EconomíaEspecial País

Gobierno aprobó crédito millonario para impulsar un ciclo de siembra que ya se perdió

El ciclo de siembra del 2019 se perdió. Venezuela necesitaba alrededor de 1.500 millones de dólares para sembrar al menos 2 millones y medio de hectáreas, pero ya es tarde; la siembra en el interior del país culminó, pues hasta la primera semana de junio era la fecha ideal para este proceso, el cual debió planificarse con un año de anticipación.

Aun así, el gobierno de Nicolás Maduro aprobó el pasado 12 de junio un crédito por 228.439 millones de bolívares para ejecutar el Plan Siembra Cultiva 2019 que, en teoría, tiene como objetivo «elevar la producción de rubros para avanzar hacia la soberanía alimentaria del país».

El Plan contempla cinco propuestas, entre las que destacan impulsar un millón de conucos, de ahora a 2025, para el desarrollo de 700 mil hectáreas; impulsar el Centro de Recuperación de Semilla Popular; desarrollar 48 fincas de producción de semillas certificadas para cereales, hortalizas, tubérculos y leguminosas; desarrollar 1.185 biofábricas para la producción de bioinsumos, fertilizantes y controladores biológicos e impulsar 24 fincas de producción de plantas forrajeras, para plantas de alimentos para animales.

Lea también: A la espera del “milagro agrícola”, se pierde el ciclo de siembra

Insuficiente

Para Celso Fantinel, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedegaro) aún la siembra tiene una oportunidad en parte del oriente del país: Guárico, Monagas y Anzoátegui, sin embargo, asegura que con el monto aprobado por Maduro «se hace muy poco».

La cifra que equivale a aproximadamente 35 millones de dólares, representa solo el 2,3% del monto requerido para impulsar la siembra necesaria para abastecer el consumo nacional. «Con eso posiblemente se produzca un 10% en rubros de maíz y arroz, el año pasado tuvimos cosechas de la década de los 70 y este año son peores; no hay insumos suficientes, no hay fertilizantes», expresa Fantinel.

El representante del gremio agrícola destacó que gracias a que una empresa internacional envió al país 160.000 bolsas de semillas de maíz «se pudo sembrar algo». Sin embargo, sostuvo que en el estado Portuguesa no alcanzaron las 50.000 hectáreas sembradas, cuando debieron haber llegado al menos a 250.000.

A destiempo

Fantinel explica que la planificación del ciclo de siembra debería iniciar un año antes. Los agroinsumos deberían llegar durante el último trimestre del año, porque desde el mes de enero comienzan a despacharse a los programas de producción o a los productores privados.

«Ya es el tercer año consecutivo en el que tenemos ese déficit importante de insumos y ese dinero aprobado solo va a servir para cubrir algunos gastos de transporte, porque insumos no hay, y lo que se repartió ya está repartido», afirmó.

El productor adviritió que las hortalizas se van a quedar sin fertilización y, en este sentido, alertó que de 250.000 hectáreas por año, la producción va a caer a alrededor de unas 50.000 hectáreas/año.

Insumos monopolizados

Según explicó el ministro de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo, el crédito aprobado está destinado a 1.352 productores desplegados en los estados Barinas, Bolívar, Yaracuy, Cojedes, Guárico, Portuguesa, Sucre y Yaracuy, para sembrar un total de 65.381 hectáreas de rubros de primera necesidad.

Los productores receptores de este crédito son los pertenecientes al Conglomerado Agroalimentario del Sur (Agrosur), creado en 2017 por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), los cuales, según afirma Celso Fantinel, monopolizan los insumos agrícolas y los entregan a discreción.

El primer vicepresidente de Fedeagro apuntó que los insumos están dolarizados y que este representa otro problema que debe enfrentar el productor. «Cuando a él le toque vender su cosecha va a tener que venderla en bolívares que ya van a estar devaluados y va a ir a la quiebra», arguyó.

Como consecuencia de la política de encaje legal impuesta por el Banco Central de Venezuela, la banca venezolana atraviesa por grandes dificultades derivadas de su incapacidad de intermediación financiera; es decir, de otorgar préstamos, lo que ha afectado directamente a cada venezolano, desde el que solo contaba con una tarjeta de crédito como complemento a su salario, hasta el productor o empresario que requería financiamiento para su negocio o actividad económica.

Ya los productores no tienen cómo financiarse y, esto, a juicio de Fantinel, es el resultado de las malas políticas aplicadas por el Gobierno nacional que han desencadenado la peor crisis económica en la historia del país.

Fantinel subrayó que lo poco que quedó a los productores en el año 2018, se diluyó en el mes de enero. «Por eso los campos están vacíos, sin sembrar, por eso solo vamos a abastecer un 10% del consumo y todo lo demás va a tener que importarse y ojalá haya divisas suficientes para comprar alimentos para todos los venezolanos», concluyó.

El plan propuesto no logra aliviar los embates de la crisis económica y de servicios que enfrentan los habitantes del interior del país, específicamente de los estados productores. Los cortes de electricidad, la escasez de combustible y la inseguridad se han sumado al significativo déficit de insumos que, por tercer año consecutivo, han provocado un retroceso en la producción agrícola de 45 años.

«Agrosur y el Banco de Venezuela asumen la responsabilidad del apoyo crediticio y los Gobernadores asumen el compromiso de la producción», dijo Castro Soteldo.

Por otra parte, en relación con la banca, surge la pregunta de cómo las entidades financieras, en este caso, el Banco de Venezuela, con tales restricciones impuestas, podrán otorgar al Gobierno nacional la cantidad de bolívares solicitada para impulsar un ciclo de siembra que, prácticamente, ya culminó.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar