Vida con estilo

El vestido: Historia de moda y cómo Marilyn Monroe batió récord

No hay mujer que no tenga en su clóset un vestido (o muchos), largos, cortos, estampados, lisos, con texturas, de fiesta o casuales, o el típico little black dress (pequeño vestido negro), da igual cómo sean, estas prendas son un ícono de la feminidad hoy en día, pero no siempre ha sido así y no siempre se ha utilizado con el mismo objetivo, ya que la historia del vestido se remonta en la prehistoria y, por supuesto, ha sido modificado muchísimas veces con el desarrollo de la vida humana.

Inicialmente, el vestido era la propia piel humana, es decir, las personas iban desnudas, pero claramente sin tener consciencia de ello. Poco a poco y según las necesidades humanas, se fueron creando prendas con recursos naturales como plantas y más tarde pieles de animales, con el propósito de proteger el cuerpo de los cambios ambientales.

Con el invento de las telas, que anteriormente se usaban como “trapos”, se logró la creación de prendas mejoradas y adaptadas al cuerpo humano y ya se empezaban a utilizar con fines estéticos, ya que en Egipto innovaron con el agregado de piedras brillantes y pinturas para darles color a los diseños. Asimismo, se empezaron a combinar los vestidos con túnicas y otros accesorios en la cabeza.

Los diseños fueron mejorando y ya para el siglo XVI las mujeres usaban prendas muy ostentosas y elaboras. Los vestidos eran con grandes mangas abombadas en los hombros, las faldas llevaban un armador por debajo que le daban una figura circular y en el tronco femenino las telas iban muy ajustadas con el uso de los corsés.

Pero no todas lucían dichos vestidos, pues las mujeres de pueblo aún vestían algunos escasos trapos. De esta manera, el vestido marcó la diferencia entre las clases sociales.

Con la especialización de los oficios, surgieron los modistos y ya estos se encargaron de mejorar y crear prendas novedosas por un costo previsto. De este hecho surgió la idea de “a mayor precio, mayor elegancia”.

En los siglos siguientes, los vestidos no variaron más que en la disminución de las telas, más cortos, con aberturas, con o sin mangas, escotes y figuras holgadas o ceñidas y con diferentes colores y diseños, así hasta nuestros días.

Durante estos años de cambios en la moda han surgido prendas que fueron, por sus diseños, polémicos o que han marcado un momento histórico en la sociedad, tal es el caso de un vestido particular que utilizó la actriz Marilyn Monroe.

El vestido con que Marilyn Monroe cantó a Kennedy bate un récord millonario

El vestido que Marilyn Monroe llevaba puesto cuando cantó «Cumpleaños feliz» al presidente de Estados Unidos John F. Kennedy (JFK) fue vendido por la cifra récord de 4,8 millones de dólares en una subasta en Los Ángeles (EE.UU.).

La casa de pujas Julien’s Auctions informó en su cuenta de Facebook que el vestido fue adquirido por la colección Ripley’s Believe It or Not!, una empresa multinacional dedicada a la exhibición de objetos curiosos y singulares de todo tipo.

«Esta es la prenda de vestir más famosa del siglo XX. Tiene el significado de Marilyn, de Hollywood, de JFK y de la política estadounidense. A cualquier museo del mundo le encantaría tenerlo en exhibición», dijo el vicepresidente de exposiciones y archivos de Ripley’s Believe It or Not!, Edward Meyer, en la web de la compañía.

Se trata del vestido que la célebre estrella vistió el 19 de mayo de 1962 cuando cantó «Cumpleaños feliz» al presidente John F. Kennedy por su 45 aniversario en el Madison Square Garden de Nueva York.

Este evento pasaría a la historia por la sensualidad con la que Monroe interpretó el tema y porque alimentó los rumores sobre que JFK y ella eran amantes.

Pocos meses después, el 5 de agosto, la actriz, de 36 años, fue hallada muerta por una sobredosis de barbitúricos en Los Ángeles.

Con la firma del diseñador Jean Louis, el vestido tiene más de 2.500 cristales y 6.000 diamantes de imitación cosidos a mano.

Tras la puja, esta prenda se convirtió en el vestido más caro comprado en una subasta de la historia, ya que superó el récord que hasta ahora ostentaba otro vestido de Marilyn, el que utilizó en la película «The Seven Year Itch» (1955) y que fue vendido en 2011 por 4,6 millones de dólares.

Aunque todavía no está confirmado, es muy probable que el vestido sea expuesto en primer lugar en el museo de Ripley’s Believe It or Not! situado en Hollywood (Los Ángeles), aunque la compañía dijo que tiene planes para llevar esta prenda al resto de locales que tiene en todo el mundo.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba