El Editorial

Las Carnestolendas

Es curioso recordar el origen de esta palabra y de su equivalente carnaval. Viene del latín y su significado era “ caro vale”, es decir adiós carne. Luego, en italiano, se hizo aún más expreso al llamarlo carnelevare que significa quitar la carne. En la actualidad, en los países cristianos, se refiere a los tres días que preceden al inicio de la cuaresma.

El carnaval en nuestro país ha sido siempre tiempo de gozo y jolgorio y en el periodo colonial fue ocasión de juegos bastante rudos, ya que se bañaba a la gente con agua y otras sustancias.

En gran parte del siglo XX los carnavales en Venezuela fueron muy vistosos, en particular el de Caracas, que en los años 50 fue festejado con las grandes orquestas cubanas y las excelentes venezolanas como La Billos, Los melódicos y la orquesta de Luis Alfonso Larrain, entre otras.

En la era del chavismo, a pesar de los intentos, perdió mucho lustro y hoy podemos decir que no es ni siquiera una parodia de lo que alguna vez fue. No sabemos si hay ánimo en el estado Bolívar para volver a hacer brillar el carnaval del Callao.

El único carnaval que tenemos hoy son las payasadas que vienen haciendo los figurantes del régimen en el escenario mundial.

Este inicio de la cuaresma debe ser tiempo para meditar y para prepararnos para el cambio que está en camino y que esperamos abra la senda para el resurgimiento democrático de Venezuela.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. El contexto cultural que rodea al carnaval impone un sello que en el tiempo en que se realizaban las fiestas tuvo un auge notable. El espectador en ese rito anual: la ciudad ornamentada, los disfraces típicos: el dominó, el arlequín, la colombina, y los rostros enmascarados, constituyen el marco referencial de la fiesta carnavalesca. Ante tantos problemas de nuestra sociedad, la mayoría de la población ha ido distanciándose del evento que en otros países y ciudades tiene carácter artístico: Venecia, Río de Janeiro son los más destacados.
    Es probable que desaparezca la fiesta y nos acojamos a nuestros hogares para hacer otras cosas que exigen atención más que entrenamiento

    1. El contexto cultural que rodea al carnaval impone un sello que en el tiempo en que se realizaban las fiestas tuvo un auge notable. El espectador en ese rito anual: la ciudad ornamentada, los disfraces típicos: el dominó, el arlequín, la colombina, y los rostros enmascarados, constituyen el marco referencial de la fiesta carnavalesca. Ante tantos problemas de nuestra sociedad, la mayoría de la población ha ido distanciándose del evento que en otros países y ciudades tiene carácter artístico: Venecia, Río de Janeiro son los más destacados.
      Es probable que desaparezca la fiesta y nos acojamos a nuestros hogares para hacer otras cosas que exigen atención más que entretenimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar