El Editorial

Qué significa ser tildado de narcodictadura

La lucha emprendida por diversos países para que ocurra una transición política pacífica y democrática en Venezuela ha pasado por diversas etapas.

Las primeras fueron intentos para lograr una solución negociada impulsada por el Vaticano en el fallido proceso de diálogo en Santo Domingo.

Luego vino la supuesta mediación del expresidente español, Rodríguez Zapatero, apoyada por ciertos políticos hasta ese entonces conocidos como opositores, que no llegó a nada porque muy pronto se notaron las costuras, ya que esa iniciativa buscaba un acomodo que mantuviese, con cambios formales, el status quo.

Llegamos así al proceso de mediación noruego, con sus diversas fases, el cual tuvo el mérito de ser el primer caso de negociación sistemática para identificar diferentes soluciones a la crisis. No se logró un acuerdo, pero si quedaron en la mesa de negociación planteamientos que ahora resurgen con la propuesta norteamericana del Consejo de Estado, ya que fue precisamente en Barbados donde la delegación de la oposición propuso varios de los enunciados enumerados por Pompeo, entre ellos, inclusión de todas las fuerzas políticas en una futura transición, incluyendo al PSUV, y la iniciativa de separación del cargo, tanto de Guaidó, como de Maduro.

Y todo lo que conlleva ese esquema recoge, por cierto, cada día más apoyos internacionales, aunque no necesariamente internos.

En este camino también han habido de lado y lado otros intentos internos de distinta naturaleza y ninguno ha logrado que cambie la situación actual.

Pero ahora se adiciona un nuevo elemento. La Fiscalía norteamericana ha presentado evidencias que vincularían a la cúpula del régimen que detenta el poder en Venezuela como parte activa en las acciones de los cárteles de la droga tanto mexicanos como colombianos, poniendo inclusive precio a las cabezas de ciertos personeros, y EEUU ha decidido desplegar acciones antinarcóticas en el Caribe para «proteger al pueblo de Estados Unidos de los carteles de la droga».

Esta definición de que Venezuela se ha convertido en un narcogobierno cambia la percepción mundial, y si a eso se le une la posible implosión del país por la acumulación de crisis: sanitaria, humanitaria, migratoria, petrolera, económica, y de seguridad, los países que tienen intereses económicos en Venezuela a largo plazo, ven con temor el caos que inevitablemente sucederá, si no se produce un viraje fundamental en la conducción política de Venezuela.

En ese sentido, es probable que los acuerdos internacionales sean mucho más amplios de lo que han sido hasta ahora y la fórmula Noruega- Americana pudiera ser una solución que alcance un grado de consenso que nadie podía creer viable hasta este momento.

El tiempo es un factor crítico el riesgo de que ocurra en Venezuela. Un auténtico cataclismo ya no es cuestión de meses, sino acaso de semanas.

Pareciera factible pensar que vamos hacia la aplicación de la Convención de Palermo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Este es un tema interesante por su origen y desarrollo ulterior.Aquí no se podía hablar de narcotráfico hasta que el Cartel de Medellín logró el control de las rutas para llevar la droga hasta el gran mercado norteamericano que, no percatándose del peligro adictivo de la cocaina se consumía como una «droga social», ya que hasta el momento la marihuana era de uso corriente pero comercialmente presentaba problemas de distribución por su incomodidad al transportarla. También México se incorporaría al gran negocio del tráfico y lo que se necesitaba era quién garantizara las toneladas millonarias para expandir el negocio. Lo importante es que el gobierno colombiano y mexicano le colaboraban a los narcos, hasta que alguien se percató de que la clase política podía ser desplazada del poder, incluso a nivel de la presidencia de Colombia con el grave error de Pablo Escobar Gaviria que, quedó en evidencia al aspirar a un negocio que no conocía y que no era el suyo. Vino la guerra y el progresivo desmontaje del Cartel de Medellín, quedó el de Cali y nuevas fuerzas se agruparon en torno a la guerrilla M19, FARC y ELN y por el lado gubernamental con los comandos paramilitares que, combatieron al lado de los gobiernos legítimos y enemigos del comunismo de la época.Por su lado, México culminó su ciclo con EL CHAPO y el Cártel de Sinaloa y ya suplantado por los nuevos carteles emergentes que, se abren espacio en el mercado. Poco conocemos de los carteles gringos pues poco se sabe de que actúen como tales ; aparentemente, son un negocio más de las grandes organizaciones criminales o mafias que manejan el mundo de la droga, pero existen y manejan miles de millones de dólares y al igual que los carteles colombianos, mexicanos y otros menores, tienen un poder real y manejan mucho dinero. En Venezuela tenemos el Cartel de los Soles, pero es un cartel de poca monta, se dedica en realidad a cobrar peaje por el paso de la droga por nuestro territorio, prostitución, trata de mujeres, contrabando, servir a los intereses de la Mafia Rusa, y a proteger a los grupos guerrilleros y proteger el mercado interno de los adictos, y mantener estrechas relaciones con los otros carteles, pero en realidad no manejan un gran negocio. Es evidente que un cartel a lo venezolano habrá de ser un gran negocio a futuro, pero tendría que contar con sembradíos tan importantes como los de Colombia. Lo cierto es que sí tenemos una narcodictadura que, llegó a su fin y ahora le tocará ser exterminada y silenciada, aunque nuestro problema político es prioritario como tal, pero creer que desmontaremos las bandas criminales del narcotráfico, así no más, lo dudamos. Lo cierto es que necesitamos de nuevo la DEA para que nos colabore contra este flagelo universal, tanto o más peligroso que el COVID 19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar