Economía

China ante un nuevo dilema

(AIPE)- Un diplomático asiático residente en Beijing fue entrevistado, de manera anónima, por un periódico de la región. A la pregunta de ¿cómo esperan los viejos líderes de corte maoista mantenerse en el poder dada la rapidez de la transformación que experimenta su economía en particular y el país en general?, el diplomático respondió lapidariamente con un «no». «No esperan sobrevivir los cambios, razón por la cual se encuentran ocupados en amortiguar su salida para cuando ésta ocurra… No son tontos,» terminó diciendo.

La reciente elección presidencial en Taiwán cambió el mundo para China. Si bien por décadas el Kuomitang taiwanés sirvió de parapeto para que un gobierno chino tras otro excusara sus errores y rezagos, el triunfo de Chen Shui-bian, del Partido Democrático Progresista, altera el statu quo de una manera irreversible. Hasta ahora, las reglas del juego entre el Partido Comunista Chino y el KMT, o partido nacionalista taiwanés, parecían perfectamente claras. Las dos partes sostenían que su objetivo era la reunificación y, aunque la realidad tangible hacía cada vez más remota esa posibilidad, ambas mantenían la ficción. Sin embargo, el hecho de que los habitantes de Taiwán optaran por romper con el monopolio ejercido por el Kuomitang por más de cinco décadas al abrazar, por medio de una elección democrática, a un partido distinto y formalmente hostil a una reunificación con Beijing, cambia las circunstancias de una manera tajante. La pregunta ahora es cómo crear un nuevo orden político que permita a las dos partes seguir conviviendo como si nada hubiera ocurrido.

Para nadie es noticia que, a lo largo de las últimas cinco décadas, desde que Mao impuso su dictadura en China y el KMT se asentó en Taiwán, una de las dos economías se estancó, mientras que la otra creció como la espuma. La economía continental experimentó todos los desastres imaginables, la abrumadora mayoría de los cuales fueron auto inflingidos: estancamiento, hambrunas y una pobreza devastadora. Por su parte, la economía taiwanesa prosperó en buena medida porque su gobierno estuvo tan preocupado por la anticipada invasión militar china, que nunca tuvo tiempo para dedicarse a imitar las locuras de política industrial que caracterizaron a otros tigres asiáticos. Además, por las peculiares circunstancias políticas y diplomáticas emanadas de la situación de guerra implícita entre estas dos naciones, Taiwán no goza de membresía en clubes internacionales como el FMI o la OMC. Esta situación llevó a que el gobierno de Taiwán tuviera que ser ultraortodoxo en su manejo macroeconómico, lo que creó una situación económica excepcionalmente sólida y resistente, además de que evitó los errores que otras naciones de la región cometieron, como inversiones faraónicas en proyectos de dudosa rentabilidad y una política industrial que generó enormes distorsiones. El resultado fue la consolidación de una economía manufacturera espectacularmente exitosa, una distribución del ingreso razonablemente equitativa y niveles de vida crecientes y cada vez más elevados.

En los años 70, el gobierno de Beijing finalmente acabó por reconocer que su estrategia de desarrollo había sido errada y que tenía que dar un viraje radical. Por dos décadas, aunque de manera incompleta e insuficiente, los nuevos mandarines en Beijing han venido reformando su economía, tratando de alcanzar a sus competidores en la región. Las reformas comenzaron en la agricultura, lo que favoreció la reestructuración del sector y, aunque no se han resuelto todos los problemas de pobreza asociados al campesinado chino, la producción agrícola se ha incrementado de una manera prodigiosa, al grado en que la economía, antes dependiente de la importación de granos para la alimentación, hoy en día es una exportadora significativa a escala mundial. Años después se crearon las zonas de desarrollo económico, regiones que se abrieron a la inversión extranjera y cuyo propósito era la generación no sólo de una industria china, sino de empresarios chinos en todos los ámbitos de la actividad productiva. La estrategia ha probado ser extraordinariamente exitosa, pero está lejos de haber resuelto el problema económico o social de China. A lo largo de este período, varias provincias chinas han crecido a tasas superiores al 20 por ciento anual (aunque las cifras son muy disputadas), pero las diferencias entre unas regiones y otras se han acentuado de manera dramática. Las provincias ganadoras han crecido en forma vertiginosa, lo que contrasta brutalmente con el rezago de las provincias que en el pasado habían sido las privilegiadas por la burocracia china.

El principal problema económico de China se encuentra en la manera en que se estructuró la reforma económica. En lugar de promover una reforma integral al sistema comunista de antaño, la idea de crear zonas especiales de desarrollo presumiblemente se orientaba a crear una economía paralela que no afectara los intereses relacionados con la economía previamente existente. Lo que nunca se resolvió fue cómo vincular a una parte de la economía con la otra. Veinte años después, coexiste una economía ultra competitiva, orientada a la exportación y que crece con gran rapidez, frente a una economía rezagada que gira en torno a una infinidad de empresas estatales, la mayoría de las cuales se guía por criterios políticos y burocráticos. Hasta ahora, el gobierno chino, confrontado con la inevitable realidad, ha titubeado una y otra vez.

Pero la indecisión no ha hecho sino acentuar el problema. Y es ahí donde entra Taiwán en la fotografía. Por todos estos años, cada vez que algo iba mal en la China continental, Taiwán aparecía como un chivo expiatorio fácilmente explotable. Dada la enemistad histórica entre el KMT y el Partido Comunista chino, el gobierno de Beijing no tenía escrúpulo alguno en culpar a Taiwán de todos sus males. Ahora que los taiwaneses desbancaron al KMT, la situación para China se complica. En cierta forma, el gobierno chino súbitamente se ve tan viejo, desgastado y burocrático como lo estaba el KMT. La elección en Taiwán abrió la caja de Pandora para China, toda vez que deja al PC chino como una reliquia de mediados del siglo pasado. Hay quienes opinan que en marzo finalmente se terminó la guerra civil china y que Taiwán va a acabar siendo aceptado, incluso por la propia China continental, como una nación de pleno derecho. Sea como fuere, lo que es innegable es que el nuevo presidente de Taiwán llega al gobierno sin el pesado bagaje de corrupción, abuso y criminalidad que se asocia con el KMT. Y, en estas circunstancias, el gobierno chino ya no podrá hacer uso del fácil recurso de la corrupción del KMT como excusa para sus propios errores y fracasos.

Por encima de todo, el gobierno chino ya no podrá presentarse frente a Taiwán y frente al mundo con la superioridad moral del triunfador de una guerra civil de hace más de 50 años. La nueva realidad hará tanto más visible -e indefendible- toda la ineficiencia y corrupción que por décadas ha caracterizado a la economía china. Hace unos días, el gobierno chino hizo saber que no lidiaría con el nuevo presidente Chen, sino que se concentraría en el poder legislativo, en donde quedó rezagado el KMT.

La reciente elección en Taiwán entraña consecuencias significativas para los partidos en todo el mundo que se han mantenido en el poder por décadas. La campaña de Chen Shui-bian se fundamentó precisamente en los errores acumulados por el KMT. Lo interesante es que, a pesar de los errores, lo visible en Taiwán son los aciertos. Si uno observa el dinamismo de la economía de Taiwán y los extraordinariamente altos niveles de vida de su población, es realmente significativo que el KMT haya sido tan vulnerable a los cargos de corrupción y autoritarismo. Lo que resulta obvio es que llega un momento en el desarrollo económico y social de toda sociedad en que factores como la imposición y la corrupción dejan de ser tolerables para la población, independientemente de la eficacia de los gobiernos para generar buenos resultados económicos. La población de Taiwán pintó su raya.

Presidente del Centro de Investigación para el Desarrollo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba