Judicial

Luis Espinoza, herido en Carabobo, sigue en estado delicado luego de su operación

Cristhopher Borrero-Carabobo
/ @CristhopherB

El pronóstico es reservado. Luis Guillermo Espinoza permanece bajo recuperación en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Ciudad Hospitalaria doctor Enrique Tejera (CHET). Unas cuatro horas y media se tomó la craneotomía practicada la mañana de este martes 6 de junio. Aunque permanece estable, debe luchar por su recuperación. El protocolo médico exige unas 48 horas de observación para medir su evolución.

El objetivo de la intervención fue precisar daños internos cerebrales. Sus bóvedas craneales fueron abiertas para liberar presión. Se halló un edema cerebral, producido por dos contusiones originadas luego de que un proyectil, disparado presuntamente por un Guardia Nacional Bolivariana (GNB), perforara su rostro y dejara una herida con entrada y salida el pasado lunes 5 de junio. Se mantiene la teoría de que habría sido una metra el objeto que lo impactó.

Información médica de carácter extraoficial, reveló que parte del cerebelo quedó afectado tras el ataque. Si el paciente evoluciona apropiadamente deberá permanecer al menos 30 días de recuperación en el centro asistencial.

ESPINOZA “EL CANCERBERO”

Espinoza es un joven que sabe de retos. Desde sus siete años se ha medido en la cancha. En la actualidad se desempeñaba como “cancerbero” o arquero titular del equipo de Interregional de la Escuela de Fútbol de San Diego.

A sus cortos 16 años, “Totti”, como era conocido por sus familiares y afectos, acumulaba 9 años de arduo entrenamiento, precisó su entrenador Ramón Herrera. “Entrenaba bajo los tres palos, de día y de noche, tres horas de entrenamiento en promedio. Un joven con mucho talento y futuro”, sostuvo conmovido.

El adolescente proviene de una familia de escasos recursos. Cursaba estudios en la Unidad Educativa Buen Pastor, situado en la urbanización La Esmeralda, municipio San Diego. Al finalizar su jornada académica asistía religiosamente a los entrenamientos en el Complejo Deportivo Iamdesandi, localizado en la municipalidad. Juguetón y rebelde era su carácter, reconoció Herrera.

Pese a su precocidad un ideal lo movía, quería un país diferente. Una memoria saltó a luz. “En una oportunidad me dijo ‘Profe voy a salir a protestar’. Yo le dije que no lo hiciera porque nosotros somos atletas. A lo que me respondió: ‘profe en mi casa hay hambre’”, confesó el entrenador. Las lágrimas impidieron que la entrevista fuera continuada.

POTAZO POR LA VIDA

La escuadra futbolera tomó las calles. “1,2,3 ¡Por Totti!”, gritaron los jóvenes atletas, tras romper el círculo de oración elevado para pedir sanación a su compañero. Los rostros juveniles estaban trastocados por el llanto. A su alrededor un nutrido grupo de ciudadanos solidarios miraban con nostalgia, mientras otros organizaban el centro de acopio para las donaciones médicas.

La iniciativa inició alrededor de las 3:40 p.m. Los hermanos de cancha del deportista convaleciente vistieron sus uniformes naranjas con negro, se armaron con potes, cajas y pancartas y tomaron los accesos viales de la Embotelladora. Desde allí pedían colaboraciones a los ciudadanos que cruzaban la zona a bordo de sus vehículos.

A pocos metros otras donaciones eran recibidas. Debajo de una sombrilla playera se encontraban varios miembros de la comunidad, quienes organizaban los medicamentos y materiales médicos donados por la colectividad. El llamado a participar en dicha iniciativa inició la noche del unes por redes sociales. La sociedad civil atendió al llamado.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba