OpiniónOpinión Nacional

La independencia del Banco Central. ¡Otro mito más!

Los bancos centrales son una institución muy añeja en el mundo. De acuerdo, a Charles Goodhart, los primeros en el mundo fueron el Banco de Suecia, (1668) y el Banco de Inglaterra, (1694). Inicialmente, además de poder emitir billetes respaldado por lingotes de oro, también le hacían préstamos a sus gobiernos. También además de estas funciones, se le añadió la de “prestamista de última instancia, del sistema bancario”. Cabe destacar que el Sistema de Bancos de la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos se estableció en 1914. Ya la Fed como le dicen allá, tiene más de cien años, y se incrementa el número de economistas y especialistas en finanzas que alegan que ha creado más situaciones difíciles que las que pretendía resolver.

Por otro lado, se ha destacado la importancia de que los bancos sean independientes de sus gobiernos. E inclusive se han hecho índices de su autonomía o independencia. En este sentido, podemos destacar que la gran hiperinflación de Alemania en 1923 fue difícil dominarla porque había que sacar de la presidencia del Reichbank a un señor Havenstain, en este sentido, el documentado libro Cuando muere el dinero, de Adam Fergussom narra cómo este señor aprovechaba su independencia para descontar a diestra y siniestra pagarés del Tesoro y así generar una cantidad asombrosa de dinero inorgánico o sin respaldo en Alemania.

También en los tiempos actuales, nadie puede creer en la independencia de un Banco Central sobre todo en China con una dictadura comunista donde todos los órganos de la administración pública bailan al son del Partido Comunista chino. La Fed tiene dos objetivos: estabilidad de precios y el crecimiento económico, y entiende que necesita trabajar con el   ejecutivo   norteamericano y establecer su política monetaria dentro del marco general de la política económica.

Cualquier dictador o aprendiz de dictador, sostiene que el banco central se pliega a su voluntad y hasta puede designar a un amigo o familiar para asegurarse de que así sea. En algunas de las democracias se ha originado la fuerte creencia de que en las últimas décadas de que sus bancos centrales son independientes. Esto se enlaza con la idea de que un pequeño equipo de funcionarios dedicados y especializados está mejor equipado para tomar decisiones cruciales sobre tasas de interés, dinero y crédito que los políticos elegidos. Esto puede esconder   la intención de que van a acertar en estos juicios. Como resultado, los funcionarios se colocan de diversas maneras fuera de los intercambios políticos normales que caracterizan una democracia viva. Milton Friedman, el gran Papa del monetarismo, en un excelente ensayo, ¿Debería haber una autoridad monetaria independiente? en su inicio nos lanza a la cara parafraseando a Poincaré “La moneda es demasiado importante para dejarla en manos de los funcionarios de los bancos centrales”. Y al final lanza la tesis de un banco central dirigido con una regla para evitar la discrecionalidad, que sería que aumentase la oferta monetaria un 3 o 3,5% al año independientemente de lo que suceda en la economía real (crecimiento o recesión).

En Europa el Bundesbank tenía la fama o la reputación de ser el banco central más independiente de todos hasta que le tocó la unión entre Alemania Occidental y Alemania Oriental y tuvo que satisfacer las necesidades monetarias de la política de reunificación alemana. Luego, vino la creación del euro, y el Bundesbank no pudo emitir más marcos alemanes.

¿Cuán independiente fue el Banco de Inglaterra?

 En el Reino Unido, la llamada independencia fue exigida por el gobierno laborista elegido por primera vez en 1997. El gobierno transformó los Estatutos del Banco y arguyó que habían establecido que el Banco fuera independiente. La realidad era muy disímil. Gordon Brown como Primer Ministro creyó que había un problema   con la City (el establishment bancario). Temía que siempre existiera el peligro de que un gobierno laborista volviera a desestimar la confianza de los mercados. Los gobiernos laboristas de 1945 y 1966 habían pasado por el trauma de las devaluaciones con las políticas de austeridad requeridas a seguir. Los mercados habían forzado un cambio de política económica en el gobierno laborista de 1974-79, incluido un viaje al FMI para pedir prestado más con condiciones onerosas de política. Gordon Brown había creído que la existencia de un Banco más independiente tranquilizaría y haría menos probables tales desastres económicos. Diseñó una visión muy desigual y limitada de cómo podría ser un banco central independiente. El Banco de Inglaterra no tenía atribunciones para administrar y aumentar la deuda gubernamental en los mercados. Perdió sus facultades para regular los bancos comerciales, crucial para la consecución de una política monetaria exitosa. Podría decirse que la pérdida de estos poderes considerables y el conocimiento de los mercados que otorgan fue un factor decisivo e importante en la pésima adopción de decisiones en el desenvolvimiento de la crisis bancaria de 2007-2009.

También es bueno resaltar el Act de 1844 la cual ordenó que las emisiones de billetes del Banco de Inglaterra debían estar respaldadas por oro. En tal sentido, John Maynard Keynes, decía:

El desempleo aumenta, se dice, porque la gente quiere la luna; y los hombres no pueden ser empleados cuando el objeto de su deseo (verbigratia: el dinero) es algo que no puede ser producido y la demanda para este no pueda ser obstruido. No hay remedio sino persuadir al público que el queso verde es prácticamente la misma cosa y tener una fábrica de queso verde (por ejemplo, un banco central) bajo control gubernamental. (véase: The General Theory of Employment, Interest, and money, London, The MacMillan Press, 1976, p.235)

Por lo tanto, ahí tenemos la principal restricción que tuvo el Banco de Inglaterra para ser “independiente”

La independencia del BCV en Venezuela

En Venezuela, el Banco Central fue fundado en 1940 con una empresa en forma de sociedad anónima de capital mixto (50 por ciento del Estado, 50 accionistas privados).  Pero, en 1974 una reforma a la Ley del Banco Central lo transformó en un banco cuya propiedad total era del Estado. También esta reforma lo apartó del patrón oro, al no haber un encaje legal en oro equivalente al 33% de las obligaciones exigibles a la vista.  En 1987 se vuelve a reformar la Ley del Banco Central al permitir que la Asamblea de Accionistas del Banco estuviese representada exclusivamente por un miembro del Ejecutivo Nacional y permitiendo que el presidente del BCV pudiese ser removido de su cargo por simple decreto del presidente de la República en Consejo de Ministros. Quizá una de las más polémicas modificaciones de su Ley fue la reforma promulgada en el año 2001, en donde se establecía la delegación de la vocería del BCV en   un miembro del directorio previa autorización del presidente del instituto.  Esto es, el propio presidente del banco central reconocía que alguien distinto a él podía hablar en nombre de la institución.

Después vino la “revolución de Chávez” la cual se pivoteó sobre una reforma a la Constitución en la nueva Constitución de 1999 y en la misma se pautaba la independencia del BCV. Así como ese nuevo texto constitucional subrayaba el respeto a la propiedad privada, en la práctica tampoco se respetó la independencia del banco central. Entendida ésta, como una autonomía para realizar un política anti-inflacionaria y de preservación del poder adquisitivo de la moneda. En lo sucesivo, se modificó de nuevo la Ley del Banco Central para permitir la creación inorgánica de dinero financiando los déficits cuasi-fiscales representados por los problemas de caja de PDVSA. Así hemos llegado a esta hiperinflación colosal, la cual pareciera no tener fin en el corto y mediano plazo.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba