El Editorial

Cuba cambió

El 15 de noviembre triunfó la resistencia cubana y, aunque las fuerzas represivas de un disminuido Díaz-Canel, evitaron que la gente saliera libremente a protestar en todas las calles de la isla, ocurrió algoque no podrán ocultar. Las calles desiertas hablan, Pablo Milanes también y, detrás de todas las casas, en sus encierros forzosos, late fuerte la canción Patria o Vida.

La historiadora cubana Alina López escribe que aparte de represión no hay nada que el gobierno cubano pueda ofrecer para liberar la tensión. “El inmovilsmo ya no será una opción aceptable para la ciudadanía cubana”.

Y en su análisis enumera varios factores nuevos que el régimen cubano no tiene cómo resolver: una crisis económica cada día más grave, ausencia de un socio estratégico internacional que los ayude a paliar la crisis, un modelo político agotado que ya no despierta entusiasmo, la pérdida de la hegemonía comunicacional gracias al acceso, así sea limitado, a la información vía Internet y la presión de dos generaciones que no han conocido nada diferente a sufrir penurias y a las que el 26 de julio o la Sierra Maestra, no les dicen nada.

Díaz-Canel logró con su gran despliegue policial y militar que nadie saliera de sus casas, pero no logró apagar las antorchas de la libertad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Precisa meditar sobre la crítica a la democracia justificando su necesidad, y pertenece a la esencia de la democracia alimentar en su seno la reflexión sobre sus alcances y sus límites.
    En la compresión de término medio de nuestro tiempo ha venido a ser una especie de dogma social y político, tanto entre los entendidos como entre los ciudadanos en general, que el mejor régimen de gobierno para un pueblo es el democrático. O dicho de manera más directa: hoy se da por sobre entendido que todo pueblo, sin excepción, ha de gobernarse democráticamente
    A la exigencia de democracia se la representa conforme a unas imágenes muy determinadas, mediadas por los países cuyos gobiernos son dominantes en términos políticos y, sobre todo, económicos. El carácter dogmático de la creencia en la democracia merece ser analizado, puesto en tela de juicio, explorado en sus límites y sus alcances.
    Es verdad que la democracia es el mejor régimen de gobierno que un pueblo puede darse, así ha sido en la historia. Es verdad que los países que se precian de ser tenidos como los más avanzados de occidente son democráticos; que los países que se presentan ante la comunidad internacional como países con gobiernos democráticos consolidados, o en vías de consolidación, están preocupados porque sus sociedades vivan bajo un régimen que sin decretarlo formula el dominio totalitario en manos del dictador.
    De forma permanente debe procurarse el bien de los ciudadanos que buscan lo bueno y lo justo para todos, tal como debiera ser en toda democracia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba