Economía

Bancos Centrales se contagiaron de la fiebre del oro

En 2018 los bancos centrales compraron más oro que cualquier otro año desde la Segunda Guerra Mundial, haciendo que la demanda del mismo se incrementara significativamente. El mundo consumió 4.345,1 toneladas de oro el año pasado, lo que representa un crecimiento de 4,45% con respecto al año anterior, de las cuales 651,5 fueron adquiridas por los bancos centrales.

Los países, a través de sus organismos emisores, aumentaron su demanda de oro un 74% con respecto a 2017, impulsados principalmente por los desequilibrios que experimenta la economía mundial.

Este suceso se ha visto impulsado por dos grandes corrientes. La primera es la preocupación de la comunidad internacional ante la amenaza del dominio del dólar en el sistema financiero global, donde Estados Unidos podría ejercer su dominio. La segunda razón es la magnitud de la economía china, la cual representa alrededor de una quinta parte del producto interno bruto mundial y más de una décima parte del comercio internacional.

Adicionalmente, la situación de sanciones entre EE.UU y China, la pausa del alza de tasas de la Reserva Federal y la desaceleración del crecimiento global son propulsores de la alteración.

Como consecuencia, los principales bancos del mundo han buscado diversificar sus reservas ante la creciente incertidumbre. China, el mayor productor y consumidor de oro, adquirió 11,8 toneladas el mes de enero y 10 toneladas en diciembre del año pasado; desde 2016 el Banco Popular de China no modificaba sus reservas.

Rusia, a su vez, ha aumentado su posesión de oro a 2.771,12 toneladas. Asimismo, Hungría acrecentó diez veces sus reservas por razones de estabilidad a largo plazo. Mientras Turquía, India, Kazajistán y Polonia también han surgido como importantes compradores.

Alistair Hewitt, director de análisis de mercado de WGC, pronosticó la probabilidad de que las compras de bancos centrales se vuelvan a incrementar y que la demanda de China e India se mantenga para este 2019, consumiendo entre 900 a 1.000 toneladas y 750 a 850 toneladas, respectivamente.

El respaldo en oro ha sido un mecanismo que los bancos centrales han utilizado por tradición como método de protección ante fenómenos como la inflación y descompensaciones económicas. A su vez, las reservas que posee cada país de este metal, en su mayoría se utilizan para fijar el valor de su unidad monetaria.

Debido al alza de la demanda, el precio del oro se apreció significativamente entre agosto del 2018 y enero del 2019, pasando de $1.202 la onza a $1.323.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba