El Editorial

El TIAR no implica intervención militar

La presencia de las FARC, ELN y Hezbolá constituyen un cóctel explosivo que pudiera producir una chispa que encienda la sabana

La decisión de once países de invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, TIAR, aprobado en 1947 como un mecanismo de solidaridad y defensa mutua en el continente, y solicitar por ende la reunión del consejo consultivo, no necesariamente lleva a la decisión de llevar a cabo una acción militar, pero si contempla la ejecución de una serie de acciones antes de tener que recurrir, in extremis, a la intervención armada.

Entre las medidas están: la negociación, la ruptura de relaciones diplomáticas y consulares, la suspensión de comunicaciones económicas, de transporte terrestre, marítimo y aéreo, comunicaciones radioeléctricas y telefónicas, en fin, una serie de acciones coercitivas que pueden ser ejercidas para presionar aún más al régimen y solo, en última instancia, es que se podría llegar, si las circunstancias lo imponen, a una acción militar.

Tal como está planteada la solicitud, la intención pareciera ser que la reunión de los miembros de la organización se lleve a cabo en el próximo periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que se iniciará en Nueva York la semana que viene.

Ciertamente, la situación en nuestro país se ha ido deteriorando aceleradamente y la presencia de grupos disidentes de las FARC, del ELN y de Hezbolá, unido todo eso a una significativa presencia de cubanos y apoyo tecnológico militar de Rusia, constituyen un cóctel explosivo que pudiera producir una chispa que encienda la sabana y que llevaría, esperemos que no, a un conflicto militar de gran escala.

Hasta ahora parece ser la decisión del gobierno de EEUU y de sus aliados incrementar al máximo la presión para forzar una salida negociada a la crisis. ¿Será eso posible? Todo depende del nivel de irracionalidad de un régimen que pretende revivir situaciones como las que se vivieron en nuestro continente en los años sesenta y setenta.

Ojalá que toda esta terrible presión convenza a la mayoría de los que integran la cúpula del régimen que les vale más una salida negociada que una conflagracion en la que todos -y particularmente ellos- saldríamos perdiendo.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. Al decir “no necesariamente” implica que todas las alternativas están sobre la mesa. Si no salen por las pacíficas, saldrán por las únicas efectivas, la inminencia de las armadas.Para Pablo Escobar, salir sin persecución armada, era una improbabilidad absoluta.

  2. El asunto es que los tiempos de la gente y de la política no coinciden. La critica situación económica se agrava a una velocidad vertiginosa, no hay trabajo, por tanto, no hay ingresos dignos, hay sí una incontenible hiperinflación, los servicios públicos cada día se deterioran más y ya se espera su pronta extinción, hay una descontrolada y discriminatoria dolarización de la economía. Para el venezolano de a pie, la situación es crítica e insostenible, no puede seguir esperando y de allí, esa emigración desesperada, en las peores condiciones de subsistencia.

  3. ES inconcebible y deleznable como este editorial, hecho por supuestos venezolanos, prácticamente invoca la aplicación de una intervención armada para nuestra Patria. Eso es simplemente TRAICIÓN A LA PATRIA. Son ustedes unos descarados que propician la muerte de miles de venezolanos y venezolanas, sólo por ser y sentirse torpes en la política de tratar de salir del gobierno bolivariano a como dé lugar. ¡¡¡¡APÁTRIDAS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar