Salud y Bienestar

Tratamientos para minimizar várices

La mayoría de las veces, las venas varicosas son un problema estético más que de salud. En la actualidad existen diversos tratamientos caseros y profesionales para cerrarlas o extraerlas. En todo caso, el método más indicado para cada caso dependerá de la orientación médica y el presupuesto.

La función de las venas es transportar de regreso al corazón la sangre que ya entregó oxígeno a los tejidos del cuerpo para que pueda reabastecerse de más oxígeno y volver a circular. La falta de este elemento en la sangre que circula por esas venas es lo que les da el notorio tinte azulado que puede verse a través de la piel.

«Las várices son venas que se han agrandado y la sangre, en lugar de impulsarse sin tropiezos por ellas, tiende a acumularse, haciéndolas abultarse y lucir nudosas. Las venas varicosas a veces tienen la apariencia de cuerdas debajo de la piel. Si bien toda vena puede convertirse en várice, éstas son más comunes en las piernas y pies porque esas venas trabajan contra la gravedad a fin de devolver la sangre al corazón.

¿Cuándo acudir al médico?

Por lo general, las venas varicosas no ocasionan ningún problema, salvo por la apariencia. Sin embargo, a veces se vuelven molestas porque producen dolor o pesantez en las piernas. El dolor puede empeorar después de permanecer sentado o de pie durante un buen rato. Las várices también pueden producir ardor, pulsaciones, calambres musculares e hinchazón en las piernas. Con esos síntomas se recomienda acudir al médico. Sobretodo, si aparecen llagas cerca del tobillo podría ser indicativo de una enfermedad vascular más grave.

Tratamientos

Muchas personas quieren deshacerse de las várices, aunque no les causen síntomas. Existen varias opciones para hacerlo: un procedimiento, llamado escleroterapia, implica inyectar una solución en la vena para que forme fibrosis y se cierre. Este procedimiento es más eficaz para las várices pequeñas a medianas y en algunos casos, se puede repetir el tratamiento para mayor eficacia.

Para las várices más grandes, el láser es más recomendable. El tratamiento consiste en la introducción de una sonda fina o catéter previamente calentado con el láser dentro de la vena. A medida que se retira el catéter, el calor destruye la vena, haciéndola colapsar y sellarse. El rayo láser también puede servir para cerrar una vena varicosa pequeña sin atravesar la piel y, por tanto, no requiere incisiones.

Otra alternativa es la fleboextracción, que generalmente se reserva para venas largas que se han tornado varicosas. La vena se extrae a través de una serie de incisiones pequeñas. La extracción de la vena no es un problema porque otras venas más profundas de la pierna se encargan de proveer la sangre que anteriormente circulaba por la vena extraída.

Sin embargo, antes de proseguir con uno de estos procedimientos, se recomienda tomar algunas medidas de autocuidado que sirven para achicar las várices.

-Hacer ejercicio de forma regular.

-Perder peso.

-Evitar permanecer sentado o de pie durante períodos largos y no usar ropa apretada.

– Usar medias de compresión que debido a que aprietan de manera uniforme las piernas, permiten que la sangre circule mejor por las venas.

-Conversar con su médico acerca de las alternativas de tratamiento que sean más idóneas para su situación. En muchos casos, el tratamiento de las venas varicosas tiene éxito.

Con informaciñon de Clínica Mayo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba