El Editorial

No cambiar de posición impide el consenso

Muchos dirigentes políticos se aferran a mantener a toda costa sus posiciones políticas, sin darse cuenta de que estas no han producido el resultado deseado de acabar de una buena vez con el régimen opresor.

Es cierto que un porcentaje cercano al 90 % de la población quiere un cambio político en el país, pero en lo que no parece existir consenso es quiénes y cómo lo lograrán, por eso la opinión pública no sólo está dividida, sino confundida.

Lo cierto es que las tesis que consideraban -y persisten en sus argumentos alambicados- que la única salida proviene de una intervención, no son claras en decir quiénes serán los que intervendrán. Entonces la pregunta que se les puede hacer es en qué puntos estarían de acuerdo con las otras visiones opositoras.

Lo mismo se puede decir de los partidarios de elecciones en las condiciones actuales, esos a quienes parece no hacerles mella la realidad de la última elección de gobernadores, o la -todavía más siniestra- farsa parlamentaria del 2020, que dejó en el más deplorable ridículo a los alacranes, y además tampoco explican cómo la realidad será distinta en esta ocasión.

Y por último están los que por razones muy diversas promueven acuerdos con el régimen, olvidándose del Via Crucis de las hasta ahora fallidas conversaciones, porque nada más lejos de ser un auténtico y sistemático proceso de negociación en el que ambas partes estén dispuestas a llegar a algún acuerdo verificable.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Creo que es el momento de actuación directa de la ciudadanía. Ya se expresó en la Consulta Popular. Es lo que viene.

  2. Está a la vista que nuestro país no logró hacer de la política una ciencia, como sí existe en países democráticos y profesionales destacados en el mundo.
    No tenemos por desgracia un pensamiento -político y económico- capaz de prescribir conforme a lo que la “ciencia Política” describe. Parece que la realidad nos supera, y es así en buena parte y no debe minusvalorarse. Llama la atención cómo el pensamiento político del Siglo XIX se adelantó a su realidad, y posteriormente en una parte la sociedad se conformó de acuerdo a sus postulados. Tal vez hoy exista un divorcio excesivo entre la ciencia y la política, y la ciencia actual sea inútil o irrelevante cualitativamente, no obstante su incremento cuantitativo. Cuanto más reticente sea un político a las innovaciones en favor al interés general, más necesario es un asesor capacitado en las habilidades propias del politólogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba