El Editorial

No es fácil vivir entre basura

Usted tiene dinero para construirse un palacio, amoblarlo, tener los mejores equipos y dos o tres vehículos de lo mejor, pero si su casa está rodeada de basura, olerá a basura. Puede que incluso se acostumbre al olor a podredumbre, pero los demás sentirán el mal olor y lo señalarán a usted y a su familia. Serán ricos, pero donde vayan serán también apestosos. Y quien se acostumbra a la basura, se hace parte de ella.

Así estamos en Venezuela, hundidos en la devastación de un régimen que habla de revolución y de dedicación al pueblo, pero mantiene descuidados, abandonados, los servicios públicos, la atención a los ciudadanos en las oficinas gubernamentales, la seguridad, la apariencia.

No importa cuánto se hayan robado los que lo hayan hecho, lo que cuenta es lo poco que han hecho y lo mucho que han dejado de hacer. Es triste que no entiendan, por ejemplo, la importancia del sistema de orquestas con instalaciones, centros de entrenamiento y de exhibición, el valor de maestros bien pagados y respetados en todo el sistema público de instrucción –los funcionarios públicos mejor pagados de Japón son los maestros, y no es por capricho-, la satisfacción popular de instalaciones de salud esmeradamente cuidadas, el mejoramiento de los salarios públicos al mismo tiempo que la adecuada motivación, incluyendo los policías para convencerlos de que no son asesinos al servicio del gobierno sino vigilantes al servicio de los ciudadanos, la concientización del empleado público para servir y no para maltratar.

El problema del país no es tener el poder, sino formar a los ciudadanos para serlo, para saber reclamar sus derechos al mismo tiempo que para ejecutar sus deberes. La convicción de que todos somos ciudadanos, que Venezuela no es de todos, sino todos somos de Venezuela y como seamos cada uno de nosotros, así será el país en el cual vivimos. Sin basura maloliente.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba