Economía

Libreta de racionamiento

Justo cuando los ancianitos cubanos, renuentes a irse a cuidar nietos, anuncian otro fracaso del socialismo y se ven obligados a reducir nuevamente la demacrada libreta de racionamiento preparándose para ingresar a otro «período especial», el «comandante Presidente» notifica a los cuatro vientos una versión petrolera de la infamante formulita que ha sumido a todo un país a la servidumbre del Estado.

Uno es del tamaño de sus lecturas, es sabido. ¿De qué tamaño es entonces el que no lee, el que siendo líder se abunquera en sus cotorras de secundaria, del cuartel o de la pata de la esquina? De ese tamaño es la visión que nos proponen. Prueba de ello es el mamotreto sibilino que pretenden embutirnos dobladito, publicidad engañosa de por medio: la «cédula del buen vivir».

La cédula del buen vivir, según Radio Nacional de Venezuela, será «una tarjeta de identificación con la que los ciudadanos podrían comprar alimentos». Estará respaldada por el Banco de Venezuela y adscrita a la nómina de los ahorristas, de donde se irán descontando las compras de los ciudadanos. El financiamiento será a 24 meses».

¿Es una nueva cédula de identidad? ¿Una tarjeta de débito o una tarjeta de crédito? Ya veremos. Pero de que trae piquete, lo trae. Tal vez sea un ensayo para la hambruna que se avecina, si el Gobierno sigue endeudándonos al ritmo que va. Acaso sea un experimento orweliano para controlarnos o quizás sólo sea otro febril invento de la creatividad revolucionaria que en estos años ha parido entelequias tales como el Eje Orinoco Apure, los gallineros verticales, los niños de la patria y toda esa hojarasca propagandística que ha servido para maquillar el desnalgue en que vivimos.

Raúl Castro ha llamado a ese pobre pueblo que padece de toda clase de limitaciones a eliminar el «exceso de gratuidades» y los «subsidios indebidos». No olvidemos: Cuba, cincuenta años después de la épica barbuda, es una nación que importa más del 80 por ciento de los alimentos que consume. Pues hacia allá vamos. Por eso, nuestra libreta de racionamiento, perdón, nuestra «cédula del buen vivir», será, en el mejor estilo chavistoide, otra de esas mezclas de gallo con morrocoy a que nos tienen acostumbrados: ni corren ni cantan.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba