El Editorial

¿De la intemperancia al totalitarismo?

Las recientes y tajantes declaraciones del ministro Acuña a Maripili Hernández, son una muestra del nivel de intolerancia alcanzado por los exponentes del régimen. A la pregunta de la prohibición para que el cantante Alejandro Sanz pudiese utilizar el Poliedro, la respuesta fue “porque no y punto”. Alejandro Sanz no puede cantar en un espacio público controlado por los rojos-rojitos, allí solo pueden hacerlo aquellos que canten loas al proceso.

Pero resulta que estas declaraciones no son únicas, lo mismo dijo en su tiempo el presidente de PDVSA, el ministro de sanidad, el presidente del INTEVEP y así una larga lista de aquellos que afirman públicamente de que en Venezuela sólo hay espacio para los rojos-rojitos. Ya no se trata de una conducta de intemperancias circunstanciales, auspiciadas esporádicamente por El Presidente, sino de una línea de acción que tiene su correlato en la “nueva constitución”.

Sobre esa base, que cada vez se parece más al fascismo y al estalinismo, algunos suponen (los menos) que se creara un futuro luminoso. Están convencidos que hay que aplicar la política de tierra quemada para que de las cenizas de la antigua sociedad surja el ave fénix, el “hombre nuevo”. Sin embargo, ¿cuántas veces hemos oído esa misma y trágica canción? ¿No fue eso lo que pretendió en la antigua Unión Soviética, Pol Pot en Camboya, o lo que quiso realizar la revolución cultural en China y también eso estaba en los designios de Kim il Sung y por supuesto de Fidel Castro? ¿En cuál de esos países surgió el “hombre nuevo”? Todos esos experimentos fracasaron, no sólo en la creación del “hombre nuevo” sino en algo más sencillo: dar a sus sociedades un desarrollo aceptable.

Los convencidos son una pequeña minoría. La mayoría de la población no apoya la “reforma”, y aún buena parte de los que la apoyan lo hace por desconocimiento. Por su lado, la mayoría de la nueva elite tiene motivaciones mucho más espurias y terrenales, busca perpetuarse en el poder para beneficiarse del los ingresos que se desprenden del maná petrolero. Si se concretase la vía totalitaria, como muestra la experiencia, sería una tragedia donde sufriría toda la población. Se cumpliría un viejo apotegma: nadie escarmienta en cabeza ajena.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba