Entretenimiento

Philip Glass:La liturgia de la vida

(%=Image(1829513,»L»)%) En un mes tengo que dar un homenaje a
(%=Link(«http://www.philipglass.com/ «,»Philip Glass»)%)
es un compositor contemporáneo famoso por muchas
razones. Gran pianista entrenado en Julliard y por la
extraordinaria diosa del la teclas Nadia Boulanger; compositor
extraordinario e inolvidable quien pasará a la posteridad como
un Mozart o un Beethoven cualquiera; barredor de basura
concesionaria en las composiciones cinemáticas de
largometrajes como Kundun, El Ilusionista y Las Horas y
artista creador de operas como Einstein on the Beach y
Monsters of Grace.

Porque quiero elogiar su obra en una forma que haga justicia a
su creación, talento y humanidad, me he metido como un
Voyeur gozón en el mundo de su música y de su vida. A Philip
Glass no le gusta que las experiencias como la vida comiencen
y terminen. El quiere vivir y crear infinitamente. Tal como en
los cantos gregorianos, su percepción de la vida es una forma
de liturgia mundana. Lo mundano y lo divino se conjugan en
la repetición alienante, alucinante o precoz de lo que
permanece y adquiere el sentido que le damos. Vivir la vida
litúrgicamente es la forma más elegante, desprendida y
engranada de vivirla.

Como un árbol que se extiende del cielo a la tierra poseído de
luz y oxígeno, y preñado de semillas infinitas, su obra como su
vida, está llena de luz, de sombra, de flatulencias, de
profundas congojas, descubrimientos y sorpresas.

Tempestades y calmas son lo mismo si nos prestamos a
observar su belleza y su crueldad. No hay lecciones en la vida
o en su obra, pero hay experiencia compartida con los que tocamos y nos tocan. Hay extraordinaria disciplina, noble
trabajo como forma de conexión fugaz y duradera con el
tiempo, el espacio, y el amor que transciende tiempo y
espacio. Que placer compartir la vida con su sonido, su
honestidad y su vitalidad, su sentido de humor y su energía.

Me siento cargada de esperanza, hasta por Venezuela, que me
acongoja cuando no habito el mundo de Philip Glass.

La liturgia de la vida en Venezuela no parece transcurrir como
un canto gregoriano. Transcurre mas como una mezcla de Rap,
Hip-hop, bolero y rumba desafinada. Es mas, la vida en
Venezuela no tiene nada de liturgia. Nada es predecible
excepto el caos. Y así los días caóticos nos sorprenden con
milagros. La liturgia venezolana no es barroca, o renacentista,
pero tiene momentos milagrosos de orden, virtud y excelencia
que aparecen inesperadamente y nos dan esperanza de un
mundo posible. El país de los milagros se desarrolla de
sobresalto en sobresalto, de bancarrota en bancarrota. Se
construyen molinos, represas y fábricas, que se transforman
con el paso del tiempo en latón. Se reconstruyen autopistas y
puentes casi siglos después que se ha perdido la esperanza.

Hemos tenido suerte de no ser un desierto africano, si no en
vez una diversidad biológica y ecológica viva en contrastes. Si
hubiéramos sido desierto africano, hace ya mucho nos hubiera
quemado el sol y llevado el viento nuestras cenizas arenosas.

íQue suerte que tenemos! La de los ganadores de lotería. Ricos
de un día para otro y pobres para el resto de la vida.

La liturgia de nuestra vida ciertamente no es gregoriana, y
Philip Glass hubiera perdido su ritmo monótono y aventurero
en el tráfico compacto e imperecedero de Caracas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba