El Editorial

Votar o no votar

La fecha está fijada, la campaña está desatada, las dudas cunden. Unos van a votar, otros no. ¿Cuál es el objetivo del evento electoral del 21 de noviembre? Los entusiastas del régimen no conseguirán la ansiada legitimación, que depende de otros factores. Los opositores al régimen no lo derrumbarán. El 22 de noviembre tendremos el mismo gobierno que el 20.

Lo que lograrán quienes buscan un cambio de régimen es una toma de posición. Demostrarán que este ya es mucho menos y que quienes están en desacuerdo con él ya son muchos más. El evento electoral del 21 de noviembre será así, independientemente de cuantos gobernadores, alcaldes y concejales consiga cada sector, una señal clara para cada uno.

El síntoma claro de qué piensan los venezolanos. Una asistencia masiva sería señal indiscutible de interés y debería marcar el camino al régimen y a la oposición. La no asistencia será una señal alarmante para cualquier venezolano, sea chavista, antichavista o indiferente. Porque la indiferencia es una importante toma de posición preocupante para ambas partes.

¿Logrará la oposición la tan ansiada unidad en esta recta final? ¿Serán capaces de motivar a los votantes?

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. El estallido social que fue el “sacudón” o “Caracazo” del 27 y el 28 de febrero de 1989 convirtió el tema de la pobreza en la principal causa de movilización política en Venezuela a lo largo de los años noventa. El Caracazo fue producto de las tensiones socio-económicas sufridas por la sociedad venezolana a partir de la primera gran devaluación de la moneda, el viernes 18 de febrero de 1983. Esta circunstancia, comienzo de una corriente recesiva que implicó reestructuraciones que atentaron contra la calidad de vida de los estratos sociales medios y bajos, fue también el primer síntoma del agotamiento del sistema bipartidista venezolano, que había regido el destino del país desde 1959.
    La población de pobreza material quizás atienda el llamado del usurpador, pero aquellos que carecen de voluntad seguirán en una lid sin finalidad y sin destino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba