Cultura

Mario Vargas Llosa: El Totalitarismo como Atavismo…

“Cuando vio aparecer a la india en puerta de la choza, Lituma adivinó lo que la mujer iba  a decir. Y ella lo dijo, pero en quechua mascullando y saltando un hilillo de saliva por la comisura de su boca sin dientes”.

Con estas palabras inicia la novela Mario Vargas Llosa, que fuera ganadora del premio Planeta en 1993, el autor fiel a su deseo de adentrar al lector  en su narrativa   a la comprensión  del  alma colectiva de Latinoamérica, y los atavismos que la atenazan históricamente, obliga a repensar y abre horizontes a la praxis.  Ya en la épica de la “Guerra del Fin del Mundo”, estableció   la relación entre la religiosidad de las cultura  prehispánica  y africana al sincretizarse    con la mentalidad europea,  generando una fuerte tendencia   hacia el cacicazgo, el caudillismo,  la montonera, la violencia milenarista;    factores  que han impedido la madurez política de la democracia en nuestro continente, tal como ocurren actualmente en Venezuela. Donde el atavismo caribeño se ha convertido en fuerza tanática, y somos invadidos como lo  eran  nuestras costas en el mundo prehispánico por guerreros salvajes, o en los  sesenta,  y en el presente   por el totalitarismo cubano y su hambre de sangre y dominio, al cual  el malinchismo les ha abierto la puerta al Poder en Venezuela.

Transforma así su narrativa en una revelación de la violencia y el  totalitarismo que devora al continente, en el momento que se publicará la novela  Los Senderistas- se habían convertido en una amenaza a la civilización al mezclar estos ingredientes con el marxismo,  y el maoísmo. En Venezuela,  se  consolido  una  tendencia similar en su eclecticismo (marxismo-totalitarista, nacionalismo bolivarianista  y militarista), que  desea en implementar    la dictadura obrera o del partido por cualquier medio,  y    el ejército se convierta en esta dialéctica  en facción política, junto al pueblo en armas  fanatizada, apoyado por  grupos paramilitares infiltrados por la narco-guerrilla colombiana y el terrorismo islámico, tendencias    representadas  en los Carapaica, los Tupamaros-caraqueños- y otros grupos armados e ideologizados,  para imponer sus ideas, y tomar  el poder a través  de la violencia como lo están haciendo.

“Yo me pregunto –murmuró el ingeniero Rubio completamente abstraído- si lo que pasa en el Perú no es una resurrección a toda la violencia empozada. Cómo si hubiera estado escondida en alguna parte, y de repente, por alguna razón saliera de nuevo a la superficie”. (M.V.Ll:178).

Mario Vargas Llosa: El Totalitarismo como Atavismo...El primer proyecto de “Lituma de los Andes” se basaba en la violencia senderista, pero al  re trabajarla el escritor  asumió  rasgos que la acercaban a lo dionisiaco, al profundizar en la  ritualidad del sacrificio. Estableciendo similitudes y distinciones que nos llevan a la violencia,  a través de las palpitaciones tanáticas que cohabitan en la psiquis de Latinoamérica.  En breves líneas nos enfrenta a un desarrollo que nos lanza a la violencia irracional de que  nos domina, al inconsciente desbordarse.

“Esta es una guerra y usted es un peón del enemigo de clase…No lo hacían por crueldad, sino porque eran religiosos -le explicó-.Era su manera de mostrar su respeto al espíritu del monte, de la tierra a los que iban a perturbar. Lo hacían para que no tomaran represalias contra ellos para asegurar su supervivencia. Para que no hubiera derrumbes, huaycos, para que el rayo no cayera y los quemara”.

La novela va creando  espacios sagrados al profundizar en los nudos temáticos, pues a través de ellos crea atmosferas de irrealidad que nos develan  la  concreción histórica. Evidencia la íntima conexión que existe entre el complejo mitológico incaico y el  ritual que rodea a Dionisio y su proyección en el  imaginario del continente. Pues, de igual manera que en los cultos griegos, la religiosidad prehispánica se fundamentan en cultos a  las fuerzas de la tierra, y sus rituales  orgiásticos, y  sacrificios cruentos para promover la fertilidad o ¿qué sentido tienen los tambores de San Juan, el Tamunange, las fiesta del pijiguao, o el endocanibalismo o la violencia entre los yanomami?

“Cuando se alegraban entre ellos, lejos de las miradas de los demás, los de la comparsa se enloquecían. O, como dice Dionisio, visitaban a su animal. Pasaban del amor a los golpes entre las locas. De los cariños a los rasguños, de los besos a los mordiscos, de los abrazos a los empujones, sin dejar de bailar…Se desaparecían las preocupaciones, el corazón palpitaba fuerte y te sentías cernícalo, molle, cuesta, cóndor, río. Hasta la estrella subíamos bailando, queriéndonos, o pegándonos”.

La contemporaneidad ha ido perdiendo contacto con los nexos que ataban nuestra existencia al cosmos y sus fuerzas, en el presente este alejamiento  genera al vacío existencial, y ontológico,  pervertido por religiosidades basadas en la magia y lo sacrificial, como las que tienen sus raíces en África, que en menos de quince años se han impuesto en Venezuela,   provocando  la  salida  de  estas energías de manera volcánica. Esta represión del inconsciente  pervierte estos impulsos,  a los que F. Nietzsche denomino en el  “Origen de la Tragedia”: los instintos primaverales. En este novela el Premio Nobel de Literatura  del 2010evidencia que los impulsos dionisiacos no son característicos del alma del viejo mundo, sino es un rasgo del alma humana y  que nos liga a nuestros orígenes.

unnamedLa novela contrasta diversos tipos de violencia, señalando que esa hambre de sangre humana en que se debate la historia del Perú y de Latinoamérica tiene además de componentes   ideológicos, raíces ancestrales que se hunden en nuestra psiquis colectiva. Estamos ante la violencia sacrificial de los senderistas nacida del atavismo y de lo ideológico, sedimentado en la tendencia al caudillismo, el cacicazgo, el poder del chamán que destruye las sociedades libres, en este caso particular al ser  sincretizadas con los antiguos rituales de las chancas y huancas. Es el desencadenamiento de lo dionisiaco-tanático  y la violencia pasional que sirven como hilos de Ariadna, para guiarnos por un laberinto sacrificial que recuerda la muerte de Penteo relatada por Eurípides en las Bacantes. ¿Será que Vargas Llosa nos lleva a diversos niveles  interpretativos de lo dionisiaco? ¿Cómo vía para reinterpretar a Latinoamérica?  Cada  tipo de violencia narrada devela una cara oculta de este complejo mitológico y del  imaginario continental. Así, las ejecuciones que obligan los senderistas al pueblo tienen un marcado clima dionisiaco. “La milicia no participó en las ejecuciones. No se clavo  un cuchillo. No se dio un machetazo. Solo se usaron manos, pies y garrotes…”   Cada uno de los juicios revolucionarios es un enfrentamiento cara a cara con la carne y la sangre, tal como se evidencia en las páginas de la novela.

Dionisio,  el dos veces nacido, se presenta en dos personajes de la novela, Pedrito Tinoco y el cantinero. La convivencia de Pedrito con las vicuñas lo convierte casi en una de ellas, recuerda el episodio mítico en el que Zeus traslada a Dionisio para entregárselo a las ninfas y evitar los celos de Hera. En el cantinero el paralelo es aún más cercano, pues desde su nacimiento reencarna a esta antigua deidad, su madre, al igual que Sémele, murió fulminada por un rayo.  Posee poderes proféticos, tiene sus bacantes y así como Dionisio descubrió  la vid, el descubrió el Pisco. Y la borrachera recupera su función catárquica.  “Con las borrachera viajas dice Dionisio, visitas tu animal, te sacudes la preocupación, descubres tu secreto, tu igual” (MVLl: 273).

El tiempo mítico creado en la novela se caracteriza por la reactualización de acontecimientos fundacionales, individuales o colectivos. Las experiencias iniciáticas se han replegado debido al proceso desacralizador  en la contemporaneidad en  las artes, la literatura,  el teatro, el cine…En Lituma de los Andes se entrelazan un tiempo mítico individual con lo fundacional, tal como ocurre con las pasión amorosa de Tomas y Mercedes, que sirve como centro ordenador de lo colectivo. Esta es una dimensión muy apreciada por el escritor, desde La Casa Verde, La Guerra del Fin del Mundo…, desde esta óptica nos enfrenta a los rostros olvidados de Latinoamérica, que deben ser comprendidos para lograr una praxis socio-política trascendente, qué permita escapar al continente de sus ataduras al pasado y abrir nuevos horizontes hacia la felicidad, la creatividad y la libertad.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar