar a la joven hasta su vehículo.

Frente a la irregularidad de los hechos los padres se pronunciarán. Para las 6:30 a.m. del viernes 9 de junio se acordó una asamblea de representantes a las afueras del Hipólito Cisneros. El objetivo es obtener explicaciones por parte del director Juan Polanco, así como exigir acciones contra el agravio. Los Concejales del municipio atenderán a la cita, también se espera el respaldo de la comunidad.

Cabos sueltos

La presencia de efectivos castrenses en la institución es injustificada. La versión ofrecida los estudiantes es que los uniformados forman parte del Plan República; quienes resguardan el centro educativo a propósito de la celebración dela Asamblea Nacional Constituyente (ANC) fijada para el próximo 30 de julio.

Sin embargo tal teoría es cuestionable. Por tradición los componentes de seguridad se instalan en los centros electorales tres días antes de la realización de las votaciones. El Hipólito Cisneros es el la sede de la Junta Municipal Electoral, por lo que el material electoral suele llegar con al menos una semana de antelación, pero en este caso se adelantaron un mes y medio.

En contexto. El pasado 24 de mayo se registró una protesta protagonizada por los estudiantes de dicha casa de estudio, quienes se rehusaron a escuchar una charla sobre la ANC dictada ese día. Los jóvenes dirimieron con el director de la casa de estudios y salieron forzosamente del reciento. Tras los hechos el portón principal se despegó de sus bases.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba