Judicial

Policías en jaque: 81 oficiales asesinados en lo que va de 2016

Con el asesinato de dos efectivos de la Policía Nacional Bolivariana ocurrido la madrugada del martes en Los Flores de Catia, ascienden a 81 los funcionarios policiales caídos a manos del hampa en lo que va de año en la Gran Caracas; la capital de Venezuela se ha convertido en la ciudad con más homicidios en el mundo, según el informe anual del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP).

Los oficiales Santos Eduardo Bolívar Toledo y Josbert Eduardo Lugo Vásquez viajaban en su motocicleta asignada, cuando fueron arrollados por delincuentes a bordo de dos vehículos que los embistieron; una vez en el piso les dispararon y robaron sus armas y radios portátiles.

Matar uniformados por venganza

La ola de muertes se ha incrementado considerablemente en comparación con el año pasado, pues hasta noviembre de 2015 se registraron más de 300 policías ultimados. Mientras que en los primeros  5 meses de 2016 esta cifra ha incrementado en un 10%, de acuerdo a los datos suministrados por el abogado y criminólogo, Fermín Mármol García.

El pasado 12 de junio, el oficial Junior Smick Gómez, de 30 años de edad, cayó muerto tras ser tiroteado durante una celebración en el barrio Nuevo Horizonte en Catia.

Estos homicidios revelan una nueva tendencia entre los delincuentes: muerte de uniformados por venganza. La saña que muestran al cometer estos crímenes es parte de la «satisfacción» que sienten cuando se «desquitan» con los cuerpos de seguridad. Los policías en Venezuela no están seguros en las calles y cada día son más los que deciden abandonar sus trabajos en los cuerpos de seguridad y ejercer actividades en el sector privado como escoltas.

Para Mármol, los antisociales han hecho de policías y militares el blanco perfecto de ataque. Sus objetivos son claros: despojarlos de su arma de fuego o vehículo policial (motocicleta). Los horarios, según señala, también son un foco importante, ya que se ha hecho notorio que los malandros aprovechan las horas de menor afluencia en las calles para cometer sus fechorías; los crímenes ocurren principalmente antes de las 7 de la mañana y después de las 8 de la noche.

Esa misma semana, en el sector Las Delicias del municipio Paz Castillo, un oficial de la Policía Municipal de Independencia resultó herido por un hampón que lo golpeó con un tubo para quitarle el arma de reglamento.

Quieren «reconocimiento»

El criminólogo y abogado también apunta hacia otra motivación por parte de los delincuentes: Hacerse notar.

Una clara evidencia fue lo ocurrido con el jefe de la brigada motorizada de PoliCaracas, Larry Morillo, quien fue acribillado a tiros y posteriormente quemado en el barrio Primero de Mayo de El Cementerio. La víctima visitaba a su madre cuando, líderes de una banda criminal que opera en el sector, lo sometieron con armas largas y le efectuaron múltiples disparos.

Los distintos cuerpos de seguridad intentaron ingresar a la zona para rescatar el cuerpo de su compañero pero los antisociales no se lo permitieron. Como si no fuera suficiente, los criminales quemaron el cuerpo de Morillo.

Y es que parece que portar un uniforme o una credencial de algún cuerpo de seguridad se ha convertido en un peligro para quienes ejercen el oficio;  pues las bandas tienen un constante seguimiento para conocer sus movimientos.

Expertos ven con gran preocupación la necesidad de tomar acciones para garantizar la seguridad de los sabuesos, además de frenar esta tendencia que cada día cobra más fuerza en los sectores populares, en las que las bandas se han organizado a tal punto que han creado «alianzas» para impedir el acceso de los cuerpos policiales.

Tal es el caso de zonas como la Cota 905 y El Valle, donde parece que los grupos criminales son quienes imponen sus leyes en las barriadas y son el único gobierno que existe.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba