Economía

OPEP vs. Desarrollados

Las naciones que no han logrado desarrollarse culpan a las desarrolladas de su pobreza. La afirmación es demasiado simple y requiere de mayor análisis. De igual manera las naciones desarrolladas, y por eso ricas, culpan a las no desarrollados, y por eso pobres, de que las carcome la corrupción, el protagonismo enfermo de sus líderes, la inseguridad jurídica de un sistema político donde todos los poderes los tiene “uno solo”( la manía de mandar, como la llamaba el Libertador), el populismo que no construye sino que destruye, la falta de estímulo ante un horizonte incierto que vuelve abúlicos y perezosos a la población , etc. etc.

Por esto responsabilizar al capitalismo salvaje de la miseria en el mundo es una verdad solo a medias o a una media verdad. Es asumir esta bandera demagógica para intentar armarse de un liderazgo personal sin reparar en el daño enorme para los países como tales y para sus poblaciones respectivas. Es olvidar que los gobiernos de nuestros países, especialmente los autocráticos, no han apuntado al desarrollo sino al beneficio personal del Jefe y su cohorte lo que aumenta la corrupción. (EL caso de Cuba es bien patético y ejemplarizante sobre cual es la vía que no se puede seguir). Es olvidar que el desarrollo no llega con promesas populistas sino que supone un gran esfuerzo educativo y una decidida vocación por el trabajo.

Es un problema cultural y de capacitación. El populismo que hemos practicado, en anteriores gobiernos igual que en este, es una morfina que duerme al ciudadano, verdadera fuente de riqueza personal, familiar y social, y lo inhabilita para valerse por sí mismo, superarse y alejarse de la pobreza. Populismo, paternalismo estatal es igual a mas pobreza crítica. Esa pobreza, a su vez, genera sumisión política a quienes manda. (esto explica la larga permanencia de Castro en el poder). Si queremos de verdad reversar la curva de la pobreza y derrotarla, tanto la nacional como la universal, no podemos hacerlo con meros discursos, haciendo que se hace sin hacer nada efectivo o nuestros países serán cada día más pobres. Si queremos llegar a Mérida no podemos tomar el avión que sale para Puerto Ordáz porque jamás llegaremos a Mérida así tengamos una Cumbre OPEP cada seis meses.

De que parte está la verdad ?. ¿En qué porcentaje la insensibilidad y el egoísmo de las naciones ricas, lo que es absolutamente cierto, tienen la culpa de la pobreza y en qué porcentaje la tienen las naciones pobres ?. Llegar a fijar este porcentaje es tan difícil como determinar cual sería el precio justo del barril de petróleo para países como Haití, Estado Unidos, o Arabia Saudita. Sería seguir en el discurso populista. Seguir haciendo que se hace cuando en realidad no se ha ce nada. Más pragmático es tomar la vía del diálogo, del esfuerzo conjunto, de la solidaridad activa entre unos y otros países. Pensamos que si lo que se busca, de verdad, es la felicidad de los pueblos como quería el Libertador y se deja a un lado cultivar tanto protagonismo, esta vía sin duda alguna que es la mas corta. Si lo que se busca es seguir el discurso populista sigamos confrontando y haciendo ejercicio de calentamiento indefinido con la guerra verbal, entonces el camino será duro y largo, para los pueblos, por supuesto, pues los gobernantes siempre viven muy bien. Los árabes que nos visitaron con su lujo asiático son la mejor prueba.

Eso sí, cuando nosotros estemos en condiciones de enviar un hombre a la Luna con la tecnología de la fuerza y la confrontación de la OPEP, es casi seguro que los ciudadanos de las naciones con gran desarrollo tecnológico, que es el que hoy manda, tanto en la guerra como en la economía, estarán circunvalando las distintas estaciones espaciales al costo de $1,oo , ida y regreso, y el petróleo entonces ya no será necesario.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba