Entretenimiento

Mejor se hubieran quedado en sus casas, güevones

A partir del viernes 27 de enero, el público de Caracas podrá ver el provocador espectáculo MEJOR SE HUBIERAN QUEDADO EN SUS CASAS, GÜEVONES, basado en cinco monólogos del dramaturgo y director español Rodrigo García, director de La Carnicería Teatro (creador de Compré una pala en Ikea para cavar mi tumba, el polémico espectáculo presentado en el FIT Caracas 2004). En los Espacios Cálidos del Ateneo de Caracas, los espectadores (solo 40 por función) deberán recorrer sus esquinas y confrontar a cinco individuos con historias que perturban, conmueven y se extravían en búsquedas de sentidos, inquietantes en la infancia, difusos y estúpidos en la adultez.

Con Mejor se hubieran quedado en sus casas, güevones, montaje dirigido por Orlando Arocha, Ricardo Nortier y Juan José Martín, el Teatro del Contrajuego asume un lenguaje franco, filosóficamente maltrecho y violento, libre de artificio, eficaz en su elocuencia obsesiva y cuestionadora de toda realidad y toda teatralidad, de todo gesto regulador y de todo código autoritario. Rodrigo García es un autor cuyo discurso, directo y cargado de contradicciones, ingenuo y fulminante, gira en torno a los seres humanos en su esencialidad más inquietante: toda acción, toda expresión y toda decisión no son más que reflejos aprendidos e insignificantes, y la lucidez no es más que la constatación de una maldición deontológica: el individuo no existe.

Cinco personas (imposible hablar de personajes) dirigen sus palabras, sus emociones, sus miradas, sus frustraciones y sus pensamientos a un público cercano, nunca más parecido a lo que ve “en escena”, donde toda teatralidad será escamoteada y puesta en entre dicho, donde todo discurso se aniquila en su enunciación, y donde todo ser humano se esfuerza hasta lo indecible por aferrarse a la poca humanidad que le va quedando.

En Mejor se hubieran quedado en sus casas, güevones actúan Mario Sudano, Alberto “Paisa” González, María Elena Duque, Alexander Leterni y Fedora Freites. El diseño de vestuario es de Orlando Arocha, el diseño gráfico de Ricardo Nortier, y la producción general del Teatro del Contrajuego. El montaje, que cuenta con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional y la Embajada de España, estará en cartelera hasta el 19 de febrero, de jueves a sábado a las 8:00 pm, y los domingos a las 6:30 pm. Las entradas están a la venta en la taquilla del Ateneo de Caracas y tienen un valor de Bs. 10.000, oo (general) y Bs. 8.000, oo (Jueves popular, estudiantes, ateneístas y tercera edad).

Sobre el autor.

Rodrigo García nació en 1964, en Buenos Aires, Argentina. Su familia es española y desde 1986 vive y trabaja en Madrid. Es autor, escenógrafo y director de escena. Creó, en 1989, la compañía La Carnicería Teatro (su primer trabajo fue el de ayudante de carnicero, en el negocio de su familia). Desde ese entonces, la compañía ha realizado numerosas puestas en escena, siempre en la línea de la experimentación, la búsqueda de un lenguaje personal, alejado del teatro tradicional.

Apasionado de las artes plásticas, la gastronomía y el boxeo, Rodrigo García apuesta por la integración de diferentes lenguajes artísticos a la hora de construir un espectáculo, y está convencido de que el viejo modelo teatral ya no cumple función alguna, ya no comunica. Se mueve dentro de los ámbitos de lo que ha venido a denominarse el «teatro alternativo» y su estética podría encuadrarse en los parámetros de la posmodernidad. García propone una nueva estética porque reconoce la necesidad de una nueva ética. Su empeño en la exploración de nuevos caminos formales para el arte escénico responde a un impulso esencial de denuncia: «les decimos que no se puede estar verdaderamente a gusto en un sistema podrido».

Como autor, las principales influencias de Rodrigo García son, en una primera etapa, los escritores Samuel Beckett, Harold Pinter, Eduardo Pavlovsky, Fernando Arrabal y el director de escena Tadeusz Kantor. Más adelante, la escritura de García recibe influencias de los dramaturgos Heiner Müller y Thomas Bernhard, y de los novelistas Louis Fedinand Céline y Peter Handke.

En la actualidad, tanto los textos como los espacios escénicos creados por Rodrigo García guardan algún parentesco con el trabajo de artistas plásticos, como lo son Jenny Holzer, Bruce Nauman, Gary Hill, Bill Viola o Sol Lewitt. Ha recibido premios por sus obras Reloj y Macbeth imágenes, y por sus puestas en escena de El dinero, Notas de cocina y El Padre.

Sobre el Teatro del Contrajuego.

Teatro del Contrajuego es una de las agrupaciones artísticas más destacadas y sólidas de Venezuela. En 2005, el colectivo que dirige Orlando Arocha arribó a sus 18 años de funcionamiento ininterrumpido. Durante ese año, Teatro del Contrajuego estrenó tres espectáculos nuevos y realizó la lectura dinamizada de Bicho raro, de Cida Buarque y Marcus Tafuri, con gran aceptación de público y de crítica.

El primer trabajo de 2005 fue el montaje para toda la familia Bebezotes, original de los brasileros Cida Buarque y Marcus Tafuri, dirigida por Ricardo Nortier (marzo, Sala Horacio Peterson del Ateneo de Caracas; abril-mayo, Teatro Escena 8; julio-agosto, Celarg). Esta co-producción con Circuito de Arte Cênica fue elogiada por el crítico Carlos Herrera: “Un espectáculo que atrapa a la familia a ver y reír juntos ante un agudo texto y una ingeniosa representación (…). Una irreverente visión del regulador mundo del adulto” (Últimas Noticias, 2 de abril de 2005).

El segundo estreno fue Juego del amor y del azar, ganador de una Mención Honorífica del Premio Municipal de Teatro 2005 a la Mejor Dirección. Sobre el montaje escribió el periodista E. A. Moreno Uribe: «Caracas tiene un espectáculo que enseña unas cuantas cosas más sobre el amor y además advierte las similitudes que tiene la vida con unas cuantas frutas inocentes de lo que hacen con ellas. Hay un director que reafirma un estilo y un elenco como pocas veces habíamos visto, tanto por la corrección de su dicción, como por la entrega a su ritual» (El Mundo, 23 de mayo de 2005).

Finalmente, el polémico montaje de Hamlet, dirigido por Orlando Arocha, se convirtió en un verdadero suceso teatral en 2005. Sobre el audaz trabajo escribió el director Nicolás Curiel: «El Hamlet de Orlando Arocha es la más importante proposición hecha al teatro nacional sobre los poderes del teatro, como expresión de arte, para plantearle a una sociedad las verdades esenciales que angustian al ser humano. Hay que tener un gran coraje para abordar una pieza como Hamlet, una pieza estrella del repertorio universal, del teatro clásico, de Shakespeare, etc. ¡Oh, Dios mío, Hamlet! Son muchos siglos y el peso de la historia legándonos hábitos determinantes, ¿cómo hacerlo hoy? Mitología teatral de un monstruo poético, que han pretendido y pretenden amaestrar los creadores a través de las épocas, buscando claridad sobre el más genial misterio de la literatura dramática de todos los tiempos. Orlando pidió libertad plena a su imaginación y así nos descubre un nuevo Hamlet. Entre los hallazgos, uno tras otro sobre la escena, nos sorprende la clave de humor, que está en este Shakespeare y al cual no se le había dado el relieve necesario. El diálogo con su sociedad está propuesto y sobre todo a la juventud, con todas las artimañas necesarias a través del prestigio del arte».

Contactos con la agrupación:

Juan José Martín

412-619 30 66

[email protected]

(%=Image(7174381,»C»)%)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba