El Editorial

¿ Apartheid?

El Apartheid consistió en la elaboración de una serie de leyes en Sudáfrica, mediante las cuales, la poderosa minoría blanca que gobernaba el país , segregaba, explotaba y aterrorizaba a las mayorías. En la Sudáfrica blanca, a los negros, asiáticos y mestizos se les limitaba los derechos políticos y humanos.

Bajo las reglas del Apartheid las críticas o rechazo al régimen eran ferozmente reprimidas. En este sistema la segregación llegaba a tal nivel que a los excluidos se les imponía normas de identificación particular para poder desplazarse en su propio país.

Esta oprobiosa forma de discrimación racial, afortunadamente, se acabó en los años 90 , gracias a la presión de la opinión pública internacional, a la acción de las (%=Link(«http://www.fmmeducacion.com.ar/Onu/3documentos/0documentos.htm»,»Naciones Unidas «)%)
y sobre todo, por la heroica resistencia de su principal líder y adversario Nelson Mandela.

Hoy, sin embargo, subsisten otras formas de apartheid, que si bien no están fundamentadas en el color de la piel, si lo están en el color político. En Venezuela, es evidente la discriminación ejercida por el gobierno en contra de todo aquel que solicitó , lo que constitucionalmente era un derecho, un referéndum para determinar si la mayoría deseaba o no que el Presidente Chávez permaneciera en el poder.

Estas personas que de buena fe creyeron en que los principios establecidos en la (%=Link(«http://www.tsj.gov.ve/legislacion/constitucion1999.htm»,»Constitución»)%) sobre la democracia participativa les garantizaban sus derechos a opinar y participar, vieron como eso era una vana ilusión, ya que desde las páginas en Internet de uno de los parlamentarios de la mayoría gubernamental, se publicaba abiertamente los nombres y cédula de identidad de todos aquellos que se habían atrevido a solicitar el referéndum. De allí al siguiente paso, faltó poco, y hoy es pública y notoria la realidad venezolana que excluye a todo aquel que firmó.

Son innumerables los venezolanos que han sido despedidos de sus cargos en la administración pública y empresas del Estado, por el mero hecho de aparecer en las listas de (%=Link(«http://www.luistascon.com»,»Luis Tascón»)%). Es público y notorio que existen restricciones de acceso a numerosas dependencias públicas, si en el control del acceso a esas dependencias, aparece que el número de la cédula de identidad corresponde a la estigma social de haber firmado. El alcance de esta persecución y segregación política llega a extremos tales como dificultar la obtención de pasaporte u otras piezas de identidad, y la imposibilidad de contratar con empresas del Estado o de obtener empleos en el sector público.

¿Si esto no es una nueva modalidad de apartheid como podemos calificarlo.? Basta recordar que en su famoso encuentro en Fuerte Tiuna reseñado por Martha Harnecker, el mismo presidente Chávez declaró que el que no está con él está contra él. Ante esta afirmación maniquea, qué más le queda a los que no usan la franela roja sino esperar a ver si llegará la hora en la que, o emigran o se resignan para siempre a ser ciudadanos de segunda en su propia nación, o como Mandela luchan por acabar con esa oprobiosa discriminación.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba