El Editorial

Hybris o la desmesura

La hybris era para los griegos la ‘desmesura’. Hay momentos y espacios propicios para la desmesura, como en las elecciones. En todo proceso electoral se exacerban las efusiones emocionales. Las campañas comiciales crean un contexto en el que la tolerancia retrocede y los más exaltados tienden a copar el escenario hasta el punto de no dejar oír a los que más y mejor han meditado lo que dicen.

Esta irracionalidad no sería tan lamentable si el contenido de la discusión se ocupara de temas cardinales. Eso al menos colocaría el foco de atención sobre lo que vale la pena. Pero no es así. El eje de la discusión se ha situado casi exclusivamente en asuntos que debieran ser de interés privado: los negociados de los políticos, las preferencias sexuales, los manejos dolosos de este o aquel funcionario, las calificaciones zoológicas… Pareciera esto más bien la Granja de animales de George Orwell que unas elecciones de un país de humanos, pues el debate se dirime entre gallinas, águilas, moscas, serpientes y otras bestezuelas.

Lo más grave no es solo que se distraen las energías en temas de poca monta, sino que se ocultan y escamotean los que son verdaderamente cruciales. Quisiéramos un debate electoral que concentrara sus enfoques en cuestiones como la política fronteriza, la educación, el papel de la Fuerza Armada, la economía, el petróleo, la reconstrucción de Vargas, la autonomía de los poderes regionales, la seguridad, las telecomunicaciones, etc. Una lista enorme si consideramos también los asuntos de interés estadal, municipal y hasta parroquial que no por ello carecen de interés.

En este asunto los medios de comunicación tienen una responsabilidad decisiva. Es por ello que Venezuela Analítica reitera que sus páginas están abiertas a todos los candidatos de todos los niveles para que expongan sus puntos de vista sobre materias del tipo de las que mencionamos arriba, que mantendrían el debate en la altura que requieren los asuntos nacionales de esta hora: la máxima jerarquía en la atención de todos.

De otro modo ocuparemos toda nuestra energía intelectual en resolver, si acaso, solo los problemas personales de los interesados en envilecer el debate porque solo en ese nivel saben desenvolverse. En la serenidad alguien puede tener la razón, pero en este nivel de envilecimiento y de trivialidad nadie puede tener la razón.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar