OpiniónOpinión Internacional

El Estado Palestino y el Estado de Israel

En el conflicto de Gaza se ha pretendido  identificar la causa Palestina con las acciones de movimientos terroristas como el Hamas y el Hizbola, quienes no reconocen la existencia de Israel. Un respaldo constructivo al establecimiento de un Estado Palestino, debería estar centrado en respaldar al Presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmoud Abbas, heredero de Yasser Arafat en su compromiso por asegurar la creación del Estado Palestino perfeccionando  mecanismos de prevención de conflictos y del mutuo reconocimiento.

Los que condenan al Estado de Israel por su intervención militar, silencian la provocación inicial en la que el Hamas lanzó miles de misiles desde Gaza (y sigue lanzando a pesar de la tregua). Por supuesto que es condenable tanto la muerte de civiles israelíes, como la muerte de civiles palestinos. Pero lo que es inaceptable es justificar la defensa del Hamas en el argumento de la “proporcionalidad” de las muertes, omitiendo la utilización de escudos humanos; la colocación de bases de lanzamientos de misiles en escuelas, hospitales y mezquitas; y del silencio sobre la red de túneles preparados para penetrar subrepticiamente en el territorio Hebreo y atentar contra la vida de ciudadanos en plenas celebraciones religiosas. El clamor mundial por el cese del fuego debe ser cumplido.

Pero por ambas partes.

Lo grave, es que cada vez que se adelantan las negociaciones de paz para la creación de un Estado Palestino que conviva con el Estado de Israel, las fuerzas extremistas de ambos lados se han opuesto. Así ocurrió en 1947 cuando la ONU aprobó la resolución de partición creando dos Estados: Uno Judío y otro Palestino, cuya propuesta esfumó la idea del Estado Palestino  al día siguiente de la proclamación  de Independencia de Israel, cuando siete naciones árabes le declararon la guerra al nuevo Estado de Israel, alegando que solo aceptaban la existencia de un solo Estado: el Palestino. Con esta decisión se inició un largo periodo que aun hoy, 66 años después, afecta a ambas poblaciones con sus consecuencias trágicas que enlutan a las familias de ambos lados.

Como Embajador de Venezuela en Israel presencié con entusiasmo la firma de los Acuerdos de Paz de  Camp David, gracias a los cuales Yitzhak Rabin, Shimon Peres y Yasser Arafat  recibieron el Premio Nobel de la Paz. El asesinato de Yitzak Rabin al igual que el recrudecimiento de los atentados terroristas del Hamas y del Hizbola, hizo que ambos extremos se dieran la mano, debido a las coincidencias estratégicas de  mantener la violencia y aplastar a los idealistas de la paz;  igual que ocurrió varios años antes, con el magnicidio del Presidente Egipcio Anwar El Sadate,  por suscribir el Acuerdo de Paz Egipcio-Israelí.

Hace pocos meses vivimos otro hecho histórico lleno de esperanza con la visita del Papa Latinoamericano a Tierra Santa, en donde pudo reconducir caminos de Paz y Oración y volver a reunir a Shimon Peres con Mahmoud Abass, junto a católicos, ortodoxos, judíos, musulmanes para retomar las negociaciones. Pero nuevamente el Hamas intervino para desestabilizar todo esfuerzo de mutuo reconocimiento entre Palestina e Israel. El apoyo irrestricto al Hamas como el proclamado por el Canciller Jaua o la posición de los miembros de MERCOSUR, en vez de respaldar a los dirigentes Palestinos que quieren vivir en Paz con Israel, lo que produce es estimular a los extremistas, con el agravante de que la inestabilidad extrema se ha regado en toda la región tal como vemos en Siria, Irak y otros países.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar