Mundo Empresarial

Recreaciones Aventura, un negocio de sonrisas

«Y Pepito era A-ven-tura, wasi wasi, wasi wasi, A-ven-tura». Un grupo de unos 400 niños cantan uno de los temas de Recreaciones Aventura mientras, con sus manos, hacen una coreografía que se corresponde con la canción. Unos van por un lado, otros se enredan. Algunos no cantan, otros gritan a voz en cuello, lo disfrutan más que un juego.

La escena se repite varias veces al día durante los cinco que dura el plan vacacional. Aquí, el trabajo para los más de mil jóvenes empleados entre coordinadores, directores, guías y personal de logística se reduce a dos meses y medio al año. Este es un trabajo que en diez semanas es capaz de sacar unas cuatro mil sonrisas infantiles -y juveniles-, un trabajo que comenzó como un emprendimiento de dos jóvenes y este año apaga su vela número diez.

En 2013 la empresa inició la exportación de su servicio con el inicio de operaciones en Panamá y entre los planes futuros se encuentra la incursión en el mercado estadounidense.

Desiree Rojas, directora fundadora de la empresa, explica de qué manera un par de estudiantes universitarios a punto de culminar sus estudios superiores -Ingeniería y Comunicación Social respectivamente- sin experiencia en administración ni organización gerencial lograron fundar y posicionar en el mercado una empresa de recreación en un país que, desde los inicios de su emprendimiento, se ha mostrado «en crisis».

-¿Cuáles fueron los obstáculos iniciales que se les presentaron cuando decidieron fundar la compañía?
-El mayor problema que tuvimos al principio fue el financiamiento porque éramos dos jovencitos de 21 años cuando arrancamos y básicamente no teníamos historia crediticia. Al principio tuvimos que pedir prestado a nuestros amigos, a nuestros familiares, a la gente conocida.

-¿Y en el presente?
-Ahorita es un poco más complicado, porque no tiene que ver con un tema de recursos sino con la materia prima. En el caso de nosotros, que tenemos una operación que no solo depende de la actividad recreativa, sino que también trabajamos con servicios de catering y de transporte, el tema de la escasez es un problema. Por ejemplo, no tienes las telas, el algodón o los colores para ofrecer un uniforme que los niños puedan usar durante el plan vacacional.

Por otro lado, hay una escasez enorme en productos alimenticios, por lo que no tienes la posibilidad de cumplir con un menú que, de pronto pudiste haber propuesto hace unos dos meses atrás.

En tercer lugar está en el tema del transporte. No hay repuestos en el país, lo que representa un gran problema si las unidades en las que nosotros trasladamos a los campistas comienzan a fallar. Entonces ahorita las complejidades son muchísimos más, porque vienen desde todas las aristas del negocio y eso hace agotador el desarrollo, el proceso y la ejecución. Es verdaderamente desgastante.

-¿Cuáles son sus objetivos para antes de que termine este 2015?
-En el corto plazo, cumplir con los contratos que ya tenemos. Que tengamos una temporada exitosa y que todos nuestros clientes queden satisfechos.

Desde el punto de vista organizacional y económico del país, seguir trabajando y seguir prestando servicios en Venezuela, que cada vez es más complicado. Hemos sabido poder mantenernos en la ola, que es lo más difícil de todo y mantenernos en la cresta. Eso nos permite ver todas las posibilidades y adaptarnos.

-¿Cuál es su plan de crecimiento?
-Esperamos que para inicios del próximo año podamos comenzar a prestar nuestro servicio también en Estados Unidos.

En Venezuela los planes, sin duda, siguen siendo posicionarnos, fortalecernos en nuestro nicho de mercado y ofrecer temporadas a particulares, lo cual es un logro importante desde hace tres años. Para nosotros, posicionarnos en ese nicho va a ser muy importante.

-A pesar de que quieren expandirse a otros países, su intención no es migrar la empresa. ¿Por qué seguir creyendo en Venezuela?
-Porque es el país en el que nacimos. Mi socio y yo somos como exageradamente nacionalistas, creemos en el país, no nos queremos ir por ningún motivo del mundo. Nosotros siempre decimos que nos vamos cuando apaguen la luz y eso no va a pasar. Los países no tienen fondo, no van a llegar nunca a lo más profundo.

Vamos a seguir acá, en Venezuela, porque estamos absolutamente convencidos de que las cosas van a mejorar y nosotros queremos ser partícipes de esa mejora. Por otro lado, el tipo de servicio que prestamos no permite tener una participación muy activa en esa mejora, porque trabajamos con los niños, con las generaciones futuras. Además, trabajamos con la juventud venezolana, con los estudiantes universitarios. Sentimos una gran responsabilidad de cara al país.

Es por ello que seguiremos aquí. Es, además, donde está el grueso de lo que nosotros hacemos: la empresa mejor posicionada, con mejor proyección. En otros países tienes otras limitaciones porque, al final, tú te vas a otro país, pero no dejas de ser nunca un venezolano y eso te genera a veces ciertas dificultades ante la competencia en el exterior.

-¿Qué diferencia a Recreaciones Aventura de otras empresas?
-Nuestro primer elemento diferenciador  tiene que ver con la formación del staff. Esto es algo super importante para nosotros, por lo que dedicamos muchísimas horas a lo largo del año para preparar a la gente que trabaja con nosotros con muchísimas herramientas que no solamente le van a servir para trabajar en Aventura, sino para el resto de su vida.

Otro de los elementos tiene que ver con la calidad de servicio. Esa es nuestra filosofía. Tenemos tres clientes importantes: los niños, que son quienes disfrutan el plan vacacional; los departamentos de recursos humanos de las empresas, que son quienes nos contratan y también los representantes. Nosotros tratamos de complacerlos a todos.

Dos elementos muy importantes son los valores y la seguridad, porque la sociedad está ahorita muy afectada por todo lo que estamos viviendo. Creemos, entonces, que la práctica de los valores, del respeto, de la tolerancia, son fundamentales por lo que tratamos de, en todo lo que hacemos, involucrar estos valores para que los niños comiencen a practicarlos y también nos ayuden a fomentarlos en su día a día.

Por último, tenemos el tema de la seguridad. Precisamente por este mismo proceso que estamos viviendo, para los representantes y los departamentos de RRHH, los temas de seguridad son muy importantes y por ello tratamos de minimizar cada riesgo que exista en cualquier ámbito.

-¿Qué consejo le darías a algún emprendedor nuevo que le tema a emprender en el país por la situación que atraviesa?
-Los momentos de crisis son muy ricos en oportunidades, es allí cuando la mayor cantidad de personas toma la decisión de irse del país. Actualmente en Venezuela hay muchas oportunidades.

Mi socio y yo nos acabamos de graduar de una maestría de administración de empresas en el IESA y si algo nos queda claro desde el punto de vista del emprendimiento es que lo que necesitas es una idea y muchísima paciencia, tolerancia, el insistir mucho. Las probabilidades de tirar la toalla son muchísimas, más en una sociedad como la venezolana, con las limitaciones que tiene.

Al final yo me imagino que no es solo acá en Venezuela. En cualquier país del mundo debes tener esta flexibilidad. Este es un país increíble para hacer negocios porque su mercado es muy buen consumidor. El venezolano todo te lo compra, si le ofreces algo va a querer por lo menos probarlo. La verdad es que este es un país que te invita mucho a poner cualquier idea en práctica.

Yo le digo a todos que tengan la oportunidad de emprender que lo hagan. Lo peor que puede pasar es que tengan que empezar de cero con otra idea y lo bueno de los emprendedores es que siempre tenemos retos por delante: una vez que inicias un proyecto, crece y vas a tener que delegar y probablemente vas a tener que comenzar otros proyectos porque también el riesgo lo tienes que diversificar. No puedes tener todos los huevos en una sola canasta, tienes que comenzar a diversificar los riesgos.

Finalmente, siempre he sentido que emprender es una oportunidad de crecimiento personal, más allá del crecimiento profesional. Siempre vas a poder contratar especialistas: un administrador, un abogado o una persona que ya tenga experiencia en determinada área, pero el crecimiento que te crea a ti como persona el tener una idea, poder materializarla y, además, tener algún tipo de rentabilidad por algo que te apasiona o te gusta, es increíble.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba