Entretenimiento

Electricidad poco corriente

(%=Image(3760419,»R»)%) ¿Electrónica? ¡Claro! Un DJ que crea nuevos sonidos a partir de viejos discos, máquinas de ritmo, samplers, alguno que otro instrumento “de verdad”… o un tipo peludo que toca un bojote de teclados. Esta concepción es casi universal en nuestros días; pero hay quienes entienden de la electricidad de una manera distinta y muy poco corriente.

El Evan Parker Electro-Acoustic Ensemble es básicamente un cuarteto de jazz, integrado por Parker en los saxos soprano y tenor; Philipp Wachsmann, en el violín y la viola; Barry Guy, en el bajo acústico, y Paul Lytton, en la percusión. Pero ellos sólo hacen la mitad de la música. La otra mitad corresponde al procesamiento “en vivo” de los sonidos del cuarteto, tanto por parte de Wachsmann y Lytton, quienes trabajan sobre sus propios instrumentos y los de otros ejecutantes, como por otros tres músicos electroacústicos, Walter Prati, Marco Vecchi y Lawrence Casserley, que manipulan sobre la marcha lo que va creando el resto del grupo.

Prati utiliza una estación de trabajo que le permite tomar “en el aire” diversos fragmentos de música, samplearlos al instante y comenzar a transformarlos dentro de la misma pieza, así como agregar otros sonidos pregrabados. Casserley, a su vez, dispone de un kit con el que modifica las ejecuciones de cualquiera de los miembros del grupo y este equipo cuenta además con pedales y una especie de tambores, gracias a los cuales puede añadir un elemento gestual a su “interpretación”. Vecchi, por su parte, tiene a su cargo ensamblar los sonidos originales y los electrónicos, a través de la mezcla y el procesamiento adicional.

Si todo esto les parece bastante complicado, esperen a escuchar la música. El calificativo “espacial” podría brindar una clave para describirla, pero no se trata precisamente de atmósferas etéreas, sino de una combinación, siempre tensa e inquietante, de los ruidos más insólitos y estridentes. Y ello no se debe sólo a los aparatos, sino también a la manera como Parker usa sus saxofones para describir círculos y espirales de notas sumamente rápidas y agudas; a la ausencia de un acompañamiento rítmico por parte del bajo y la precusión, y la sonoridad contemporánea del violín y de la viola.

Una última cosa: no crean que ésta es una música exquisita. Piensen en el viejo Pink Floyd.

Drawn Inward (Evan Parker Electro-Acoustic Ensemble), ECM, 1999
Pablo Gamba [email protected]

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba