Economía

Como salvar a La Electricidad del capitalismo salvaje

Presentar el take over de (%=Link(«http://www.edc-ven.com»,»La Electricidad de Caracas»)%) como prueba de confianza internacional es válido como estrategia electoral, e indica que los gringos no son tontos, pero dejarlos que se alcen con nuestra empresa emblemática por una fracción de su valor sería un torpe acto de necedad neoliberal. Aquí no están actuando las libres fuerzas del mercado, sino la arrolladora del capitalismo salvaje aprovechando una debilidad temporal. Evitar ahora el despojo resultaría aún mayor éxito electoral y la oportunidad de presentar un testimonio real de la Tercera Vía.

Mientras el Presidente de Brasil llama a crear multinacionales locales que frenen la invasión foránea, aquí cederíamos candorosamente la nuestra, próspera, eficiente, poseída por 68.000 accionistas y fruto del esfuerzo colectivo de varias generaciones.

El circuito de los necios

La oferente AES Corporation tiene un valor de libros ( patrimonio) de unos 3 millardos de dólares, y un valor de mercado ( el número de acciones por su precio) de 18 millardos, o sea 6 veces su patrimonio. En virtud del auge de Wall Street, cada dólar captado se multiplica mágicamente por 6 al ingresar a la empresa.

La EdeC tiene un valor de libros de 4 millardos de dólares (o sea que su patrimonio es superior al de su compradora), pero debido a nuestra circunstancial crisis su valor de mercado se reducía a una cuarta parte de esa cifra el día anterior a la oferta. O sea que un dólar captado por la EdeC se convertía en un quarter al ingresar a la empresa.

Quiere decir que el poder de compra de la AES, por estar inserta en la próspera economía global es 24 veces superior al de la EdeC, que se ubica en la golpeada periferia. El sencillo mecanismo permite a las empresas “imperiales” engullir empresas “tercermundistas”, sin mayor efectivo ni riesgo, en un proceso retroalimentado e irreversible.

Para calmar su glotonería disponemos de otros bocatti di cardenale listos para la olla, por ejemplo:

-Sivensa, complejo metalúrgico con un patrimonio de 400 millones de dólares, vale hoy el 5% de lo que valía en l997. En la actual condición, el 51% de las acciones con voto representa apenas 20 millones de dólares.

-El Mercantil, el principal grupo bancario venezolano con un sólido patrimonio de 850 millones de dólares, vale hoy la cuarta parte de lo que valía en l997. A valor actual, el 51% de las acciones con voto significan unos 68 millones de dólares..

Mientras la AES presenta la oferta, el Chase aconseja no comprar acciones venezolanas por su alto riesgo, lo que incentiva la fuga de nuestro ahorro, que finalmente va a parar a las arcas imperiales y es usado para comprarnos a precios viles, cerrando el “circuito de los necios”.

La poderosa lógica del sistema no se enfrenta con inflamados discursos ni proclamas heroicas sino (como hicimos con el petróleo) aplicando una dosis de su misma medicina, según la eficaz “fórmula china”

Transformando la crisis en oportunidad

En la crisis del sureste asiático en l997 las acciones se vendían por una fracción de su valor patrimonial, circunstancia que activó la varita mágica imperial hasta que el gobierno de China “comunista” (que sabe mucho de capitalismo salvaje) comenzó a comprar masivamente acciones en el mercado de Hong Kong, frenando la caída y devolviendo la confianza a los inversionistas. El caso tiene notable relación con el nuestro. Existía incertidumbre política e información asimétrica. Los chinos sabían que ellos no expropiarían las empresas de Hong Kong, mientras los agentes externos dudaban. Los chinos sabían que reactivarían la economía y se jugaron la carta comprando acciones baratas, rompiendo así el ataque especulativo y salvaguardando a sus empresas.

Varios gobiernos vecinos imitaron a los chinos, logrando paradójicamente conjurar la crisis por la vía de una inversión altamente rentable. (Ver Paul Krugman, “The return of depression economics” W.W.Norton & Co. 1999)

Afortunadamente el país cuenta con los instrumentos, los medios y el ánimo para enfrentar circunstancias como la presente. Con recursos petroleros excedentarios, el Fondo de Inversiones de Venezuela debería comprar acciones en el mercado con el doble propósito de evitar la desnacionalización y encender la chispa de la reactivación económica. De acuerdo con la empresa eléctrica, debería elaborar un plan de compra de acciones para sortear la crisis. Las acciones adquiridas por el FIV podrían constituir la semilla de un fondo para pagar deuda social o para capitalizar al pueblo según la propuesta del asesor del BVC profesor Francisco Rodríguez. Al reactivarse la economía las acciones se valorizarán, para beneficio directo de todos los venezolanos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba