El Editorial

¿Es el centro la salida?

Venezuela vive una etapa pendular paseándose de un extremo a otro. No sabe si regresa, como en el pasado, a un sistema prevalente militar, o fija su rumbo en lo que Lenin denominaba la enfermedad infantil del izquierdismo en el comunismo. Sea cual sea el rumbo, ambos tienen en común, el autoritarismo, la antipatía por la democracia representativa y el personalísimo.

Es hora de que el país encuentre un rumbo menos pendular y busque en el centro la vía para progresar, no con base al antagonismo y la competencia feroz, sino en la necesaria cooperación de todos los factores de la sociedad para superar la crisis generada por la polarización.

La única manera viable de resolver los inmensos problemas del país es conciliar los aparentes opuestos en una nueva modalidad de gobernar no ya en beneficio de un partido o de una secta, sino impulsando el esfuerzo creativo y la cooperación de todos para reconstruir la institucionalidad perdida y fortalecer los vínculos societarios para construir una sociedad más justa y democrática.

Las encuestas son una muestra de que más del 80% del país quiere conciliación y un modelo diferente que no divida el país sino que promueva la unión para que juntos podamos salir de la crisis y lograr un mejor país para todos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. En principio estoy de acuerdo con el enfoque que el Editorial de hoy da a la actual situacion de nuestra sociedad. Buscar un camino para reconciliar las distintas posiciones es una buena idea. Pero para reconciliar se necesitan dos socios ninguno de los cuales pueda pretender ser el que tiene la verdad sobre la situacion actual ni que el solo el conoce las vias para la reconciliacion. A mi me parece que la mitad que actualmente manda como manda (autoritaria y totalitariamente) no va a admitir que la otra mitad tenga ni una idea ni una disposicion como y para que cambiar, lo cual genera en la otra mitad dialecticamente una tendencia a dudar de la posibilidad de reconciliar.Si les ponemos apellidos a las dos mitades tenemos para la primera el «chavo-madurismo» y para la segunda la «alternativa democratica». Alli surge la pregunta: ?Como logramos que la primera y la segunda renuncien simultaneamente a sus posiciones encontradas? Los dialogos hasta ahora celebrados entre las dos no han dado ningun resultado, con la mediacion de los Cancilleres de UNASUR y del Vaticano y todo. Incluso la condicion puesta por la segunda (liberacion de los presos politicos) para re-iniciar el dialogo ha sido rechazada por la primera. ?Entonces? No es cuestion de buena voluntad. Incluso: Si yo fuera convocado al dialogo con gentes que me han caracterizado la noche anterior a su inicio via cadena con los insultos y epitetos mas groseros, lo pensaria mas de dos veces si asistiera.

  2. Hasta el momento todo intento de aproximación entre las partes en conflicto ha estado sometida a todo tipo de ´´ imponderables ´´ y ese ´´todo´´, en medio de un proceso de involución realmente impresionante. Basta salir a la calle y observar el deterioro de la calidad de vida de la población y la precariedad con el cual las personas hacen lo posible por resolver sus problemas desde que amanece hasta que anochece. Y es que pareciera que ya la gente ha interiorizado que la cuestión de la resolución de sus dificultades está por encima de cualquier diferencia política. O, que la cuestión política, no es precisamente lo que le va a permitir superar sus carencias y necesidades, con lo que el divorcio entre la esfera de lo individual y lo colectivo – político parecen ir por direcciones opuestas.

    Unas declaraciones del presidente de Fedecamaras en el día de ayer ponen en evidencia ese desencanto o hastío ante la imposibilidad real de que se esten dando los pasos necesarios para superar la profunda crisis en la que nos encontramos inmersos. Y es que pese al esfuerzo del conductor del programa ´´ Vladimir a la 1´´ por adornar la píldora, el señor Roig prácticamente lo que le faltó decir fue : ´´hagan lo que les de la gana´´. Y es que prácticamente así es como nos sentimos todos frente a una absoluta irracionalidad por parte de quienes nos gobiernan y los representantes de la política opositora, que parecen no entender ni entenderse en torno a lo que esperan de ellos los ciudadanos de este país. En este aspecto, el EDITORIAL expresa un deseo, una sana recomendación de lo que pudiese ser una vía o salida al problema ; pero, la apreciación del señor Sonntag, parece ser mas realista y ajustada a la verdad, puesto que ya pareciera mas que agotado el camino del ´´dialogo´´ y todo ha quedado en esas conversaciones de ´´botiquín´´ donde se habla de todo y no se dice nada.

    Lo cierto es que se puede hablar de centro, izquierda, arriba, abajo o de los costados ; que eso es como si al público le hablasen en ´´cantones´´. Sencillamente no lo entiende ni le interesa pues con eso ni va al mercado, ni consigue una medicina, ni gana lo suficiente, ni nada de nada.Y es que lo mas grave es que si había algo de motivación por participar, ahora es todo lo contrario. El público sabe o intuye que por ese camino no se va a ir a ninguna parte. Imaginemos por un momento que el gobierno accediese a darle alguna participación a un opositor dentro del aparato burocrático del Estado, sea el TSJ o el CNE. ¿ Les estaría haciendo un favor o los estaría condenando a muerte ? ; ¿ Sería eso calificable como un ´´fruto del diálogo´´ o como el caer en una trampa bien montada ?. Si eso llegase a ocurrir, ganaría el gobierno y acabaría de enterrar a la oposición.

    Aquí el señor Sonntag tiene la razón. Y es que habría que ser bien ´´sinvergüenza´´ para ´´dialogar´´ con quien te ofende e insulta de manera descarnada y por la calle del medio, y luego sentarse en la mesa y comer del mismo plato para que todo continúe igual o peor. Y es que ni siquiera es una cuestión de pensarlo ni una ni dos veces, sencillamente eso no se debe ni siquiera plantear si se tiene algo de respeto y auto estima para consigo mismo y para con el público en general. Y es que si la oposición continúa con tan disparatadas ideas, lo mas probable es que la abstención sea mayúscula y haya ´´revolución´´ por lo que resta de siglo… pero sin país al que pertenecer. Así de sencillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba