Economía

¿Cerco petrolero en ciernes?

Este régimen tiene mentalidad de cerco metida hasta el tuétano. Como defensa a la paranoia de no sentirse prisionero de reglas o compromisos, este instinto lo lleva a arrinconar y limitar la libertad de movimiento de los demás. Para maximizar la libertad propia de moverse. Mientras menos actores en escena, mucho mejor para el actor principal en esta guerra contra el capitalismo y la democracia, análoga a la que contra el terrorismo se adelanta desde el norte.

Como araña que teje, en lo interno ha reducido los espacios de libertad económica hasta la asfixia. Con controles de cambio, precios, tasa de interés, comercio exterior, salarios, empleo. Dice tener información de todos los actores económicos metida en una computadora, así como tiene la de los ciudadanos que firman y votan, o no.

Para divisas,corporativas, empresariales o personales. Para créditos, solvencias, propiedades (en camino cubano a la digitalización). Movimiento migratorio, uso de tarjetas, compras comerciales, pasaportes, cédulas, etc. Pocas transacciones se hacen sin que el régimen se entere. Con consecuencias que hasta el más humilde teme. Las misiones son una forma de registro. El régimen descubrió que había potentes bases de datos, y las usa a su antojo para escudriñar, vigilar, meter miedo. Desde el CNE hasta visitas a organismos públicos, desde las universidades hasta el movimiento migratorio. Esto es lo que inventó Fouché, el Estado Policía, con sus gavetas de papelitos clasificados. Invento que sirvió a muchos después para arrollar la libertad.

Bien adelantado como está este proceso de dictadura con venas digitales, se avanza ahora hacia un cerco económico en el plano internacional. Arrinconar a países enteros donde más les duele, y el régimen pueda sacar ventajas. El plano energético es un «target» evidente y obvio. Si no, cabría preguntarle a Lula, que de pronto vio a su gran país enrolado por la economía más pobre del subcontinente. Sin margen de maniobra inmediato, ha tenido que ofrecer paces mientras puede armar el contrajuego. O sea, aceptar la derrota. Increíble lo que puede lograr el juego duro del ex-simpático dirigente venezolano. A quién ahora la simpatía le parece despreciable comparada con el sometimiento.

¿Cuál será el siguiente objetivo contemplado en la «situation room» de los selectos estrategas?. Si en algún terreno tiene ventaja comparativa para agredir es los hidrocarburos, no sólo por los recursos que comanda, sino por los que indirectamente pudieran recibir su influencia, como se demostró en el caso de Bolivia. Crudo propio y de algunos «amigos» alineados en esta peculiar pelea con los EE.UU.. Gas por ahora en Bolivia, poco para el escenario mundial, pero suficiente para el regional.

Capacidad de refinación importante, en el país, Curazao, EE.UU. y Europa, que supera los 2 millones de barriles diarios. Amagos con un eventual regreso de Ecuador a la OPEP; acercamiento con el lejano Irán y Argelia; rechazo aparente desde Libia; eventual influencia sobre Trinidad elevaría el comando indirecto sobre más gas y refinación. Arub y Curazao tienen potentes refinerías. En Holanda ya se levantó alguna ceja respecto a las intenciones del gobierno venezolano.

Si la experiencia revela un patrón, todo movimiento clave se basa en preparación del terreno, sigilo en la movilización, y sorpresa, no despegada demasiado de la acción traicionera si hace falta. En este tablero hay demasiadas piezas, pero el juego de fondo parece estar claro. Venezuela puede quedar enredada en una maraña de la que será muy costoso salir, si es que no está enredada irremediablemente ya.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba