El Editorial

¿Ni un paso atrás?

Ese fue el clamor de los republicanos españoles ante el asedio de las tropas de Franco frente a Madrid. Lamentablemente esa heroica resistencia se vio minada por las luchas instestinas generadas por el partido comunista, de corte soviético, contra las otras fuerzas de izquierda y en particular contra el POUM de inspiración trotzkista.

En Chile, la caída de Allende la precipitó la anarquía de la ultra izquierda y la larga permanencia, prácticamente un mes, de Fidel Castro en territorio chileno.

En Venezuela, estamos contemplando una situación similar con los enfrentamientos, cada día más públicos, entre los diversos factores que integran lo que se denomina el chavismo.

El asunto no es de no dar un paso atrás, sino saber que se debe hacer para dar un paso al frente e iniciar las transformaciones indispensables para asegurar la gobernabilidad.

El viento no sopla ya a favor del régimen, la percepción de que no sabe cómo resolver la crisis es ya vox populi. Si no dan un paso al frente y proceden a realizar los cambios indispensables, les sucederá lo mismo que a aquellos que creían que bastaba con decir ni un paso atrás.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Si el Generalísimo no se hubiese mantenido firme frente a las huestes rojas y ser el quien le imprimió el ritmo a la guerra, posiblemente la hubiese perdido. Solo con buenos generales, recursos y una gran determinación mas el apoyo de una buena parte de la población, se dio el lujo de mantener la guerra hasta alcanzar plenamente los objetivos políticos y militares necesarios para alcanzar el poder y conservarlo por décadas.

    Es evidente que el gobierno venezolano se encuentra en serias dificultades y ello está repercutiendo muy negativamente sobre la calidad de vida de la población sin distingos de ideología o militancia política. Ello, puede constituir una ventaja en un momento dado desde la perspectiva opositora, pero no garantiza necesariamente un triunfo contundente para definir el curso de la ´´guerra´´ que no va a ser otra que la electoral. No obstante, sin una unidad de mando y de acción, con claridad de objetivos y con una gran determinación, tampoco nosotros podemos garantizar una contundente victoria sobre nuestros enemigos. A lo sumo podemos afirmar que las fuerzas opuestas tienden a equilibrarse.

    Es importante entender que se debe tener un sentido de la realidad y no temer el llamar a las cosas por su nombre. Solo así se puede mantener la objetividad y lograr una visión mas exacta sobre a que nos estamos enfrentado y que podemos esperar en el supuesto de una victoria. Y es que los discursos y las emocionalidades pueden ser todo lo ´´bonito´´ que se quieran, pero no resuelven nada sino van acompañados de soluciones concretas y sobre todo viables. Nada se gana con un triunfo electoral si la victoria es efímera y su permanencia en el tiempo insostenible.

    Sin un lento y bien pensado proceso de transición hacia la reconstrucción de la economía nacional y la restitución de los derechos civiles no será posible alcanzar los objetivos. Y es que si en algo el ex Caudillo se destacó, fue en ese imponer la gradualidad en su avance hacia la consolidación del socialismo ( comunismo ). Contaba con los recursos financieros y el liderazgo indiscutible para ello, supo mantener la unidad interna de su gente y supo imponerse bajo todas las circunstancias por muy adversas que estas fuesen. Ninguna de esas condiciones las tiene el presidente Maduro y fue la peor decisión que tomó el ex presidente Chávez – yo diría que con toda la mala intención del mundo – , como para que lo recordaran como que el ´´si supo gobernar´´.

    Hay que considerar que el presidente Maduro está ´´adelantando los tiempos´´; que es el quien maneja cuanto recurso entra en el país ; que goza del apoyo ( interesado) de los que poseen el monopolio de las armas y la violencia legítima ; y que está comprometido con un proyecto de los hermanos Castro Ruz, donde por el momento, el es una pieza necesaria aunque no imprescindible. Todavía les es de alguna utilidad. Y hasta puede que se decida a ir por la vía violenta o revolucionaria en sentido clásico, para mantenerse en el poder, y hacer realidad aquello de ´´no volverán´´. Los comunistas son capaces de ello y mucho mas.

    El párrafo anterior puede que nos aclare algo a que nos enfrentamos y si estamos preparados para ello ; y por tanto, sopesar si se contaría con el soporte militar y la logística necesaria para, no solo conquistar el poder sino conservarlo. Franco así lo asumió y le imprimió su propio ´´ritmo´´ a la guerra civil y el tiempo evidenció que sus decisiones fueron acertadas al punto que no solo murió en el poder, sino que convencido de que el franquismo no sobreviviría sin el, aseguró la transición designando al futuro Rey como sucesor con todas as atribuciones absolutas de las que el gozó como Jefe de Estado. No se equivocó.

    ¿ Contamos nosotros con un futuro Jefe de Estado con las cualidades de un estadista de altura que nos permita una transición lo mas pacífica posible ?. Sabemos que tenemos gente calificada para administrar idóneamente el país, pero en cuanto a tener un Jefe de Estado con virtudes para ejercer el poder y conservarlo, eso solo lo puede responder quien aspire al cargo. Es claro que el presidente Maduro no llena ninguno de los requisitos mínimos para ser presidente, salvo que fue designado a dedo por su antecesor y que no fue una decisión muy inteligente, salvo por la mala intención del ex Caudillo que cuando quería poner la torta, lo sabía hacer de manera muy consciente e interesada.

    Todavía nos queda un largo trecho por recorrer y como expresa el EDITORIAL de hoy , lo importante es : ´´saber lo que se debe hacer´´ y que como creo ha quedado en evidencia, no es ni remotamente una tarea fácil, pero en modo alguno, un imposible. Sigamos adelante, pues no nos queda otra.

  2. Sostiene Jaime que «Maduro no llena ninguno de los requisitos mínimos para ser presidente», y agregamos que ni siquiera llenó el requisito que la Constitución exige, para ser Canciller y Presidente, el de haber NACIDO en Venezuela. Los del PSUV le han inventado varios lugares de nacimiento, pero a pesar de tántas falsas cunas, no tiene la Partida de Nacimiento que se requiere para llenar el requisito constitucional. Súmenle eso a sus otras múltiples y profundas carencias, y tendrán un caramelito de ajo bañado en vinagre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba