OpiniónOpinión Nacional

60 años del MIR

El MIR reflejó las contradicciones de los partidos de izquierda como proyecto político desde su inicio. La decadencia y desaparición fue coetánea al sistema democrático representativo iniciado en  23 de enero de 1958.

El 09 de abril de 1960, un grupo de dirigentes disidentes de Acción Democrática, fundaron el Movimiento de Izquierda Revolucionaria o “la izquierda revolucionaria de AD”; destacaron entre sus fundadores: Heli Colombani, Américo Martin, Gumersindo Rodríguez, Gabriel Quintero Luzardo, Aníbal Molina Planchart, Simón Sáez Mérida y Domingo Alberto Rangel.

La consigna utilizada fue “No somos comunistas. Somos la izquierda revolucionaria”. Declaraban entre sus principios el reconocimiento del marxismo-leninismo como ideología fundamental y un partido con este  carácter que unía la teoría y praxis aunado a la teoría revolucionaria para alcanzar el socialismo.

RUPTURA CON AD

Simón Sáez Mérida reconoce que desde 1948, se conformo dentro de AD un sector crítico a Betancourt identificándose como de izquierda que durante la lucha contra Pérez Jiménez habían asumido la dirección del partido en la clandestinidad.

Se creó un conflicto por el control de AD al regresar Betancourt del exilio de casi diez años, teniendo la ventaja de ser reconocido como líder nacional y no cuestionado por el Pueblo contrario al sector de la “dirigencia clandestina” quienes eran casi anónimos y lo cuestionaban.

Estaba planteado un conflicto interno con tendencia divisionista en AD, pero la “dirigencia clandestina” evitaba precipitar el conflicto y permanecer en el partido para ir controlándolo progresivamente el partido. Dentro de la fracción de izquierda habían dirigentes que si bien estaban contra Betancourt no eran radicales en contraposición al sector  marxista-leninista- stalinista que representaban Américo Martin y Gumersindo Rodríguez entre otros que contradecía la naturaleza policlasista de Acción Democrática.

 Al declararse marxistas-leninista rompieron con AD de manera definitiva. Sin embargo fueron disuadidos de no hacerlo por el Partido Comunista venezolano particularmente los dirigentes Pompeyo Márquez y Jesús Farías para que la tendencia continuara internamente influyendo en AD e imponga.

Moisés Moleiro manifiesta que la salida de AD fue muy rápida al tomar conciencia de lo que representaba el gobierno de Betancourt. Al firmarse el contrato con trabajadores petroleros volvió a no consagrarse la estabilidad en el trabajo de estos siendo la causa determinante porque había una acumulación de causas anteriores que eran divergencias irreconciliables. El movimiento revolucionario decidió hacer guerrillas al ser empujados por la represión del gobierno siendo la influencia de la revolución cubana mucho menor de lo que se cree.

MOTIVACIONES.

La revista Izquierda órgano divulgativo del MIR en su edición de octubre de 1960 señalaba en su editorial que  Venezuela es actualmente un país sin dirección. El Gobierno que rige los destinos de la nación está inmovilizado con una parálisis escalofriante ante lo social, que deja sentir sus catastróficos efectos.  La crisis económica de asombrosa proporción sacude al país y devora sus mejores energías.

 El régimen ha sido segregado de las grandes masas populares por su ineptitud y entreguismo, y su desprestigio desciende en forma vertiginosa. La única vía para solucionar los males que aquejan al país, para salir de la crisis económica y garantizar el sistema de libertades públicas, es propiciando un cambio de gobierno, una modificación del actual aparato del Estado, que ponga éste en manos de las masas populares y que lo capacite para evitar el hundimiento definitivo de la nación.

Reiterando que es sólo mediante la acción revolucionaria y la organización, como pueden vencerse definitivamente los enemigos del país y del pueblo.

EL PARLAMENTO.

Surgió una disidencia en el Congreso denominada Acción Democrática de Izquierda (ADI) conformándose una fracción parlamentaria con 17 diputados y dos senadores,  que reclamaba rescatar los principios fundacionales de Acción Democrática contenidos en el Partido Democrático Nacional (PDN) fundado en octubre de 1936, entre sus principios abogaba la “instauración de un régimen de gobierno auténticamente democrático que sea la verdadera expresión de la voluntad de las mayorías populares”.

Los diputados del MIR fueron  expulsados por el tribunal disciplinario de AD. A partir de esta división AD perdía paulatinamente la mayoría en la Cámara de Diputados –MIR, URD y PCV –aunado a la efervescencia de la política subversiva en la cotidianidad.

Betancourt en relación al caso de Acción Democrática de Izquierda (ADI) justifico su exclusión pues por su ideología se veía claramente que eran “compañeros de ruta” de los comunistas infiltrados en las filas de AD.

LA SUBVERSION.

El gobierno en ocasión de la nota editorial del 14 de octubre de 1960  publicada en Izquierda dirigido por el diputado Domingo Alberto Rangel; allana su establecimiento y la directiva es privada de su libertad acusándola de propiciar la subversión del orden constitucional e incauta la edición. Es detenido el dirigente Gumersindo Rodríguez señalado como autor del editorial asumiendo su autoría Rangel protegido por su inmunidad parlamentaria. 

El MIR en parte influenciado  por el triunfo de la Revolución cubana toma  por  paradigma la acción revolucionaria pasando a otras formas de lucha. Al finalizar 1961, la confrontación era abierta y armada aunque se le daba la connotación de “autodefensa armada”.

 Sáez Mérida reconoce que los radicales marxistas-leninistas “estorbo mucho” en la lucha armada porque eran partidarios de la concepción “foquista” que se había implementado en Sierra Maestra por la insurgencia cubana olvidándose de la juventud, los sindicatos privilegiando la guerrilla; siendo Sáez partidario de desarrollar la lucha armada en base a los “frentes de masas” y crearles frentes de conflictos serios al gobierno.

 En 1962, los líderes sindicales afectos al MIR y PCV, fueron expulsados de la Confederación de Trabajadores de Venezuela y constituyeron  la Confederación Única de Trabajadores de Venezuela (CUTV).

FRACTURAS IDEOLOGICAS.

El MIR tuvo un primer rompimiento ideológico cuando Domingo Alberto Rangel manifiesta reservas frente a la idea de la lucha guerrillera que se emprendió “obnubilados” por la Revolución cubana creyéndose que podían repetirse las cosas como sucedieron en la Isla.

En La Habana Ernesto Guevara le manifiesta  que Venezuela era el pueblo que tenía “más culto” a la democracia representativa en latinoamericana. “Los venezolanos se mueren de amor por la democracia.”. Venezuela habría que pasar por un período de no menos cinco luchas ardorosas de oposición pero fundamentalmente pacífica.

La posición de Guevara fue expuesta en Venezuela por Rangel siendo derrotada por la dirigencia  entre ellos  Américo Martín y Teodoro Petkoff.

 EL TREN DEL  ENCANTO.

El asalto al centro recreativo “Tren del Encanto” cercana a la ciudad de Los Teques en el Estado Miranda el 29 de septiembre de 1963, ejecutada por la insurgencia resultaron muertos cinco efectivos de la Guardia Nacional dio pie a Rómulo Betancourt de radicalizar el enfrentamiento en contra.

Se ordenó la detención por la justicia militar de los diputados  Gustavo Machado, Jesús Faría, Pompeyo Márquez, Domingo Alberto Rangel y Simón Sáez Mérida acusados de conspirar contra el gobierno. Sáez Mérida expone que la “práctica foquista” redujo la confrontación contra el gobierno a la guerrilla sabiendo que no se tenía oportunidades de triunfar  pero si de desarrollarse mucho más en otros ámbitos.

Los sucesos facilito a Betancourt la represión y liquidación de la fracción parlamentaria del MIR y PCV, las direcciones sindicales y estudiantiles y 500 presos incluyendo toda la jefatura y dejando todo el movimiento “descabezado”. 

LA PACIFICACION.

Este proceso iniciado en la presidencia de Rafael Caldera (1969-1974) incorpora a los movimientos de izquierda subversivos a la vida política. EL MIR promueve la candidatura presidencial del diputado independiente José Vicente Rangel conjuntamente con el Movimiento al Socialismo (MAS). Logra el MIR para el proceso electoral de 1973, un solo diputado quien es Américo Martin.

Petkoff reconoció la imposibilidad romper de la polarización AD-Copei, por lo que fuerzas pequeñas como el MAS solían acercarse a alguno de estos partidos

MAS-MIR 1988. DECADENCIA-

Para las elecciones generales de 1988, se presenta la alianza MIR-MAS siendo candidato Teodoro Petkoff, manifestándose en la denominada “tarjeta pequeña” por el cual se elegían los representantes al Congreso; con la estrategia de beneficiarse del denominado “voto cruzado”. Conforme a las encuestas la “tarjeta grande”, es decir la cual se elegía al  presidente de la República no tenía la misma aceptación que la “pequeña”.

La expectativa que la tarjeta MAS-MIR rompiera con el bipartidismo AD-COPEI no fue posible al obtener resultados magros.; con respecto a la “tarjeta grande”  2.71% de la votación total presidencial; en el caso de las parlamentarias obtendría 18 diputados y 3 senadores de un total a elegir 201 y 46, respectivamente.

Moisés Moleiro expresaba para este evento electoral no está planteada una confrontación entre el socialismo y el capitalismo ni entre izquierda y derecha sino entre la determinante mayoría del país que ha sido burlada y mal gobernada y “dos cogollos” – Acción Democrática y Copei- que lo manejan todo con su poder.

 Si en Venezuela se desarrolla el socialismo o no, “bueno, dejémosle la palabra al futuro”. En Venezuela cambio, incluso el socialismo, tiene que ser por vía del consenso democrático y por elecciones. Si la mayoría de venezolanos no quiere el socialismo aquí no habrá socialismo, podrá ser una dictadura que se implante, pero no socialismo.

Moleiro admitía haber dejado de ser leninista pues fue en una época, en una coyuntura y no se aplica  “hoy en día”.

El MAS, MEP y MIR no tenían porque ser tres partidos; sin embargo advertía coincidiendo también con el dirigente mirista Héctor Pérez Marcado quien en un artículo titulado «El Partido Comunista y la otra opción» argumenta que para hacer viable la unidad de las izquierdas tiene que excluir al Partido Comunista. Esta convergencia de fuerzas está vinculada al desarrollo democrático y, por tanto, no para  el Partido Comunista sin estar atacándolo ni “echándole en cara nada”, no haciendo la política que hizo Rómulo Betancourt .

Domingo Alberto Rangel para la ocasión califica al MIR como un partido “pactista” con el sistema por curules parlamentarios.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Que el aberrado e injustificado culto a Fidel y el inmediatismo fueron el motivo principal de organizar guerrillas en Venezuela, lo demuestra la vergonzosa y anacrónica sumisión de los despojos de aquella ultraizquierda desde que -por el desgaste y la degeneración de AD y COPEI- y la obvia complicidad de Caldera y su sobreseikiento a los golpistas del 92, lograran «fansr» la presidencia en dic 98. Egoista no reconocer el gran viraje hacia la democracia de Teodoro Petkoff y quienes lo acompañaron en la fundación del MAS. http://www.analitica.com/opinion/el-teodoro-petkoff-que-me-consta/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar