El Editorial

Los valores éticos y morales no son accesorios

En la Venezuela actual vivimos de manera concurrente varias crisis que van desde la política a la humanitaria, pasando por la energética, sanitaria, hospitalaria, alimentaria, económica y de seguridad. Pero poco se habla de la que tal vez es la mayor de todas, que es la de la pérdida de valores.

Pareciera que en estos últimos veinte años se pretendió abolir los valores supuestamente burgueses, que de una u otra manera existían durante la era democrática, que si bien no eran perfectos, por lo menos eran referentes necesarios en la vida pública.

Hoy, no sólo no hay referentes éticos en la cúspide del régimen, sino todo lo contrario, y lo que es más grave es que esta ausencia de valores ha permeado hasta los niveles más bajos de la administración pública. Ya es común que para resolver tus problemas de teléfono, Internet, agua, gas, gasolina, salvoconductos y demás tramites ordinarios, algún funcionario, a cambio de unos «verdes», te resuelva la avería o te “ayude” a conseguir lo que necesites.

Una sociedad que se acostumbre a no prestar servicios adecuadamente, y recurra al expediente de la corrupción para resolver, nunca será una moderna y próspera. Pero tampoco lo será si para progresar necesita tener “conocidos” que a cambio de favores le permitan sortear cualquier instancia administrativa.

Ahora bien, no son sólo los funcionarios o los políticos los que carecen de valores, lamentablemente también los ciudadanos, que por las razones que fueren, están decididos a acogerse a esa mala praxis para solución de sus intereses particulares.

No pretendemos desconocer el estado de necesidad al que este oprobioso régimen nos ha conducido, pero si creemos que si algo será necesario en el próximo futuro, es la realización de una campaña intensiva mediante la cual se le explique al colectivo por qué es indispensable, para funcionar como sociedad eficiente, reforzar los valores éticos y morales de todos los integrantes de la sociedad.

En la era democrática lo intentó Renny Otolina, hoy esperamos que algunos recojan esa antorcha e iluminen al país que queremos sea el nuestro pronto.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. El editorial nos dice del estudio de la ética en el ámbito social y de gobierno o ética pública. El estudio sugiere responder a las preguntas ¿Qué es la ética pública? ¿Cuál es su importancia? ¿Por qué es necesaria? así como el identificar las acciones existentes para su fomento. Para una mayor comprensión sobre la importancia y necesidad de la ética en el ámbito público, debemos examinar el quebrantamiento de principos de ética en el gobernante y sus efectos en la población. Un Estado corrompido traer miseria a la comunidad en lo social, es un Estado frustrado o fallido que cae en la destrucción de las instituciones.
    Sin Derecho no hay justicia. Todo se convierte en una acumulación de personas sin moral, que son las costumbres de la comunidad, y luego en la abolición de la ética, que es la aspiración de vivir en paz social.

  2. Estoy muy de acuerdo con su editorial. Es evidente la falta de valores éticos y morales de la administración actual en Venezuela Pero, esa moralidad no es el resultado de los últimos veinte años, aunque podemos constatar que se se ha acentuado. Chávez llega al poder efectivamente por la ausencia de esos principios en nuestra sociedad. Yo soy valenciano y tengo 74 años. En mi niñez, la honorabilidad de un ciudadano era producto de su honradez, el respeto a las leyes y su dedicación a la familia y al trabajo. Ese concepto fue cambiando y podemos recordar cuántas veces escuchamos y asentimos los venezolanos “rolo e vivo” y “pendejo~, para calificar al deshonesto y al honrado respectivamente. Si queremos rescatar a la Venezuela de antaño, tenemos que desempolvar los valores que nos hicieron respetarla y amarla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba