El Editorial

Es necesario un cambio de actitud

Si bien es cierto que el venezolano tiene muchos buenos atributos, tal vez como decía Arturo Uslar Pietri, por esa característica fundamental de nosotros, de ser “toderos” o en otras palabras, ser capaces de adaptarnos a cualquier circunstancias y responder, bien o mal, según nuestras capacidades individuales; pero tenemos también un enorme defecto que es lo que calificamos como la “viveza criolla”, es decir, la actitud de saltarnos, a la torera, los obstáculos, pero sobre todo, el debido acatamiento a las normas, sean estas de cualquier naturaleza, legal, moral o social.

Basta transitar por cualquier calle o avenida y veremos, en pleno ejercicio, esa actitud que consiste en no respetar ninguna norma de tránsito, particularmente los semáforos que, para muchos, son inexistentes. Pero hay muchas más muestras de incivilidad, como acelerar el vehículo para impedir que otro se adelante o estacionarse en lugares prohibidos porque para qué hay que pagar un estacionamiento. O atravesar las calles o avenidas no por donde este señalizado el paso sino por donde mejor nos venga en gana. Y no se hable de la actitud sobrada de los motorizados.

Lo mismo ocurre en las numerosas colas que se forman hoy para cualquier actividad o trámite administrativo, siempre veremos a un “listo” inventar cualquier excusa para pasar de primero.

Esta mala maña fue muy bien tipificada hace unos cuantos años por Antonio Arraiz, en su famoso relato sobre Tío Tigre y Tío Conejo, y más allá de la comicidad de las aventuras narradas, son muestras de comportamientos anómicos que son contrarios a la necesaria civilidad que hace posible una convivencia armónica en cualquier sociedad organizada.

Vista la terrible crisis que hemos padecido en estos años y el deseo de muchos de que ocurra un cambio, es bueno decir que este no sucederá si antes no hemos interiorizado que este debe comenzar por nosotros mismos, entendiendo que, para que una sociedad progrese, tenemos que ser responsables, acatar las normas, pero sobre todo ser solidarios, y entender que solo juntando esfuerzos podremos reconstruir nuestro hermoso país.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

3 comentarios

  1. En alusion a este interesante editorial ejemplos de esta viveza natural del venezolano, que siempre se pone de manifiesto no solo por ser los primeros en colarse en gasolineras, es que es su naturaleza, en cualquier sitio donde haga acto de presencia, cierto que esto nos perjudica ante los ojos de personas que consideran una falta de respeto, falta de educación, de cortesia, de buena vecindad, El venezolano asi sea un letrado, intelectual, premio nobel, grammy, oscar, mara de oro, premio music pepsi cola, actúa de manera inmediata, es decir se le sale la clase,.
    Es el ADN criollo, y como somos orjados en todo, conocemos de todo, hablamos de todo, cocinamos cualquier gastronomia del mundo, asi el interlocutor sea ruso.chino. hindu. arabe, griego, indonesio, de marte, nos entendemos de lo mejor, En deportes llegamos a la meta primero q nadie, somos jueces, anotadores, jugadores, tenemos experiencia en cualquier disciplina deportiva,
    Olimpiadas, Centro americanos, suramericanos, asistimos en grupos y agarramos tremendas peas con fotos y vestuario local, para al regresar pasar todos los años recordando esos momentos, y lo mas dificil los toros,,las corridas de toros tiene especial relevancia, aunque no nacimos en Sevilla. Andalucía.Madrid,desde que nace el toro conocemos su hoja de vida, las ganaderías, ah y los toreros, esos panas burdas, parroquia, nos entramos a vino de jerez en una visita a españa, pasamos una noche del carajo en Las Cibeles, hasta ellas tomaron una copita de vino, abrazamos de pana al rey juan carlos hasta una partida de domino jugamos y le ganamos.pa q mas,
    Nos hicimos verga Bush, Obama y Clinton, son del carajo, y nos metimos una rumba en la Serie Mundial de beisbol en D.C. es tanto que Barak y su esposa se colaron en un carro que alquilamos y vimos al equipo jugar,
    Nos encontramos con Altuve el pequeño gigante 2da base de los astros, mejor que ese chamo nadie, nos regalo una caja de blaco y negro, guisky sabroso pero les dijimos que el Santa teresa tiene nombre de ron, porque el gobierno se los pega, pero es guisky de las fertiles tierra de aragua, donde la caña de azucar es la mejor del mndo,,total, hay q soportarnos, sino dejamos de ser venezolanos..Gracias

  2. Su editorial «Es necesario un cambio de actitud», ciertamente es válida en cuanto a la necesidad de un cambio de actitud, pero sería mas productiva como auto-reclamo, porque vuestra actitud deja tanto mas que desear que la pretendida crítica.

    Hacen ver como si la «viveza criolla», entendida como la actitud de saltarnos obstáculos a la torera y el desacato a las normas fuesen un defecto social exclusivo de nuestro gentilicio, al tiempo que obvian por completo – como si no fuera necesario – que el imperio de la ley y el ejercicio de la autoridad bajo estándares de «tolerancia cero» que carecen nuestras leyes ineficaces, nuestro liderazgo pusilánime y cómplice y la absoluta ausencia de figuras de autoridad y control social, son causas fundamentales de la problemática que denuncian.

    Aspiran del ciudadano el cumplimiento de normas básicas de tránsito, pero obvian el hecho incuestionable de preservación instintivo de la vida y los bienes de los ciudadanos que evitan a todo riesgo la amenaza cierta de detenerse en esquinas mal señalizadas, con luces dañadas, semáforos que no funcionan y ausencia total de la autoridad necesaria para poner orden a dicho caos.

    Critican la ansiedad de los conductores que irrespetan las normas de circulación, pero no se plantean cómo y por qué esos ciudadanos obtienen licencias de conducir sin siquiera un cursillo técnico legal, no se diga prueba de manejo, que me atrevería a inferir una proporción mínima de los contribuyentes a la redacción de su editorial tomó. Luego señalan con dedo acusador a quienes optan por lugares públicos para estacionar como alternativa a la especuladora acción de los estacionamientos privados y finalmente, como siempre, señalan a la «actitud sobrada» de los motorizados sin siquiera plantearse el porqué de su existencia.

    Critican al «vivo» que se adelanta en la fila, pero hacen silencio absoluto al «bobo» que la dirige, que no toma medidas ante el abuso que ciertamente es visible y hasta públicamente denunciado, dejando a los usuarios a merced de instintos agresivos de auto-composición porque no hay forma ni ejercicio de autoridad que lo resuelva.

    Lo que mas lamento de su editorial es que dejan ver la necesidad de que haya un cambio ¡EN LOS DEMAS! pidiendo con una absoluta, irresponsable y peligrosa inocencia que una sociedad mal educada, mal dirigida y con incentivos extrínsecos suficientes para su perversión, haga una suerte de calistenia milagrosa de reflexión y auto-composición, sin entender que el Estado de Derecho, el Control Social, la Educación colectiva, entre otros, son responsabilidad de la dirigencia, del liderazgo y de las estructuras formales de poder de toda sociedad a nuestro nivel y eventualmente de medios como el suyo que haga eco de tantas falencias estructurales y legales.

    Uno entiende sus buenas intenciones cuando claman por un milagro social, cuando al parecer NADIE, ni siquiera ustedes desde su tribuna, pretenden hacer nada mas concreto que un catálogo de buenas intenciones, de las cuales bueno, ya saben, está empedrado el camino al infierno.

    Así como aquel que una vez propuso una solución similar frente a la crisis que él mismo creó…, ¡Dios proveerá!… dirían ustedes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar