OpiniónOpinión Nacional

La Fiesta Brava, bemoles y sostenidos

Prólogo necesario; En la Tierra, nuestro planeta y único hogar, existen tres reinos El mineral, cuyos elementos inertes conforman el 98% del volumen total del esferoide con 40.075 kmts de circunferencia ecuatorial, y 12.735 kmts de diámetro promedio, con una corteza superficial que tiene de 5 a 70 kmts de espesor, máxima elevación de 8.000 metros sobre el nivel del mar (Pico Éverest), máxima profundidad de 7.000 metros bajo el nivel del mar.  El vegetal, y  el animal, con especímenes que son dinámicos, tamaños que van de lo microscópico a lo macroscópico, elementos que se desarrollan, se reproducen y mueren a diversas edades (desde pocas horas en algunos insectos, hasta variossiglos en los árboles llamados Sequoias, tortugas bicentenarias y los mamíferos con duración de pocos años hasta más de diez décadas, en algunos casos de paquidermos y homo sapiens. Pero estos, los últimos en aparecer (evolucionan separados de sus primos los simios, primates superiores, Gibbón, Orangután, Gorila y Chimpancé, desde hace 7 millones de años) son la única especie con capacidad de razonar y por ello trascender el limitado conjunto de instrucciones que indican a cada especie cómo sobrevivir en el espacio que ocupa. El gradual crecimiento y desarrollo del cerebro humano le permitió introducir nuevas maneras de adaptarse al medio para incrementar sus posibilidades de sobrevivir, dejando atrás el estadio de recolectores y cazadores, para convertirse en criadores, cultivadores, elaborando herramientas, dominando el fuego, la madera, la piedra, los metales, aprovechando el agua y el viento, creando el lenguaje, la rueda, la palanca, el sedentarismo, la organización social, la civilización, generando grandes cambios en cada paisaje que habita. Somos también la única especie que de sus esfuerzos -bélicos y pacíficos- deriva juegos, competencias, rituales y tradiciones. Se disfraza en Carnaval, hace procesiones religiosas, vacaciona en verano, intercambia regalos en navidad, organiza olimpíadas, campeonatos deportivos, exposiciones de arte y literatura, viaja por tierra, mares y cielos, en vehículos diseñados y construidos para trasladar a docenas, centenas, miles, a escala intra e inter continental. El homo sapiens es elúnico animal multifacético y constantemente produce cambios y avances, aunque también en ocasiones retrocede o causa mucho daño a sus congéneres y al planeta.

Los diversos grupos sociales que conforman la Humanidad, han diseñado juegos y competencias derivadas de sus actividades productivas, defensivas / ofensivas; Carreras de caballos pura sangre, o de saltos, Tiro (con arco y flecha, con armas de fuego, lucha, judo, kárate, halterofilia, salto de garrocha, salto alto, maratones, carreras en pista, natación, fútbol, beisbol, basketball, volleyball, bádmington, tenis de cancha y de mesa, ciclismo, carreras de autos, de motos, de trineos, de tablas de surf, de lanchas y de veleros, concursos de perros de raza, competencias de esquiadores, Curling con bolas de granito, toros coleados, peleas de peces Beta, de perros, de gallos, boxeo, kickboxing, la fiesta brava.

Cada persona tiene sus preferencias respecto de las actividades a las que dedican su tiempo de ocio (contrario al negocio, basado en la inversión para obtener ganancias y el trabajo para obtener ingresos propios, aunque muchos vinculados al ocio sean profesionales que obtienen un ingreso, la absoluta mayoría de los seguidores de cada tradición o deporte no busca lucro y hasta paga por disfrutar).

Yo considero que la mayoría de los deportes ofrecen un magnífico entretenimiento y las competencias internacionales son el muy positivo escenario donde se enfrentan amistosa y gallardamente países que en otros espacios y circunstancias han incurrido en horribles conflictos y confrontaciones bélicas. Pero repudio las actividades en las cuales dos o más animales son obligados a agredirse, causarse graves daños, incluso la muerte, para incentivar apuestas y satisfacer el enfermizo morbo de cierto público. No me gusta el boxeo, menos el kickboxing, pero como dos individuos se meten voluntariamente al ring a golpearse, lo cuestiono pero no pienso que debe ser erradicado al no involucrar terceros inocentes e indefensos, y ser consensuado entre los contendores.

La Fiesta Brava o Tauromaquia, es parte de las tradiciones de España, que se trasladó a varias de sus colonias en América, aunque  es en la madre patria donde goza de mayor afición y prestigio. En una plaza redonda rodeada de gradas, estilo coliseo romano, se desarrolla el enfrentamiento contra un toro de lidia, una raza noble y agresiva, y un grupo de personas que, además del protagonista principal, el torero o matador, incluye un picador a caballo, y asistentes que se ocupan de colocar banderillas y de atraer al astado cuando es menester alejarlo del torero, distraerlo o forzarlo a moverse.

A diferencia de los “animalistas” que exigen la eliminación absoluta de esta actividad, yo 1º comprendo que eliminar la Fiesta Brava conduciría a la extinción del toro de lidia, 2. reconozco la valentía de ponerse frente a un toro de 400 kilos, que embiste con gran fuerza, y 3º la bellezay el Arte que derivan  de los pases -con capote o con muleta – ejecutados con destreza y logrando innegables niveles de estética y arrojo. Pero mantengo mis reservas respecto de las dosis de crueldad presentes en las acciones del picador, introduciendo la punta metálica de una lanza en el lomo del toro, y de las banderillas que le clavan en los costados, ambas acciones para debilitarlo y causarle dolor, al único participante de las corridas que no está allí voluntariamente. A mi juicio la pica y las banderillas son prescindibles, y sin esas dos faenas el torero aumentaría  sus méritos, al enfrentar a un toro en la plenitud de sus facultades, sin las torturas provenientes de la pica y las banderillas. También la estocadacon la que culmina su labor el torero tiene su elevada dosis de tortura, pues el acero queda atravesado en buena parte del cuerpo del toro, y con capotes lo incitan a voltear a lado y lado, a fin de que, con esos movimientos, el estoque haga más daños internos, hasta que el noble animal colapsa (y a menudo deben rematarlo con la puntilla cortando su médula espinal). Ese espectáculo sería más justo si al torero le hicieran lo mismo, pica y banderillas, para que ambos estuvieran en semi-igualdad de condiciones, pues el toro no está en ese ruedo por voluntad propia, ni se lucra con esa actividad.

Quítenle las torturas a la “Fiesta Brava”, la crueldad exclusivamente  dirigida a dañar y debilitar al toro, y no habrá argumentos válidos en contra de esa tradición hispana. [Las banderillas se pueden mantener, poniendo al toro un peto protector de sus flancos, con kevlar y cuero]. Hay dos variantes que no incluyen daños al toro, la que reúne a un grupo en fila india que trata de frenar su embestida, con el primero de la fila agarrándole por los cuernos, y la de jóvenes que realizan osados saltos sobre el animal, sin que le causen daños, manteniendo su agresividad y peligrosidad, y el atractivo por esa actividad.

Que las corridas de toros sean parte de la tradición y cultura de un pueblo, con siglos de existencia, no son suficiente argumento para impedir introducir algunos cambios, que erradiquen lo que choca con el nivel de Civilización que le corresponde a toda sociedad actual, y depuren la Cultura de lastres y rémoras hoy injustificadas (como las praxis de la Ablación, la discriminación excluyente y perjudicial por color de piel, por ser mujer, por ser homosexual, por la ideología política o religiosa, por la condición económica).  La Humanidad, en correspondencia con su denominación, ha dado avances legislando en contra del maltrato de los humanos a los animales, prohibiendo la mutilación de orejas y rabos en mascotas, exigiendo que las langostas de mar sean sedadas antes de ser hervidas para su consumo, regulando la tenencia y manipulación de animales, para reducir el hacinamiento y las crueldades durante su cría, utilización y/o beneficio. ¿Por qué deben considerarse las plazas donde se celebran corridas de toros exoneradas de esas normativas humanitarias en favor de los animales?. Sin la crueldad sobrevivirían los toros de lidia y la Fiesta Brava, y aumentarían sus méritos, su atractivo, y la afición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar