CineEntretenimiento

Grandes momentos del cine que surgieron de forma improvisada

No todo está «fríamente calculado» en el cine. Hay momentos mágicos que surgieron por mera coincidencia. Nadie los pensó. Simplemente el fluir en el set permitió que se convirtieran en escenas que hoy muchos recordamos.

Por eso, la revista Vanity Fair recolectó 16 grandes momentos del séptimo arte que surgieron de forma improvisada. A continuación se los compartimos:

1.- Pretty Woman

Tanto Richard Gere como el director, Garry Marshall, sabían que para que la gente se enamorase de la película bastaría con provocar la risa histérica de Julia Roberts. Para conseguirlo, Marshall le hacía cosquillas fuera de plano, y Gere le pilló los dedos por sorpresa con la caja del collar. La reacción espontánea de Roberts es el momento exacto en el que se convirtió en una estrella.

Momentos improvisados del cine
Pretty Woman

2.- Kramer contra Kramer

El personaje de Meryl Streep solo se derrumba al final, justo antes de reencontrarse con su hijo. Cuando se mete en el ascensor, le pregunta a su exmarido «¿qué tal estoy?». En realidad Streep creía que la escena había terminado, y le estaba preguntando a Dustin Hoffman qué opinaba de su aspecto. El actor, sin salir del personaje, le respondió «fantástica».

Momentos improvisados del cine
Kramer contra Kramer

3.- Indiana Jones: En busca del arca perdida

Todo estaba listo para que Indiana Jones se batiese en un duelo de espadas contra un guerrero árabe, pero a Harrison Ford le dio una indigestión y no estaba para trotes. Así que le propuso a Spielberg zanjar el duelo pegándole un tiro a su oponente y terminando así cuanto antes. Así fue como nació la mejor definición de personaje posible para Indiana Jones.

Momentos improvisados del cine
Indiana Jones: En busca del arca perdida

4.- La naranja mecánica

«Haz lo que quieras», le dijo Stanley Kubrick al actor Malcolm McDowell tras docenas de tomas fallidas para la escena del desbarre de sexo y violencia. McDowell decidió ponerse a cantar la canción de Cantando bajo la lluvia, dando lugar a uno de los momentos más perturbadores y memorables de la historia del cine. En cuanto acabó la escena, Kubrick compró los derechos de la canción para poder incluirla en la película.

Momentos improvisados del cine
La naranja mecánica

5.- El silencio de los corderos

Anthony Hopkins estaba decidido a jugar con la mente de su compañera de reparto, así que empezó a meter improvisaciones aquí y allí. La más famosa, el ruido animal que emite tras describir cómo se comió el hígado de un encuestador del censo. La más humillante, cuando ridiculizó el falso acento de Clarice Starling, un acento en el que Jodie Foster había estado meses trabajando.

Momentos improvisados del cine
El silencio de los corderos

6.- El fugitivo

«Yo no maté a mi mujer», se defiende el doctor Kimble. Tommy Lee Jones, que interpretaba al policía que le persigue implacablemente, debía responder «eso no es problema mío», pero prefirió improvisar una réplica mucho más dura y concisa: «No me importa». En ese momento los personajes dejan de ser enemigos, simplemente han tenido la desgracia de coincidir en lados distintos de la ley. Toda la película gira en torno a esa improvisación.

Momentos improvisados del cine
El fugitivo

7.- El padrino

Algunos dicen que Francis Ford Coppola le puso un gatito en el regazo a Marlon Brando antes de rodar la escena. Otros cuentan que fue el actor quien se encariñó con el animal y decidió actuar con él sin consultar a nadie. En cualquier caso, el resultado es el momento más inquietante de la película. Nunca una estampa tan tierna resultó tan amenazante.

Momentos improvisados del cine
El padrino

8.- Star wars: El imperio contraataca

Antes de que capturen a Han Solo, Leia le confiesa que le quiere. «Yo también» era la frase que aparecía en el guión, pero Harrison Ford soltó «lo sé». Han Solo no le dice a la princesa que la quiere hasta que ella le salva la vida en la siguiente película (El retorno del Jedi), una declaración de amor a la que ella responde, inevitablemente, «lo sé». Están hechos el uno para el otro.

Momentos improvisados del cine
Star wars: El imperio contraataca

9.- El caballero de la noche

Heath Ledger absorbió el personaje del Joker hasta las entrañas, lo cual le valió un Oscar, un lugar en la historia del cine y una depresión de la que nunca se recuperó. Su interpretación está llena de improvisaciones, como el aplauso lento (hoy convertido en meme) o el susto que se lleva al detonar su propia explosión con efecto retardado.

Momentos improvisados del cine
El caballero de la noche

10.- La profecía

El diablo toma muchas formas, y en este caso se personificó en Damien. El adorable niño no se inmuta en ningún momento de la película, asesinato tras asesinato, excepto al final. Su sonrisa resulta escalofriante, pero lo cierto es que se debió a que el actor no podía contenerse la risa.

Momentos improvisados del cine
La profecía

11.- Reservoir Dogs

Victor Vega le corta la oreja a Marvin Nash. Esta era la única indicación que el actor Michael Madsen recibió, el resto era órdago si quería. Así que Madsen se pegó unos bailecitos, vaciló un poco a su víctima y finalmente se agachó sobre el policía, ya sin oreja, para susurrarle «¿has oído eso?». Evidentemente a Tarantino le volvió loco y dejó la escena tal cual.

Momentos improvisados del cine
Reservoir Dogs

12.- El cabo del miedo

Cuando Robert De Niro se dio cuenta que Juliette Lewis, de 17 años, estaba enamorándose platónicamente de él, decidió jugar con la inocencia de la actriz e incorporarla a la película. En la escena que comparten, De Niro se saltó el guión, le acarició la cara y le metió el dedo gordo en la boca a Lewis, que le siguió la corriente. Perversidad dentro y fuera de la pantalla.

Momentos improvisados del cine
El cabo del miedo

13.- El paciente inglés

Tras una dramática discusión, Kristin Scott-Thomas se va de la habitación intentando mantener la compostura. Su dignidad se va al garete cuando se golpea en la cabeza con una viga, aunque intenta continuar con la cabeza alta. El director se enamoró de este accidente, que hacía a su heroína tan vulnerable, pero lo cierto es que chirría mucho con el resto de la solemne película.

Momentos improvisados del cine
El paciente inglés

14.- El indomable Will Hunting

Robin Williams era famoso por sus improvisaciones, pero nadie podía esperar que cuando en el guión dijera «recuerda a su esposa fallecida», el actor hablase sobre los pedos que se tiraba cuando estaba dormida. El que tuvo que torear esta tierna y soez descripción fue Matt Damon, cuya cara de total estupefacción (que acaba estallando en carcajadas) fue una reacción genuina y emocionante.

Momentos improvisados del cine
El indomable Will Hunting

15.- Cómo ser John Malkovich

John Malkovich da tumbos en una carretera cuando de repente pasa un coche que le grita: «Oye, Malkovich, piensa rápido» y le tira una lata de cerveza que le da en la cabeza. La reacción furibunda y confusa de John es real, pues ese extra solo debía limitarse a conducir el coche por su lado. Al director le gustó tanto que lo dejó en el montaje, así que tuvo que pagar más dinero al agresor por tener interacción y líneas de diálogo en la película.

Momentos improvisados del cine
Cómo ser John Malkovich

16.- Annie Hall

Durante un ensayo filmado de la escena de la fiesta, Woody Allen abrió una caja con unos polvos (que simulaban ser cocaína), pero estornudó tan fuerte que llenó a todo el mundo de polvo. El resto de actores se rieron tanto que Allen decidió dejar este ensayo en el montaje final de la película.

Momentos improvisados del cine
Annie Hall
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar