Entretenimiento

Toronto 2003

Para el cinéfilo consumado y el espectador consuetudinario el Festival Internacional de Toronto (TIFF)se encontraba en «pico de zamuro». La razón? La epidemia del «sars» o neumonía atípica que convirtió a Toronto en una de las cuatro ciudades que la Organización Mundial de la Salud aconsejaban no visitar. (Tres de ellas chinas: Beijing, Taiwan y Hong Kong). Para colmo del castigo el gran apagón a mediados de agosto también les afectó, afincando el lema que sin electricidad el mundo se paraliza. Contra viento y marea la epidemia dejó de ser notoria y Toronto y (su magnífico Festival) volvió a la normalidad. Como agradecimiento a la solidaridad de sus habitantes ante este pasajero infortunio la directiva ofreció una función gratis, al aire libre, del film de Wim Wenders «Buena Vista Social Club», en el anfiteatro CIBC a orillas del lago.

Este año los documentales tienen su nicho de preferencia e importancia. El aclamado «S 21» de Rithy Pank recoge lo que significó la máquina de la muerte, tortura y exterminio implantada por el régimen del Khmer Rojo de Cambodia en los años 1975-1979. «El agrónomo» de Jonathan Demme («El silencio de los inocentes») se pasea por las vicisitudes del periodista y activista político Jean Dominique que revolucionó la radio en su país, Haití, hasta el momento de su asesinato. También «Las nubes de guerra» de Erroll Morris sobre el polémico Robert McNamara, su papel en la guerra de Vietnam y como presidente del Banco Mundial. Aperitivos, pues, para una selección cuidadosa y ecléctica de 27 documentales.

Varios estrenos exclusivos en Norte América se darán cita en la capital financiera del Canadá. «In the cut» de Jane Campion, un thriller psicológico que combina elementos de amor contemporáneo y crimen moderno. El film explora el lado oscuro de la pasión cuando una mujer solitaria (Meg Ryan) se involucra con un detective (Mark Ruffalo),que investiga una serie de asesinatos en un barrio de Nueva York.

El no tan prolífico Ridley Scott («Gladiador»), ahora convertido en flamante Sir nos trae «Los hombres fósforo», que analiza las vidas de dos personajes, un veterano de naturaleza irascible (Nicholas Cage) y con una vida personal desastrosa que se apoya en su ahijado en una alianza que producirá intereses lucrativos. Objeto de una retrospectiva en San Sebastián y flamante ganador del Oso de Oro en este año en Berlín por «En este mundo» Michael Winterbotham presentará «Código 46», una historia de amor con desenlace fatal por la incompatibilidad genética entre los dos amantes , teniendo como trasfondo a una Shanghai del futuro donde los accesos de entrada y salida a la ciudad son vigilados al extremo. Con Tim Robbins y Samantha Morton.

Brasil envía «Dios es brasilero» de Carlos Diegues o la búsqueda de Dios que quiere encontrar un descanso de nosotros, los mortales. «Alila» de Amos Gitai es una mirada sobre la sociedad contemporánea en su país, Israel. La sección «Masters» incluye una selección de films de Manoel de Oliveira, del recientemente fallecido Joao Carlos Monteiro, Takeshi Kitano, Gus van Sant y Michael Hanecke.

Toronto mezcla el glamour de un festival de magnitud con la idea implícita que el cine es también una industria, un negocio. Uno se acerca al Festival por varios motivos: el periodista que debe de cubrirlo para cualquier medio, el actor, director o productor para presentar su respectivo film, el agente encargado de reclutar los films y descubrir algún «indie», un film de corte independiente, realizado con exiguo presupuesto ( comparado con Hollywood), y que podría convertirse en un bombazo de taquilla. Nunca faltan los miles de espectadores que hacen fila, a toda hora, para confrontar una manifestación de films de todos los continentes y todos los géneros, este año un total de 336 films de 55 países.

La sección «Planeta Africa», estudia este año a la diápora africana. Una selección reciente de films de Marruecos, Burkina Faso, Camerún, Gabón, Sud Africa y Ruanda. Faouzi Bensaïdï trae «Mil meses» sobre un niño de 7 años y su relación con la escuela de un pueblo de montaña y «Los ojos secos» de Narjess Nejja , ubicándose en un pueblo bereber, habitado en su mayoría por prostitutas y un nativo que regresa, después de 25 años en prisión, para liberar el pueblo de su esclavitud sexual. Ambos film representan a Marruecos.

Julie Taylor («Frida») dará una clase magistral y en el aparte «Diálogos: hablando con los films», reconocidos directores presentarán sus preferidos como Hector Babenco «20 años después» de Eduardo Coutinho; Jane Campion «Bad Timing» de Nicolas Roeg; Margarethe von Trotta el clásico de Kurosawa «Ikiru», Ridley Scott, convertido ahora en Sir ciertas escenas de su film «Alien» que nunca antes habían sido vistas y Francis Ford Coppola «Out from the heart», de su propia cosecha.

El dia antes del Festival prendo la television y pasaban el clasico de Vittorio de Sicca “Umberto D” que Pauline kael catalogaba como “un film de una rara y transformadora experiencia”: un viejo y un perro frente a un entorno impersonal y de una compasion infinita.

Patricia Clarkston es una gran actriz. Asi lo demostró en “La baronesa y el cerdo” y “Lejos del paraiso” ambas proyectadas con anterioridaden el TIFF y ahora en “Dogville” de Lars von Trier que la vere dentro de un rato. Regresa con “El agente de la estacion” (EEUU) de Tom McCarthy que recibió aplausos en Sundance cuando se exhibió a principios de año. Cuando un enano, obsesionado por los trenes, recibe en herencia una caseta de tren en el campo entra en contacto con una pintora (Patricia Clarston) y un vendedor de café alterando sus vidas cuyo denominador comun es el aburrimiento. La Clarkston, con su presencia, ilumina la pantalla.

Stephen Fry actuó en “Gosford Park”. Su debut como director en “Estos jovenes brillantes” (Gran Bretaña) debe mucho al film de Robert Altman en su dinamismo aunque carece de la profundidad de aquel. El film es el retrato de la alta sociedad inglesa, sus vicios (y pocas virtudes) en los años de 1930 y su rutina social. El guión, del propio Fry y basado en la novela de Evelyn Waugh “Cuerpos viles” es ingenioso y jugoso con un lenguaje exquisito y elaborado intelectualmente y apoyado por un grupo actoral-como todo lo que es británico- extraordinario.

El TIFF se inauguró con “Las invasiones barbaras” (Canadá) de Denys Arcand, una secuela de su alabado “Declive del imperio americano”, una sátira ácida y corrosiva sobre los males que nos aquejan en este siglo y el que nos precedió: guerras, masacres, holocausto, comunismo, capitalismo, terrorrismo y todos los “ismos” vistos bajo la mirada de una familia y amigos de un padre de familia moribundo que trata de reconciliarse con su clan y consigo mismo. Directa aunque emocionalmente manipuladora.

Una sorpresa resultó “Sé feliz” (Chile) de Gonzalo Justiniano. La actriz Martelli que interpreta a una joven adolescente que despierta sexualmente en un pueblo rural en la costa enfrentando su soledad con una madre muerta, un padre en prisión y un hermano malandro, tiene un rostro muy cinematografico que recuerda, por momentos, a la Falconetti. El guión como los personajes, son de carne y hueso y asequibles en su humanidad.

Sofia Coppola nos trajo “Perdidos en la traduccion” (EEUU), sobre un actor (Bill Murray) que viaja a Tokio para hacer publicidad de un whiskey. Alli conoce a la esposa de un fotógrafo (Scarlett Johansson) y enfrentan ambos su soledad. Lo que importa en el film –con momentos de humor y critica a una idiosincracia- es el acento de incomunicacion que Coppola otorga a los personajes que visitan un pais foráneo ( que podria ser el suyo propio y con la misma cultura aparente) no solo con el lugareño sino con ellos mismos. Incluso cuando la Johansson visita un templo shintoista nada le transmite pues nada siente. Visualmente el film es impresionante.

Este año muchos de los films que quiero ver colidan con el horario y debo de hacer malabarismos con el tiempo inexorable para encajarlos en mi agenda. Quise ver “La mejor juventud” (Italia) de Marco Tulllio Giordano considerada hasta ahora el mejor film de ese pais pero la duracion era de 383 minutos y no podia dejar pasar otros tres films. “Distancia” (Turquia) de Nuri Bilge Ceylan se destaca por el tratamiento sobrio y pausado al estudio de caracteres de dos primos, ambos con conflictos de existencia y una fotografia de textura emocional que se convierte en un personaje más, reflejando sus estados de ánimo: soledad, nostalgia, inercia, cobijados en una Istambul invernal.

La lista de personalidades que está llegando es impresionante, desde Nicole Kidman hasta Sean Penn, desde Cate Blanchett a Emannuelle Beart. En estos momentos, mientras escribo, le preguntan a Nicholas Cage en una rueda de prensa sobre lo que piensa del lanzamiento de Schwartzenegger a la palestra politica y de sus aspiraciones a la gobernacion de California: “Mis posisiones politicas me la guardo para mi mismo y tomenlo como ustedes quieran”, dijo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba