Economía

El oro negro pierde impulso

La cuantificación y recertificación de las reservas petroleras que realizó Pdvsa son una ilusión, y los 297 millardos de barriles de reservas petroleras, incluyendo las convencionales, no pueden ofrecer como prosperidad, ya que cuando se concrete el primer barril de petróleo sintético habrán pasado cinco años.

Los expertos que perforan y producen el petróleo de la faja del Orinoco advierten que estos campos sólo tienen una capacidad de recobro de 8% de petróleo comercial. El otro 92% queda en el subsuelo a la espera de nuevas tecnologías. Otro obstáculo es que esos crudos no pueden procesarlos en ninguna refinería.

Cuando salen a la temperatura ambiente a la cabeza del pozo, se ponen duros como una piedra y para llevarlos a procesar y refinar hay que mezclarlos con otros crudos livianos.

En síntesis, el que tenga 1 millón de barriles de petróleo de la Faja del Orinoco, sólo puede esperar 80.000 barriles de crudo sintético.

OFERTA SIN GARANTÍAS
Si la semana que viene se presentara un hambre de petróleo y subiera a 100 ó 200 dólares el barril, Venezuela no podrá vender un sólo barril. Habrá que esperar cuatro o cinco años mientras se construyen los mejoradotes. En la práctica está ofreciendo un producto de riqueza que no tiene disponible.

Todas las informaciones ofrecidas por el Gobierno sobre la Faja de Orinoco, son piezas de publicidad para el mercado doméstico, porque esos datos no aportan nada nuevo al mercado petrolero mundial.

En contraste, el monto de las reservas petroleras convencionales (fuera de la Faja del Orinoco) para el 2005, era de casi 80.000 millones de barriles.

Condensado 1.700 millones de barriles; livianos 9.700 millones; medianos 12.400 millones; pesados 17.500 millones y extrapesados 38.000 millones, que hacen un total de 79.400 millones de barriles.

Una referencia de los expertos es sobre la actividad de las reservas desarrolladas, que son los campos activos actuales donde se extrae petróleo, que es el pan de cada día que recibe el país y no de las reservas futuras que se pronostican. En el 2005 había un área con 17.000 millones de barriles de reservas desarrolladas con 2.400 millones de barriles livianos; 5.000 millones de medianos y 5.400 millones de pesados.

Para el 2009, en esa misma área hay 15.000 millones de barriles de reservas desarrolladas con 2.200 millones de livianos, 2.900 millones de medianos y 4.800 millones de pesados.

PRODUCCIÓN SE DESCALABRA
En resumen, se han dejado de producir 200 milllones de barriles livianos y 2.100 millones de barriles de medianos en ese período de referencia del 2005 al 2010, comprendido en un total de 300 campos petroleros. La explicación es que había 20.000 pozos activos en el 2002 y ha bajado el número a 14.000 en la actualidad, que equivalen a una caída de la producción en 1 millón de barriles diarios.

La caída de la producción es por falta de mantenimiento y reparación de pozos, cuya práctica de recorte comenzó con un 35% menos durante la asamblea previa al paro petrolero y la práctica sigue inalterable. En el último anuncio presupuestario, el Ministerio de Energía y Petróleo reportó que las inversiones del despacho habían sido de 16.000 millones de dólares y se habían ejecutado 10.500 millones de dólares.

Para este año aseguran una inversión de 10.500 millones de dólares de inversiones totales (5,5 millardos de dólares menos).

Mientras abruma la caída impresionante de 1 millón de barriles diarios en la producción y con casi 30 millardos de dólares de deuda, Pdvsa se aferra a la única baraja que tiene: los barriles de la Faja del Orinoco y éstos no podrán contribuir hasta dentro de cinco años de la producción nacional.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba