Vida con estilo

Amapola: cocina plural y creativa

Ubicado en el corazón de los Palos Grandes, Amapola es un bistró de cocina venezolana con visión de autor, que se inauguró en mayo de 2011. Su creadora es la chef venezolana Irina Pedroso, que se inició en Cocido a Mano con Helena Ibarra y luego montó en propio el sugerente Café De Museo.

En enero de 2013 se incorpora al proyecto de Amapola la premiada chef Mercedes Oropeza, con una exitosa trayectoria por todos conocida, que comenzó en los fogones de Le Petit Bristrot de Jacques, hasta llegar a La Casona presidencial y al Oro Café. Por último, en 2014, se suma el chef Daniel Saldivia, para poner el punto masculino a una brigada femenina que se multiplica en la sala y la cocina.

El Menú de Irina y Mercedes

A Irina Pedroso y Mercedes Oropeza, las morochas, como a ellas las divierte llamarse, las hermana una amistad cultivada al calor de la cocina, una sabia división del trabajo y un potencial creativo que siempre encuentra su sitio en la buena mesa. Irina y Mercedes han hecho de Amapola un proyecto gastronómico novedoso, que propone pluralizar la cocina y abrir las puertas a las buenas ideas. Las morochas son una dupla poderosa, que sabe de buenas juntas, de potenciar la cocina local y divulgar los productos autóctonos.

El menú de Amapola es espejo de las costumbres gastronómicas venezolanas e imagen de su realidad. La oferta comienza con los fiesteros tequeños, las croquetas de asado negro, la ensalada de sardinas sobre mañoco; pasa por las carabinas sobre crema de queso telita, el strudel de cazón, el Pescado a la manera de Choroní, la Hamburguesa Amapola, el sanduche de pernil y el mantuano asado negro con puré de plátano, y termina en los helados criollos artesanales coronados con dulcería criolla, los buñuelos de yuca, la copa de guanábana y la torta de chocolate con ganache de chocolate y tocineta, hecha con los premiados y originarios chocolates El Rey.

A las recetas tradicionales se suman las especialidades de todo el mundo, pero con visión de autor y creatividad. La carta de Amapola tiene mucho de neobistró, porque ofrece, además de los clásicos nacionales, como la carabina o los tequeños, o las creaciones propias, como el strudel de cazón y el pescado Choroní, especialidades foráneas que han sido revisitadas con productos venezolanos, como la hamburguesa, que tiene salsas de ají y cilantro, o losñoqui, que están hechos con apio.

Con ese espíritu amplio y abarcador, el menú de Amapola se multiplica también de otra manera, con bebidas de Uno+Cocktails, blends de Omarly Alcina, conchitas de arepa pelá de Argenis Ramírez o los rollitos Thai. En ocasiones, también han invitado a chefs amigos a cocinar en Amapola, en festivales y otros eventos especiales.

Amapola tiene una terraza cubierta y un pequeño salón con variado mobiliario, que va desde el sofá hasta el taburete. La imagen y el diseño gráfico del local son obra de Anita Reyna, reconocida diseñadora y artista venezolana.

Heladería criolla La Principal

La idea surgió en 2014 en una cena de Bodegas Pomar. Ese mismo año, en Un Día de Mercado, de Venezuela Gastronómica, se presentaron al público caraqueño. Los helados son exclusivamente de sabores criollos, como melcocha, ponche crema, arroz con leche, y frutales, con frutas de temporada, como guayaba, piña o tomate de árbol. Los toppings  son postres de dulcería criolla venezolana en miniatura: coquitos horneados o azucarados, garúa de catalina traída de Lara, dulce de paleta a la usanza de Carora, trocitos de torta Bejarana con pan de horno, y almidoncitos o aliados. No solo tenemos los helados en el restaurante, también los llevamos a quien los requiera en sus fiestas. Son helados creativos, contemporáneos y comprometidos con los sabores de nuestra tierra.

La brigada

La buena atención es fundamental para que se pueda valorar una buena comida y también para lograr uno de los objetivos más importantes, que los invitados la pasen bien. Por eso la brigada de la sala y la cocina de Amapola está conformada por mujeres: honestas, atentas y amigables; serviciales, pacientes y con muy buena memoria. En Amapola la carta no seentrega en físico, sino que es cantada por las mozas a los  comensales y también se encuentra escrita sobre la pizarra del pequeño salón.

Amapola y sus redes sociales

Las redes sociales de Amapola han crecido velozmente debido a su empeño comunicador, porque más que informar o publicitar, buscan divulgar el acervo gastronómico nacional. Las redes de Amapola hablan de comida con el mismo entusiasmo con el que cocinan Mercedes o Irina, y a veces incluso con más entusiasmo que los comensales cuando comen. Estamos convencidos de que a los venezolanos les encanta hablar de cocina, entre muchas razones, porque Venezuela posee una gastronomía variada y apetitosa, y por eso a los venezolanos les gusta valorar platos, comentar ingredientes y alabar las especialidades de cada región del país. Las redes sociales de Amapola, amén de informar sobre los ofrecimientos del menú, son una apasionada declaración de amor a la cultura culinaria y a la casi inabarcable variedad gastronómica de Venezuela.

Amapola rest abre de lunes a sábado de 12 a 5 de la tarde, y los jueves y viernes en horario corrido hasta las 10 de la noche. Está ubicado en la Primera Av. De los Palos Grades, entre Primera y Segunda transversales, Edif. Oriental. PB.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba