Entretenimiento

Camus, la rebeldía y el regreso de Dios

(%=Image(4752306,»C»)%)

La Ley Moral: ¡somos absolutamente libres de obedecerla o no!
Este año se cumple medio siglo de la muerte de Albert Camus, un brillante
intelectual francés, fallecido muy prematuramente a los 47 años. Con un
inmenso respeto para él y para sus seguidores, estaremos durante todo el año
usando su «Filosofía del absurdo, el compromiso y la rebeldía» (igual que el
Irracionalismo de Nietzsche, el Existencialismo de Heidegger, la
Fenomenología de Husserl y el Vitalismo de Bergson) como respuestas endebles
a la monumental quiebra de la Civilización, la Filosofía y la Racionalidad
occidentales que se produjo en los 50 años que median entre 1781 y 1831.
Esto es, entre la Crítica de la Razón Pura de Kant y la muerte de Hegel.

En ese otro medio siglo se desplomó el edificio que habían logrado construir
la Filosofía Griega, el Cristianismo y la Economía de Mercado anglosajona.
Una Cosmovisión profundamente optimista, esperanzada, centrada en la Verdad
y la Belleza; en la ilusión de que el Bien, de alguna manera fundado en la
Razón y en Dios, podría imponerse al Mal; esa creencia ingenua según la cual
éste no existe, sino que es tan sólo la «carencia o ausencia del Bien». Era
también el optimismo infantil y desbordado de la Ilustración y la Filosofía
Moderna, que suponían que el desarrollo espectacular de la razón, la
ciencia, la tecnología y la estética garantizaban el progreso, el bienestar,
la felicidad y el auge espiritual del hombre.

¡Todo ello se desplomó de manera estrepitosa! Occidente se quedó
literalmente en pañales. Y la intensidad de dicha caída no podía sino
producir la reacción virulenta de Nietzsche, la indefinición lamentable de
Heidegger, el aferramiento desesperado del propio Nietzsche y de Wagner a la
estética como sustituto de la Filosofía; el Comunismo de Marx, el
nazifascismo, el estalinismo, el maoísmo, etc. Ciento setenta años de
balbuceos y desesperación -desde la muerte de Hegel hasta finales del siglo
XX-, dos centurias prácticamente, aplastadas por aquella quiebra de la
Filosofía y de todos los asideros que Occidente había creído encontrar.

Para juzgar a Camus -positiva o negativamente- hay que tener una visión muy
clara del tamaño, magnitud e importancia de aquella quiebra. Y para ello,
nada mejor que pensar en el demoledor fracaso de Kant, de lejos el filósofo
más importante de la Modernidad y uno de los dos o tres más grandes que haya
parido la Humanidad. Ese error increíble según el cual la Razón nos impone
el respeto a la Ley Moral, ¡pero somos absolutamente libres de obedecerla o
no! Con lo cual estaba aceptando que no hay en realidad ninguna Ley Moral y
que no hay en el hombre nada que garantice el Bien.

Frente a dicha quiebra, las respuestas de Nietzsche, Heidegger, Husserl,
Kierkegaard y Schopenhauer fueron sencillamente lamentables. Y es en ese
contexto en el que hay que juzgar la obra de Camus: ¿Hay en ésta algo que
supere los esfuerzos de aquellos cinco grandes genios, que abordaron
endeblemente la quiebra de la Filosofía? ¿Se podía enfrentar esta tragedia
desde posiciones ateas o era necesario esperar por un replanteamiento
poderoso de la noción de Dios, capaz de derrotar, no al Mal Benigno que se
asumió antes de 1781, sino al Mal Radical, profundo e insondable, que se
asomó en el siglo XIX y estalló criminalmente en el XX? ¿Ayudaba en todo
esto el ateísmo o era necesario esperar el regreso de una noción de Dios
infinitamente más poderosa, capaz de enfrentar un Mal mucho más profundo que
todo lo que la Teología Medieval pudo imaginar? Nuestro taller sobre Camus
arranca tentativamente el jueves 18/02.

http://emeteriogome z.wordpress. com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba