ActualidadActualidad Nacional

Venezuela sufre una crisis humanitaria aún no reconocida por el gobierno

El 26 de enero del 2016, la Asamblea Nacional venezolana declaraba una «crisis humanitaria de salud» por los problemas que atraviesa el sector en el país. Un problema que en el pasar de los meses se ha agravado, no solo a nivel sanitario -escasez de 85% de medicinas en el mes de abril, según la Federación Farmacéutica de Venezuela-, sino en el ámbito económico, político y alimentario, sector en el que se supera el 80% de escasez, solo en Caracas, «la ciudad más abastecida del país», según Datanálisis.

El presidente de la firma, el economista Luis Vicente León, expresó para ese momento en un encuentro con la prensa, que el llamado «desabastecimiento en hogares» es menor al registrado en los comercios, pero adviertó que durante la última medición «se disparó» ese índice, por un empeoramiento de la situación económica del país petrolero.

«El proceso de deterioro ha sido exponencial en los últimos dos meses. Estamos viendo el empeoramiento de los índices de una manera realmente impresionante», dijo.

En esa tónica se han pronunciado diversos actores internacionales en los últimos siete meses, quienes ya hablan de hacer lo posible por colaborar para subsanar la crisis humanitaria en el país. Sin embargo, aseveran que no se puede hacer mucho en tanto el gobierno venezolano siga sin reconocer la agobiante situación demandada por toda su población.

Algo sin precedentes

Una delegación de Amnistía Internacional (AI), encabezada por su directora para las Américas, Erika Guevara Rosas, se mostró preocupada por que las autoridades de Venezuela no acepten que afrontan una crisis humanitaria que ha puesto en riesgo la vida de millones de personas, algo sin precedentes en el país.

En Venezuela no hay crisis humanitaria. No la hay. Lo afirmo con total seguridad. El país no necesita ningún tipo de apoyo de la OEA; se trata de infamias e inventos, cuya fuente de información son las palabras de las ONG y los tuits de la oposición.

Canciller Delcy Rodríguez, intervención en la OEA el 23 de junio.

El organismo humanitario, mediante un informe publicado el pasado viernes 10 de junio, señala que la negación «casi obsesiva» de las autoridades venezolanas de que la emergencia económica implica una crisis humanitaria en el país, «su falta de autocrítica y su empeño por no solicitar ayuda internacional están poniendo las vidas y derechos de millones de personas en alto riesgo”.

Quieren decir que en Venezuela hay una crisis humanitaria, pero eso es un concepto mediático que se ha creado de que este es un país en caída libre, un país insalvable. Creemos que se trata de una operación política y mediática (…) Tenemos un problema de desabastecimiento que hemos estado corrigiendo en determinados sectores, y que corresponde a varios factores, entre ellos, que el ingreso petrolero cayó en 70%, y otras situaciones que no hemos negado.

Embajador Bernardo Álvarez, entrevista a CNN en Español el 24 de junio.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, lidera las declaraciones en las que llama la atención a la comunidad internacional a ejecutar medidas que procuren restablecer y preservar el orden constitucional y democrático, así como considerar las vidas, la salud y la seguridad del pueblo venezolano.

Ante la OEA, durante la presentación de un informe en el que explicó las razones para que se aplique la Carta Democrática Interamericana en el país, aseveró que “el Consejo Permanente debería adoptar las medidas necesarias para abordar la crisis humanitaria inédita e innecesaria en Venezuela.”

El director para América de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, en entrevista con la agencia EFE, rechazó que el Gobierno de Venezuela niegue la existencia de una crisis humanitaria en el país e impida la cooperación internacional: «Negar que existe una crisis humanitaria, que no hay alimentos ni medicinas básicos, e impedir así la cooperación internacional para paliarla me parece que representa una actitud del Gobierno de Venezuela que yo francamente calificaría de criminal».

Miembros del partido político Un Nuevo Tiempo sostienen una olla a presión que simboliza la situación del país a la entrada de una de las sedes del Consejo Nacional Electoral (CNE)/ Foto: EFE
Mogherini: «El choque entre gobierno y AN bloquea cualquier intento de solucionar la crisis y un impasse no puede frenar la violencia ni ralentizar la inflación»/ Foto: EFE

El eurodiputado popular Esteban González Pons indicó que estuvo en diciembre en Venezuela y la calificó como una nación «al borde de la crisis humanitaria».

El ministro español de Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, por su parte, se ha destacado por instar a la Unión Europea (UE) a no permanecer impasible ante la situación que vive Venezuela, y agregó que la amenaza latente de un estallido social le exige actuar e implicarse en la búsqueda de una solución a la crisis humanitaria y a la crisis política.

La Unión Europea ha evitado referirse directamente a Venezuela en cuanto a crisis humanitaria, tomando en cuenta que ya tienen a cuestas la presión por la crisis migratoria y de refugiados que viven en su territorio. Sin embargo, se ha pronunciado ante la crisis política que copa el día a día del venezolano.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una reunión del Parlamento Europeo realizada en mayo afirmó que la situación política y económica en Venezuela «se está tornando cada día más difícil», y consideró que solo el diálogo político puede sacar al país andino de la crisis.

«Un país que se enfrenta a tantos retos necesita en primer lugar unas instituciones que funcionan al servicio de sus ciudadanos. El choque entre el gobierno y la Asamblea bloquea cualquier intento de solucionar la crisis y un impasse no puede frenar la violencia ni ralentizar la inflación», recalcó la alta representante de la Política Exterior y de Seguridad Común ante el pleno de la Eurocámara.

La mayor organización internacional rompe el silencio

Durante el final de una visita oficial a Argentina, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, desveló su preocupación con respecto a la crisis en Venezuela.

Estoy muy preocupado por la situación actual, en la que las necesidades básicas no pueden ser cubiertas, como la comida, el agua, la sanidad, la ropa, no están disponibles. Eso crea una crisis humanitaria en Venezuela. Toda esta situación está creada por la inestabilidad política. Y antes que nada tiene que haber estabilidad política. La ONU está lista para ayudar, pero las potencias y los organismos regionales ya están comprometidos.

El alcalde del municipio Chacao, Ramón Muchacho, en nombre de la dirigencia opositora, agradeció la afirmación del secretario general de las Naciones Unidas, y expresó su deseo de que cada vez más actores fijen su posición acerca de lo que se vive.

Aún hay negativa del gobierno. Lo que no puede negar -ni siquiera pretender hacerlo- a los ojos del mundo, es la evidente aceleración de la crisis interna en la nación, a la que, como si no fuera suficiente, se le suma una en la que ha incrementado sus niveles de tensión a nivel internacional con la crisis de su estatus en los organismos regionales, desde el Mercosur hasta la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba