OpiniónOpinión Nacional

La plaga del siglo XXI

Las epidemias han tenido más influencia

que los gobiernos en el devenir de nuestra historia.

George Bernard Shaw

No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista.

Proverbio popular

 

No es el SIDA, ni el Ébola, tampoco el dengue simple o hemorrágico, el Zika o la chikunguya, mucho menos la malaria o la fiebre amarilla, el cólera se queda corto en su capacidad de exterminación frente a esta plaga del presente siglo.

Los investigadores aseguran que el foco infeccioso se encuentra en un país del Mar Caribe y que progresivamente se fue extendiendo a otros países de Centroamérica y de la llamada ALBA, ahora ha hecho su aparición en España. Se conoce que la laga del siglo XXI la transmite un zancudo fastidioso en permanente y agudo zumbido. El insecto de marras no es pata blanca ni amarilla ni verde ni azul, es rojo rojito de pies a cabeza, aunque hay una variedad verdiroja más peligrosa que la original.

Su capacidad de exterminación es terrible porque no sólo ataca a ciertos seres humanos escuálidos por la falta de comida y vitaminas, el insecto la emprende contra todo lo que aguijonea: instituciones, valores societales, infraestructura, universidades, hospitales, líneas aéreas, empresas, aunque su víctima favorita son los jóvenes a quienes despoja además de futuro y esperanza, obligándolos a marcharse a otros países huyendo de la plaga caribeña.

Paradójicamente los insectos rojos rojitos no pican a los corruptos, a los enchufados, a la familia del Insecto mayor, tampoco a los narcotraficantes, a los terroristas, ni a los delincuentes que campean a sus anchas colaborando con la destrucción que causa la plaga tropical. Recientemente los insectos han mostrado hábitos caníbales: los verdirojos atacan a los rojo rojitos sin piedad en continuada lucha por el control del enjambre y de sus prebendas y canonjías.

Los científicos afirman que esta plaga y sus insectos están en proceso de extinción porque han agotado todas las fuentes y recursos que le habían asegurado su sobrevivencia en estos últimos y malhadados años del siglo XXI. Sin embargo, todavía conservan una limitada capacidad destructiva apoyados en enjambres filiales que han surgido en otras colmenas locales, otrora autónomas e independientes porque como bien lo afirma Albert Boadella:

El nacionalismo es una epidemia de muy difícil tratamiento pues utiliza la paranoia como razón esencial de sus tesis.

Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de analitica.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba